• Noticias

    Comprendiendo el por qué de la conducta

    Para vivir mejor | Miguelina Justo, M. C. 


    Comprendiendo el por qué de la conducta

    El ser humano busca entender las razones detrás de los acontecimientos y los comportamientos, los evalúa, y actúa en base a las inferencias que hace, sean estas correctas o no.  La psicología social se ha interesado por identificar las variables involucradas en este proceso y por describir sus mecanismos de interacción, consciente del impacto de las inferencias que se realizan en las relaciones humanas en distintos niveles.

    En este sentido, han sido notables los aportes de los psicólogos sociales Fritz Heider y Gustav Ichheiser para entender por qué, con mayor frecuencia de lo que se cree, las personas se equivocan al juzgar la conducta de los demás (Ungvarsky, J., 2019).  Basándose en los trabajos de estos y otros teóricos, Lee Ross, en el 1977, publicó un ensayo donde describía un fenómeno al que denominó error fundamental de la atribución.  Ross utilizó este término para denominar la tendencia a atribuir, equivocadamente, la causa un determinado comportamiento a las características personales de un individuo, sin tomar en cuenta las circunstancias o condiciones externas que le pudieran afectar.  De acuerdo a Ross, es probable que alguien suponga que el empleado ha llegado tarde a una importante reunión porque no valora su empleo o es descuidado e irresponsable, o bien que la joven estudiante reprobó la asignatura de Ciencias Sociales porque no estudió como debía.  Habrá quien pueda realizar estas afirmaciones sin considerar otros elementos, incluso si le son conocidos.  Un experimento clásico así lo demuestra.  

    En el 1967, los investigadores Jones y Harris presentaron a un grupo de estudiantes ensayos a favor y en contra de Fidel Castro, que habían sido, presumiblemente, escritos por universitarios que participarían en un debate. En realidad, dichos textos habían sido redactados para los fines de la investigación, y tenían posiciones muy claras a favor o en contra del líder cubano. Los sujetos de la investigación debían determinar si quienes habían escrito los ensayos realmente simpatizaban o no por Castro.  Sorprendentemente, los evaluadores dedujeron que los escritores que hablaron a favor de Castro poseían una actitud más positiva, que quienes lo hicieron en contra, aun cuando se les había informado de que escribir a favor o en contra había sido establecido como un mandato del asesor o había sido asignado al azar, no como una elección. Este experimento sirvió para comprobar, de acuerdo a sus autores, que las personas tienden a subestimar el efecto de las condiciones externas al evaluar el comportamiento de otros (Jones, 1976).

    Tal como plantea Matsumoto (1994), la cultura y la crianza pueden afectar el proceso de atribución, por lo que sería incorrecto suponer que el error fundamental de la atribución es una tendencia mundial, general a todos los seres humanos, no.  Gawronski (2007) afirma que esta tendencia es más común en sociedades que tienen una visión individualista del ser humano. En las comunidades donde el bien colectivo prima se atribuye mayor peso a los factores situacionales a la hora de explicar la conducta observada.

    Es importante reconocer que el error fundamental de la atribución puede provocar serios conflictos y prácticas odiosas.  Oportuno es llamar a la práctica de la humildad y de la empatía, para abrir espacios de entendimiento, habitados por la justicia. La humildad permite reconocer que la apreciación de realidad es siempre incompleta, la percepción de la misma, limitada y sesgada, por lo que es necesario juzgar con cuidado los hechos y las personas. En ocasiones, una tardanza puede ser muestra de descuido o de irresponsabilidad, sí, en otras ocasiones puede ser producto de un aparatoso accidente en el camino.  La empatía permitirá que el más estudioso acepte que el perder a un ser querido el día del examen final puede afectar la memoria de cualquiera.
    ¡Cuántas veces nos habremos equivocado al condenar el carácter de una persona, obviando las condiciones externas que le afectan! Ojalá que podamos ser lentos para juzgar y prestos para entender que somos, parafraseando a Ortega y Gasset, nosotros y nuestra circunstancia. ADH 835

    Referencias
    ·       Jones, E. (1976). How Do People Perceive the Causes of Behavior? Experiments based on attribution theory offer some insights into how actors and observers differ in viewing the causal structure of their social world. American Scientist, 64(3), 300-305. Recuperado de http://www.jstor.org/stable/27847255

    ·       Gawronski, B (2007). Fundamental attribution error.  Recuperado de http://www.bertramgawronski.com/documents/G2007EncycFAE.pdf

    ·       Matsumoto, D. (1994).  People:  Psychology from a cultural perspective.  Prospect Heights, Illinois:  Waveland Press, Inc.

    ·       Ungvarsky, J. (2019). Fundamental attribution error (social psychology). Salem Press Encyclopedia. Recuperado de  http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&AuthType=cookie,url,ip,uid&db=ers&AN=119214068&lang=es&site=eds-live.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...