• Noticias

    sábado, 28 de noviembre de 2020

    De la Distracción a la Dedicación

    Reflexión | Adolfo Nicolás, SJ



    De la Distracción a la Dedicación

    Una invitación al “Centro”

    Hace unos años, durante el pontificado del Papa Benedicto XVI, el Superior General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, esbozó algunos puntos para una posible carta a los jesuitas. Aunque nunca escribió esta carta, compartió estos puntos con algunos amigos. El siguiente texto, aunque aún no refinado e informal, expresa claramente la dirección de su pensamiento. El P. Nicolás había autorizado su publicación.

    Durante un tiempo los religiosos nos hemos cuestionado sobre nuestra vida en la Iglesia y el atractivo de nuestro testimonio. No hace falta una inteligencia extraordinaria ni un análisis profundo para darse cuenta de que lo que llamamos "vida religiosa" ha perdido parte de su impacto en la Iglesia y fuera de sus muros. Por supuesto, esto no sucede en todas partes. Algunos grupos religiosos han mantenido e incluso aumentado su credibilidad con la autenticidad de su vida, el servicio a los pobres o la profundidad de su oración. Sin embargo, las preguntas permanecen: ¿qué hemos perdido? ¿Dónde nos equivocamos? ¿Nos ha engañado nuestro llamado a la renovación? ¿Estamos sin rumbo?

    Los clásicos como modelos

    Volvía a leer algunos de los Clásicos de la vida religiosa: Ignacio de Loyola, Francesco Xavier, Juan de la Cruz, Teresa de Ávila. Los encontré reconstituyentes para el corazón. Es como volver a casa, a los orígenes, al primer amor, donde pensé por primera vez que había algo importante por lo que dar toda mi vida. Seguí preguntándome: ¿qué es lo que estaba presente en ellos que parece que hemos perdido? Creo que es su estar totalmente centrado. Habían sido conquistados por el Espíritu, por el fuego, por la vida y por el estilo de Cristo y se habían quedado allí, totalmente centrados, experimentando sus profundidades, reconstruyendo toda su vida en torno a este nuevo centro. Tocaron fondo en esta experiencia, vivieron todo lo demás quemándolo, compartiendo fuego y luz con los demás. Se han vuelto brillantes para generaciones de personas que buscan las mismas profundidades o sorpresas para la existencia de tales profundidades. Estos "Clásicos" (a falta de un término mejor) han estado totalmente centrados. Frente a estos santos, parece que estamos enormemente y, si se permite la expresión, estúpidamente "distraídos".

    Sobre esto quiero compartir algunas reflexiones. Ciertamente no escribo como uno de estos clásicos. Sabían las cosas de Dios y escribieron acerca de profundizar en la vida de Dios. Conozco las distracciones, soy casi un experto en ellas, y escribiré basado en lo que sé.

    De "distraerse en la oración" a "distraerse en la vida"

    Las distracciones durante el tiempo de oración fueron una gran preocupación en los primeros años de mi vida religiosa. Cuando en los noviciados del pasado, aislados y casi escondidos, buscábamos en nuestra vida algo que decir en las confesiones semanales, las distracciones en la oración estaban siempre a la vista. Me tomó muchos años de lucha y no darme cuenta de que la verdadera distracción estaba en mi vida, no en mi oración. Estaba distraído en casi todas las áreas de mi vida, trabajo o estudio. No es de extrañar que mi oración sufriera el mismo malestar. ¿Cómo podría estar centrado en la oración si mi mente y mi corazón están distraídos por tantas cosas?

    Esta conciencia me ha abierto la puerta a la conciencia ya uno de los medios de oración ignacianos más tradicionales: el Examen. Como muchos de mis amigos en la vida religiosa, no era una mala persona. Fuimos buenos compañeros, que intentamos hacer de la mejor manera lo que se nos pedía, desde rezar hasta enseñar, jugar al fútbol, ​​ayudar en la liturgia de la Semana Santa. También cantamos bien. Pero estábamos "distraídos". Lo veo después de releer nuestros Maestros, los Clásicos.

    Las fáciles tentaciones de distraerse

    Especifico que no pretendo culpar personalmente a nadie. Si estábamos distraídos, era porque las distracciones nos rodeaban. Estas eran generalmente las distracciones de "sentido común" de cualquier comunidad humana. La mayoría de las veces estas distracciones eran una parte tan importante del "sentido común" que si no las acepta, se lo considera extraño, poco confiable, a veces incluso un traidor injusto al grupo.

    Me gustaría incluir aquí todos los factores que pertenecen a la agrupación social, étnica o cultural. Lamentablemente, no es difícil encontrar religiosos profundamente arraigados en estos grupos, que han proyectado todo el idealismo de su juventud sobre ellos o sobre "causas" limitadas, de modo que acaban convirtiéndose en representantes de intereses sociales, étnicos o culturales muy limitados. Esta es una gran distracción, algo que nunca he visto en ningún "Clásico".

    Otra tentación "fácil" es la identificación emocional con grupos que padecen algún tipo de complejo. Estoy pensando en este momento en grupos que han sufrido opresión o injusticia en el pasado y ahora usan esta experiencia realmente mala como justificación para reclamar un estado de "víctima" eterna. A veces, grupos que han sido marginados en el pasado pueden utilizar esto como palanca para vivir en una condición de privilegio a partir de ahora. Dado que las personas consagradas generalmente tienen un buen corazón, son propensas a tal distracción. En otras palabras, las personas religiosas que quieren representar el evangelio de Jesucristo tienden a ser débiles frente a las ideologías o el pensamiento ideológico. Tenemos una "vida dura" con ambigüedades y zonas grises de la realidad. Estar preparado para un compromiso total,

    Durante un buen número de años hemos estado divididos en nuestras congregaciones religiosas - incluida la Compañía de Jesús - entre los que estaban comprometidos en los sectores sociales y los que estaban comprometidos en el sector educativo, entre los que servían a los pobres y los que estaban en servicio de la elite. Justificamos o intentamos justificar las opciones teológicamente, sin darnos cuenta de que se trataba de una operación ideológica. ¡Qué distracción!

    No siempre entendimos que la opción preferencial por los pobres era una opción por amor, desde el corazón, desde adentro, como cuando Jesús sintió compasión por los pobres. No se puede imponer una opción por los pobres, porque debe salir del corazón. Sin esta importante intuición, traducimos "opción preferencial" por "obligación moral" y nos sentimos justificados en exigirlo a todos, bajo la amenaza de considerarlos menos cristianos, menos comprometidos, menos evangélicos. Cuando lo llevamos al extremo, ya no pudimos seguir tratándolos como hermanos y hermanas, eran traidores a la causa del evangelio.

    El perfeccionismo como distracción narcisista

    Sin embargo, no se debe pensar que cada distracción proviene del exterior. Al menos uno proviene de la búsqueda muy religiosa de la bondad, la obediencia a Dios y el crecimiento espiritual. Lo llamamos "perfeccionismo" y lo pintamos con diferentes colores en diferentes épocas y contextos. Es una distracción antigua, pero siempre ha sido mortal para el ideal y la vida religiosa. San Pablo y los primeros cristianos, reaccionando a los excesos particularistas y evidentes de algunos grupos profundamente comprometidos, lo denominaron "fariseísmo". Lo hemos cumplido y hemos "jugado" con él a lo largo de los años; y siempre hemos sentido que no fue un problema solo para el tiempo de los Apóstoles, sino que fue una tentación, una verdadera distracción, para todos los tiempos.

    La psicología moderna mira con gran atención el fenómeno de la exagerada preocupación por uno mismo, por la propia imagen, por las apariencias o por la percepción de las personas. Algunos lo llaman "narcisismo". Encaja en el tipo de distracciones de las que estamos hablando. Paradójicamente, estamos distraídos por nuestro propio impulso de perfección. Aquí los Clásicos son de gran ayuda. Estos hombres y mujeres siguieron incondicionalmente a Cristo en su kénosis, en su autovaciamiento, y por lo tanto no se distrajeron con algún aspecto de sí mismos que pudiera interponerse en el camino. También utilizaron un lenguaje lógicamente "excesivo" para expresar la totalidad de su concentración: "Yo también me gustaría sufrir la maldición de estar separado de Cristo"; "No me mueve, mi Dios, para quererte"; "Nada, nada, nada"; "El tercer grado de humildad"; "Creo que el blanco que veo es negro" y así sucesivamente.

    La distracción del perfeccionista puede ser muy sutil para nosotros, los jesuitas. No es difícil detectarlo, ¡con más o menos alarma! - en mí o en otra persona, pero es más difícil identificarlos en el grupo o institución en la que trabajamos. La distracción básica se complica aún más por las "distracciones auxiliares", como la competencia, la necesidad compulsiva de actualizarse en tecnología, de tener dispositivos electrónicos, para utilizar las nuevas posibilidades de comunicación, etc. La institución puede tender a hacer del perfeccionismo la norma para el progreso medible y la garantía de un futuro en un mundo de mercados difíciles. No es de extrañar que, con excepción de las solemnidades de la Semana Santa, nunca hayamos celebrado el "fracaso del reino de Dios" en el seguimiento de Cristo. En cambio, siempre hemos celebrado el éxito. ¿No nos ayuda esto a distraernos de tomar malas decisiones?

    (...)

    Tomado de un artículo extenso publicado en laciviltacattolica.it

    https://www.laciviltacattolica.it/news/dalla-distrazione-alla-dedicazione/

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Evangelización

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares