• Noticias

    martes, 1 de diciembre de 2020

    “Gran señor, gran jesuita, gran maestro”

    In Memoriam | Roberto Jaramillo, SJ.



    “Gran señor, gran jesuita, gran maestro”

    Las palabras que surgieron al enterarme de que Jorge había partido a la casa del Padre fueron: “gran señor, gran jesuita, gran maestro”. Y con ellas una inmensa gratitud por el regalo que nos hizo Dios dándonos a Jorge por compañero y amigo.

    Nació en La Habana en 1941 y estudió en el Colegio Belén hasta el año del triunfo de la revolución (1959) cuando entró al noviciado. Hizo su segundo año de noviciado y el juniorado en Los Teques, Venezuela (1960-63); estudió filosofía en Alcalá de Henares e hizo el magisterio entre Miami y Santo Domingo. Luego estudió teología en Toronto, y fue ordenado sacerdote en 1970 en Puerto Rico. Obtuvo la maestría en Antropología en la Universidad de Illinois y un Diploma en Pastoral para el Desarrollo en el Instituto Lumen Vitae, de Bruselas.


    Fue un hombre al que le cabían en el cabeza y en el corazón -y al mismo tiempo- las preocupaciones de las personas concretas y las necesidades de la compañía, de la Iglesia y del mundo en que vivió


    De 1973 a 2003 vivió en una comunidad inserta trabajando en las parroquias de los barrios Guachupita y Guandules, en Santo Domingo. Fue profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, del Seminario Santo Tomás de Aquino y del Instituto Filosófico Pedro Francisco Bonó. Dirigió la ONG Ciudad Alternativa (1988-1992) y el Centro de Estudios Sociales P. Juan Montalvo, S.J. (1993-2003). Fue director de la revista Estudios Sociales y luego coordinador del Sector Social en la Asistencia de América Latina Septentrional.

    Nombrado Director de Fe y Alegría de Rep. Dominicana en 2003, fue luego Coordinador Internacional de la Federación Internacional hasta 2010 en que asumió su servicio como Superior Regional en Cuba y, en 2012 fue nombrado presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América latina y El Caribe (CPAL), cargo que desempeñó hasta 2017 cuando regresó a Cuba para seguir entregando su vida -hasta el día de hoy- al servicio de los pobres como director de los Centro Loyola de la Isla.

    Jorge fue un verdadero devoto de los pobres y de la educación. Enamorado de Jesús, su amigo y maestro, lo encontró siempre en una relación cercana y cariñosa con la gente ‘de los barrios’ en quienes encontraba el rostro del crucificado / resucitado:

    “…la exclusión y la pobreza no son unos porcentajes; son rostros concretos, unas historias, unos nombres, personas. Hemos de aprender que los análisis que hacemos (que a veces son demasiado pesimistas) no corresponden con la realidad de compromiso, de generosidad, de ternura que existe en medio de los pobres; una realidad que no se expresa en las estructuras formales, pero que está presente y que la estamos desperdiciando porque no la miramos cuando nos fijamos sólo en las estructuras. ¡Redescubrir eso a uno le levanta la esperanza! Le hace ver esa realidad no sólo en su miseria, sino en su potencialidad” (entrevista julio/2016 Teleantillas).

    Al mismo tiempo un gran rigor analítico unido a su preparación y capacidad intelectual le llevaron a hacer contribuciones mayores en el mundo de la educación popular, especialmente en los tiempos de su servicio en Fe y Alegría, y luego como Presidente de la CPAL. Sabía colocar por escrito de manera breve pero con especial lucidez sus intuiciones. Jorge era, más que un teórico, un educador per se.  Su manera de proceder era educativa, el contacto con él nos educaba. Hacía crecer a las personas, confiaba en ellas; creía en el liderazgo compartido, se rehusaba a asumir papeles individuales protagónicos; no tenía prisa para esperar que cada uno pudiese entender y, finalmente, dar lo mejor de sí; era exigente y disciplinado pero magnánimo y comprensivo. Sabía escuchar con atención y paciencia los propósitos de los demás y rescatar lo mejor de ellos para construir juntos a partir de allí. Igual respeto y atención tenía cuando conversaba con una persona simple y sin preparación que cuando se sentaba con macro actores a discutir políticas públicas y grandes proyectos. Fue un hombre al que le cabían en el cabeza y en el corazón -y al mismo tiempo- las preocupaciones de las personas concretas y las necesidades de la compañía, de la Iglesia y del mundo en que vivió.

    Sea esta una manera simple de agradecer a Dios -de parte de todos los miembros de la Compañía de Jesús en la CPAL- la presencia y servicio de Jorge Cela en el día de su Pascua definitiva. Que interceda por la Compañía y por los pobres desde el cielo.

    Publicado en CPAL:

    https://jesuitas.lat/noticias/14-nivel-1/5731-gran-senor-gran-jesuita-gran-maestro

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Evangelización

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares