• Noticias

    Defender la Naturaleza es Amar la Vida

    Documentos | Pastoral Social y Medio Ambiente  
    Mensaje de la Pastoral Social y Medio Ambiente de la Diócesis de La Vega.  Con motivo del Día Internacional de la Tierra.  

    A TODOS LOS CRISTIANOS Y PERSONAS DE BUENA VOLUNTAD DE NUESTRA IGLESIA LOCAL.  

    Defender la Naturaleza es Amar la Vida
      

    Ayer celebramos el día de la tierra y queremos darle gracias a Dios por el valle de La Vega, las montañas y los ríos que riegan la tierra y la fecundan. La tierra es la casa de todos, el espacio que Dios nos ha dejado para cumplir su mandato  “Crezcan y multiplíquense” (Gen. 1,28) y en este día internacional de la tierra, queremos hacer llegar este mensaje a todos nuestros hermanos y hermanas para que juntos tomemos conciencia de la importancia de la tierra y de la naturaleza para el desarrollo de los pueblos. Además queremos enfocar ciertas problemáticas medio ambientales que ponen en peligro nuestro eco-sistema y afectan directamente la vida de muchas personas.

    La tendencia a la explotación inconsiderada de los recursos de la creación es el resultado de un largo proceso histórico y cultural: “La época moderna ha experimentado la creciente capacidad de intervención transformadora del hombre. El aspecto de conquista y de explotación de los recursos naturales ha llegado a predominar y a extenderse, y amenaza hoy la misma capacidad de acogida del medio ambiente: el ambiente como recurso pone en peligro el ambiente como casa. A causa de los poderosos medios de transformación que brinda la civilización tecnológica, a veces parece que el equilibrio hombre- ambiente ha alcanzado un punto crítico” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. No 461).
    “La naturaleza aparece como un instrumento en las manos del hombre, una realidad que él debe manipular constantemente, especialmente mediante la tecnología” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. No 462).  La naturaleza es la fuente de toda riqueza y bienestar para el ser humano. La conservación de los recursos naturales indispensables para satisfacer las necesidades humanas, está en función de la disponibilidad en que se accede a los bienes de la naturaleza.
    La Iglesia a través del Concilio Vaticano II,  aportó valiosos elementos sobre el ser y la naturaleza para la discusión de ese tema. En Gaudium et Spes (No. 69), trata de la naturaleza, la tierra, el universo, los recursos, y se entienden generalmente como un valor utilitario e instrumental; todo esto constituyen un bien que la humanidad debe cuidar. Según el Documento de Aparecida, la riqueza natural está sometida hoy a una explotación irracional que va dejando una secuela de muerte, por toda nuestra región.
    Con  este mensaje invitamos a reflexionar sobre la problemática medio ambiental que amenaza a nuestros  hermanos y hermanas que habitan principalmente en las provincias: Sánchez Ramírez, Monseñor Nouel y La Vega. Estamos  conscientes de la gran contaminación que va produciendo  la BARRICK GOLD en Cotuí con la extracción del oro, que está destruyendo montañas, arboles, ríos, aves y animales. Además, fruto de sus operaciones, contamina con residuos tóxicos todas las aguas del Rio Yuna, desde Cotuí hasta Samaná.
    También tenemos la amenaza de la explotación de LOMA MIRANDA, que atesora riquezas naturales en los campos de la biodiversidad, la producción de agua, valores paisajísticos y  potencial recreativo eco-turístico, que sería una insensatez y una incongruencia destinarla a la explotación minera a cielo abierto, como pretende hacerlo FALCONDO XSTRATA NICKEL.
    “Estos impactos se aumentan por su sensibilidad ecológica, su ubicación en la vertiente norte de la cordillera Central, su posición dentro del segundo Corredor ecológico  más importante de República Dominicana, con casi 500 especies botánicas, con la mitad de las familias de vegetales de toda la Isla; todo se enmarca dentro de una inmensa alfombra de pinos endémicos (Pinos occidentalis) y de múltiples asociaciones ecológicas, donde se destacan el bosque mixto, que dan lugar a una de las redes hídricas más profusas del territorio nacional; provocando además, notables cambios en el patrón de distribución de los vientos y de las lluvias que alimentan la Presa de Rincón y abastecen de agua potable a San Francisco de Macorís, Salcedo, El Pino, Rincón, Jima, Fantino, Ranchito y decenas de comunidades a través del acueducto central Rincón – Macorís. Todo el bienestar y riquezas naturales de los pueblos del Cibao Centro-oriental, desde La Vega hasta Nagua y desde Bonao hasta Samaná, están asociadas al sistema Yuna – Camú, en cuyo centro se ubica la LOMA MIRANDA, la cual corre el riesgo de que sus aguas sean contaminadas con sal de cromo y otros metales pesados que atentarán contra la calidad de vida y la salud humana. Con estas aguas se irrigan unas 122,000 tareas de tierra cultivadas de arroz principalmente. Todos estos bienes, valores y servicios ambientales confluyen en un espacio natural de aproximadamente 30 kilómetros cuadrados que la Academia de Ciencias de la República Dominicana ha evaluado positivamente para que sea declarado en la categoría II (parque nacional) de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). De esta manera se crearía el Parque Nacional LOMA MIRANDA, con el propósito primario de conservar su enorme riqueza biológica, proteger sus múltiples fuentes acuíferas, la Presa de Rincón, la calidad de las aguas de consumo humano, el desarrollo agrícola y eco turístico”. (Academia de ciencias de la República Dominicana)
    Consideramos que si se explotan los yacimientos de dicho mineral, todos los manantiales se secarían, y por tanto el Río Jagüey y sus arroyos tributarios, previamente, haber contaminado el Jima y el Camú, los cuales irrigan en el Valle del Cibao,  miles de tareas que se cultivan de arroz y otros rubros agrícolas que precisan de agua. Esto sería un drama de grandes proporciones, dicen los campesinos, pues  el hambre invadiría  miles de hogares, ya que esta provincia aporta  el 26% del arroz que consume el país.
    El artículo 15 de la Constitución, el cual  señala que “el agua constituye un patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso. El Estado promoverá la elaboración e implementación de políticas efectivas para la protección de los recursos hídricos de la Nación.”
    Atendiendo que, el artículo 38 de la Constitución señala: “El Estado se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona y se organiza para la protección real y efectiva de los derechos fundamentales que le son inherentes. La dignidad del ser humano es sagrada, innata e inviolable; su respeto y protección constituyen una responsabilidad esencial de los poderes públicos".
    Por tal razón, esperamos que se respete el derecho de la población a tener un medio ambiente sano, a poder vivir de forma digna y que se respete la vida.
    Nos hacemos solidarios con los diversos sectores, organizaciones y grupos que solicitan que LOMA  MIRANDA sea declarada área protegida, por considerarlo un patrimonio de nuestra población y  un recurso natural estratégico para la preservación de la vida de todos los dominicanos.
    También nos referimos a un tema no de menor gravedad, porque  atenta contra nuestros recursos naturales: en el intento de algunos sectores vinculados al Gobierno Dominicano, de desviar el cauce del RIO YAQUE DEL NORTE a su paso por Jarabacoa. Es un tema recurrente, que ha sido ampliamente rechazado por todos los sectores de la sociedad Dominicana, por entender que es una idea totalmente improcedente, ya que no es posible que se pretenda sacar este importante Rio de su cauce normal, para que sus aguas corran por otro, ajeno al dispuesto por la naturaleza. De esta manera el YAQUE perdería su encanto y su caudal, a su paso por estas inigualables tierras,  obra de la creación, enclavadas en el corazón de la Cordillera Central.
    En conclusión, llamamos al pueblo cristiano de la Diócesis de La Vega, a las organizaciones de la sociedad civil, e instituciones de servicios y otras denominaciones religiosas y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a respaldar e integrarse de manera firme a las acciones que estarán desarrollándose para proteger y evitar  que ninguna mano extraña venga a destruir la creación de Dios, que nos favorece a todos.

    Imploramos la bendición de la Santísima Trinidad y la protección de la Virgen, bajo el título de las Mercedes, Patrona del pueblo dominicano, en su santuario del Santo Cerro
    Les saludan y bendicen,
    + Antonio Camilo González, Obispo de la Diócesis de La Vega. Rev.  P. Rovinson Mejía. Pastoral Social-Cáritas. Rev.  P. José Domingo Meléndez, Pastoral de Medio Ambiente.