• Noticias

    Ecos Misioneros

    Ecos Misioneros:   Desde las Misiones.
    Al abrirse un nuevo año quisiéramos comenzar a hacer partícipes a ustedes, lectores y lectoras de la Revista Amigo del Hogar de nuestras vivencias, impresiones, esfuerzos, encuentros y esperanzas en la unidad pastoral de la diócesis de Québec, en Canadá, donde nos han enviado a colaborar. Ojala cada mes pudiéramos contarle algo nuevo y significativo que les ayude a sentirse conectados con nosotros, seguir adelante viviendo el evangelio y compartiéndolo con los demás en sus comunidades. Estamos muy claros de que no somos los primeros que llegamos por acá. Hace más de 400 años que Québec fue fundada y junto a los colonizadores llegó también un obispo llamado Francisco Laval quien inició inmediatamente la evangelización de los que habitaban esta zona del Norte. Lo que quiero dejar claro es que estas tierras tienen su historia en todos los sentidos de la vida de un pueblo, y nosotros tenemos que tener muy en cuenta esta realidad al momento de venir acá a colaborar en la evangelización de hoy. En la Unidad Pastoral de “Charlevoix Este” que es donde nos han situado para coordinar la pastoral eclesial existen 10 parroquias. Hasta hace unos cuatro o cinco años, en cada parroquia había un párroco y, a veces, un vicario o dos, pero desde hace tres años, esta zona es atendida por un solo párroco, haciendo equipo con dos vicarios parroquiales y desde una sola casa parroquial, desde donde vamos a las demás parroquias para las celebraciones y demás servicios pastorales. El que ha sido párroco los últimos años y que nos ha recibido y acompañado hasta ahora, el padre Denis Grondin, acaba de ser nombrado obispo auxiliar, el pasado 12 de diciembre, fiesta de nuestra Señora de Guadalupe. La gente es bien delicada y sana, la violencia y la inseguridad son prácticamente nulas, por lo menos socialmente. La gente se ha mostrado bien acogedora, donde nos encuentran nos saludan, nos dan la bienvenida y se interesan por nuestro estado de ánimo. Les afecta mucho los momentos de enfermedades, muertes o problemas familiares. Son muy sensibles. En nuestro primer año por acá queremos vivir actitudes y acciones de apertura al aprendizaje integral que nos ayuden a introducirnos, a entrar, a conocer el ambiente en el que estamos. Acentuando los elementos vitales de la vida comunitaria: apoyo mutuo, confianza, oración, intentamos apropiarnos del modo de vida de la gente de esta parte de Canadá, para poder participar de la misión de Jesucristo enraizados en la realidad. Queremos privilegiar una comunicación viva con nuestros hermanos y hermanas religiosos y laicos de Québec, y con las comunidades que “peregrinan” en estas tierras. La participación de la gente en las actividades religiosas (la Eucaristía, por ejemplo) en ningún momento pasa del 10% de la población, si en algún momento llega. Nos gustaría acompañar estas comunidades en la fe, persiguiendo un mayor interés de participación y una alegría profunda de encuentro con los otros y con el Señor. El conocimiento de la gente y las relaciones con ellos nos ayudarán a lograr que más mujeres y hombres se involucren en los ministerios comunitarios y poder desarrollar una pastoral más misionera, viva y participativa. Nos desafían las debilidades de esta Iglesia: la ausencia de conciencia de Iglesia, la falta de confianza en ella, la insuficiente participación activa en las distintas dimensiones de la Comunidad Cristiana… en definitiva, la falta de vida de Iglesia entendida como comunión y participación. El individualismo tiene mucha fuerza y se expresa en un “respeto” por los otros, en un miedo a “molestar” muy parecido a la indiferencia. Estamos contentos de estar por acá como MSC, hemos iniciado esta presencia en un momento muy oportuno en que se impulsa una restructuración pastoral de la Iglesia de Quebec, que quiere ser más misionera y dinámica. En los próximos meses intentaremos responder a numerosas preguntas que compartiremos con ustedes. Sus comentarios, preguntas y sugerencias serán bien atendidos: tomigapi@gmail.com. Desde la Misión / P. Juan Tomás García, msc

    1 comentario :

    1. Desde Boston, les deseo a ustedes, mis hermanos misioneros, continuar con fe y entusiasmo, la mision de Jesus, dando testimonio de su amor, verdad y justicia, compartiendo la alegria cristiana con los hermanos canadienses. Les saluda en Cristo, Heudes Anteca

      ResponderEliminar

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...