• Noticias

    sábado, 28 de noviembre de 2020

    ¿Puede la tierra gritar?

    En el Exilio | Ron Rolheiser



    ¿Puede la tierra gritar?

    ¿La tierra siente dolor? ¿Puede gemir y gritar a Dios? ¿Puede la tierra maldecirnos por nuestros crímenes?

    Parecería que sí, y no sólo porque lo dicen los ecologistas, los moralistas y el Papa Francisco. La misma Escritura parece decirlo.

    Hay algunas líneas muy reveladoras en el intercambio entre Caín y Dios, después de que Caín asesinara a su hermano Abel.  Cuando se le pregunta dónde estaba su hermano, Caín le dice a Dios que no lo sabe y que no es responsable de su hermano. Pero Dios le dice: La sangre de tu hermano me grita desde el suelo. Ahora estás maldito por suelo que ha abierto su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano. Cuando labres la tierra, ya no te dará su fuerza.

    La sangre de tu hermano me grita desde la tierra... ¡y desde ahora la tierra te maldecirá!  ¿Es una metáfora o una verdad literal? ¿Es la tierra que pisamos, cultivamos y plantamos, construimos autopistas y aparcamientos, y llamamos "Madre Tierra”, nada más que simple materia bruta, muda, sin vida y sin palabras, totalmente inmune al sufrimiento y al dolor que sienten los humanos y otros seres sensibles o incluso a la violencia que a veces le infligimos? ¿Puede la tierra clamar a Dios con frustración y dolor? ¿Puede maldecirnos?

    Un reciente y maravillosamente provocativo libro de Mark L. Wallace titulado “When God was a Bird - Christianity, Animism, and the Re-Enchantment of the Word” diría que sí, el mundo puede sentir y siente dolor y puede maldecirnos por causar ese dolor. Para Wallace, lo que Dios le dice a Caín sobre la tierra que grita porque está empapada en sangre asesina es más que una metáfora, más que una simple enseñanza espiritual. También expresa una verdad ontológica en que hay un vínculo causal real entre la degeneración moral y la degeneración ecológica. No somos los únicos que cargamos con las consecuencias del pecado, también lo hace la tierra.

    Así es como Wallace lo expresa:  "La tierra no una materia muda, un objeto inanimado sin capacidad de sentir y sentir, sino un ser vivo con alma y vulnerable que experimenta la terrible y catastrófica pérdida de la muerte de Abel. Su corazón está roto y su boca abierta, la Tierra 'traga', en las sorprendentes imágenes del texto, bocados de la sangre de Abel. ... Burbujeando desde la tierra roja, los gritos de Abel señalan no sólo que Caín había asesinado a su hermano sino que también ha originado una violencia permanente, quizás irreparable, a la tierra. ... Ahora, herida y ensangrentada, la Tierra contraataca. La Tierra tiene su venganza. La Tierra no acepta pasivamente los ataques de Caín y se queda mirando su sangriento desenfreno con impunidad. Por el contrario, la Tierra toma represalias e "inflige una maldición" a Caín "reteniendo su fruto" lejos de este asesino de granjeros que ahora debe vagar por la tierra sin protección y sin seguridad". La tierra ahora se niega a dar su protección a Caín.

    Lo que Wallace afirma aquí se basa en dos creencias, ambas verdaderas. Primero, que todos y todo en este planeta, con y sin sentimientos, son parte de un mismo organismo vivo supremo dentro del cual cada parte afecta a todas las demás partes de una manera real. Segundo, siempre que tratamos mal a la Tierra (o a nosotros mismos), la Tierra toma represalias y nos niega su fuerza y su fruto, no sólo metafóricamente sino de una manera muy real.

    Tal vez nadie ponga esto de manera más conmovedora que John Steinbeck lo hizo hace unos ochenta años en “Las Uvas de la Ira”. Describiendo cómo el suelo que produce nuestra comida es ahora trabajado por enormes tractores de acero y enormes máquinas impersonales que, en efecto, son la antítesis de una mujer o un hombre que amorosamente inducen a un jardín a crecer, escribe: Y cuando ese cultivo creció y fue cosechado, ningún hombre había apretado un terrón caliente con sus dedos y dejado que la tierra se tamizara más allá de las puntas de sus dedos.  Ningún hombre había tocado la semilla, o deseado su crecimiento. Y los hombres comían cuando no habían cultivado, no tenían ninguna conexión con el pan.  La tierra se mantuvo bajo el hierro, y bajo el hierro murió gradualmente; porque no era amada ni odiada, no tenía oraciones ni maldiciones.

    Cuando Jesús dice que la medida que medimos es la medida que se nos medirá, de nuevo, no sólo está hablando de una cierta ley del karma en las relaciones humanas donde la bondad se encontrará con la bondad, la generosidad con la generosidad, la mezquindad con la mezquindad y la violencia con la violencia. También está hablando de nuestra relación con la Madre Tierra. Cuanto más tiempo nuestras casas, coches y fábricas continúen exhalando monóxido de carbono, más inhalaremos el monóxido de carbono. Y cuanto más sigamos haciendo violencia a la tierra y a los demás, más nos ocultará la tierra su bondad y su fuerza y sentiremos la maldición de Caín en las tormentas violentas, los virus mortales y los trastornos catastróficos.

    Perfiles

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD