• Noticias

    Diciembre Ecológico

    Ecología Integral | Jovanny Kranwinkel


    Diciembre Ecológico 
    Cuando llega este mes que cierra el año en curso, psicológicamente nos cambia la manera de ver el mundo. Particularmente en nuestro país que la temperatura va cambiando y salimos del calorcito habitual y todo el ambiente es navideño, hace que seamos presa de la cultura del consumismo y del descarte, actitudes que no compaginan con una persona creyente y de valores humanos, necesarios para mejorar los impactos negativos que estas actitudes tienen en la conservación de la naturaleza y el medio ambiente.
    Somos presas de la voracidad mercantilista de las empresas que con sus campañas publicitarias nos hacen creer que son “supuestamente necesarias” muchas de las cosas que aun sin necesitarlas terminamos comprando.
    Nuestro documento magisterial social del Papa Francisco con orientaciones ecológicas, la encíclica “Laudato Si”, nos da varias referencias sobre este asunto del consumismo. “Mientras más vacío está el corazón de la persona, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir. En este contexto, no parece posible que alguien acepte que la realidad le marque límites. Tampoco existe en ese horizonte un verdadero bien común. Si tal tipo de sujeto es el que tiende a predominar en una sociedad, las normas sólo serán respetadas en la medida en que no contradigan las propias necesidades” (LS 204).
    Esto no solo afecta la ecología sino también nuestras relaciones sociales cuando expresa: “Por eso, no pensemos sólo en la posibilidad de terribles fenómenos climáticos o en grandes desastres naturales, sino también en catástrofes derivadas de crisis sociales, porque la obsesión por un estilo de vida consumista, sobre todo cuando sólo unos pocos puedan sostenerlo, sólo podrá provocar violencia y destrucción recíproca.”
    Es por eso que, si logramos ir modificando nuestro comportamiento, sobre todo por un tema de conciencia ecológica, en tiempos donde el mercado nos lleva a consumir como si fuera una necesidad, se podrá ir cambiando poco a poco el panorama.
    Regalémosle al planeta una reducción en nuestro consumo en esta navidad, para que sea un poco más agradable nuestra estadía en los años que estaremos aquí.
    Algunas acciones prácticas para vivir una “navidad ecológica” que en sus simbolismos refleje nuestra mentalidad de conservación pueden ser:
    -        Reutilizar materiales en desuso para hacer adornos navideños (como son los Cds y dvds viejos, papel de periódico y revistas, botellas plasticas, etc)
    -        Las luces de adornos intentar que sean led para consumir menos energía y apagarlas durante la madrugada.
    -        Comprar de forma responsable solo lo que verdaderamente necesitamos.
    -        Disminuir el uso de fundas plásticas o usar de tela reusables.
    -        Cocinar los alimentos que nos vamos a comer, no desperdiciarlos para luego tener que echarlos a la basura.
    -        Separar los desechos. No mezclar plásticos con comida y papel.
    En cuanto a los juguetes que se seleccionan para las Santas Fiestas y que generan gran cúmulo de basura de las envolturas y cajas tomar en cuenta en este tiempo algunos puntos:
    -        Buscar juguetes de artesanía local.
    -        Asegurar que son juguetes no sexistas ni bélicos.
    -        Buscar aquellos que estimulen la creatividad.
    -        Disminuir los juguetes que usen pilas.
    -        Mirar que sean de materiales naturales y biodegradables.
    -        Asegurar que se esté pagando el producto, y no su publicidad.
    -        Además, lo más importante es que es posible jugar sin juguetes.
    Nosotros estamos llamados a vivir una cultura del encuentro también para nuestra hermana naturaleza, y al finalizar este año, es bueno revisar nuestra forma de vivir si hemos sido cuidadores o detractores del medio ambiente con nuestras acciones. 
    Por eso como dice el Papa en Laudato Si no. 220: “Para el creyente, el mundo no se contempla desde fuera sino desde dentro, reconociendo los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres. Además, haciendo crecer las capacidades peculiares que Dios le ha dado, la conversión ecológica lleva al creyente a desarrollar su creatividad y su entusiasmo, para resolver los dramas del mundo, ofreciéndose a Dios «como un sacrificio vivo, santo y agradable» (Rm 12,1). No entiende su superioridad como motivo de gloria personal o de dominio irresponsable, sino como una capacidad diferente, que a su vez le impone una grave responsabilidad que brota de su fe.
    Que el año que va a comenzar nos encuentre con un buen sentido de cambiar actitudes para que podamos colaborar en hacer mejor las condiciones de vida en esta nuestra Casa Común.

    Quien suscribe es el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Pastoral de Ecología y Medio Ambiente de la Conferencia del Episcopado Dominicano. ADH 818

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...