• Noticias

    miércoles, 9 de diciembre de 2020

    Los sabios de Oriente

    Para vivir mejor | Dra. Miguelina Justo



    Los sabios de Oriente

    Los tres reyes magos ni eran tres, si eran reyes ni eran exactamente magos.  El relato de Mateo, que aparece en el capítulo 2 de su evangelio, fue progresivamente enriqueciéndose y adornándose con detalles que podrían parecer inherentes al relato bíblico, pero que están lejos de serlo. El evangelista no nos indica cuántos eran los sabios que habían llegado del Oriente. Tampoco los nombra, y mucho menos los señala como reyes. Los elementos que se fueron agregando pueden indicar cómo este breve relato resonó en el corazón de los pueblos que antes lo leyeron, y terminó tomando vida propia, para iluminar aún no la vida.

    Es importante destacar que Mateo es el único de los evangelistas que habla sobre la llegada de estos extranjeros, a quienes se les llamará magos o sabios, según la traducción. Se podría suponer que eran estudiosos de la astronomía, porque afirmaban que una estrella les había guiado.  El evangelista señala que cuando llegaron a Jerusalén, comenzaron a preguntar dónde podrían encontrar al rey de los judíos, que recién había nacido. Decían que querían adorarlo. Mateo asegura que el entonces rey de Judá, Herodes, y toda Jerusalén se perturbaron al escucharlos. El soberano reunió, entonces, a los sumos sacerdotes y a los escribas para determinar dónde habría de nacer el Mesías.  Estos le aseguraron que, de acuerdo a las Escrituras, sería en Belén. A seguidas, Herodes precisó con los sabios la fecha en la cual habían visto la estrella, para luego pedirles que le dejaran saber cuándo encontraran al niño para también irle a adorar.

    Regresaron a su tierra con el corazón aún enternecido por el encuentro, ricos de anécdotas. ¡Cuán hermosos los rostros de alegría de quienes les aguardaban con ansias!

     

    Los sabios hombres, después de dejar la casa de Herodes, continuaron su camino, guiados por la estrella que iba delante de ellos, afirma Mateo.  Se detuvieron cuando la estrella así lo hizo.  Brillaba el astro sobre el lugar donde estaba Jesús, a quien encontraron junto a madre.  Se arrodillaron para adorarle y le entregaron tres regalos: oro, incienso y mirra, quizás por eso se llegó a pensar que eran tres los viajantes.  Mateo afirma que, en sueños, fueron instruidos de evitar a Herodes, por lo que regresaron a su país por otro camino.  Lo que se relata después, en el versículo 16, permite entender por qué: "Herodes se enojó muchísimo cuando se dio cuenta que los Magos lo habían engañado, y fijándose en la fecha que ellos le habían dicho, ordenó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y sus alrededores."  Herodes quería eliminar al niño.

    Como ya se dijo, al examinar el relato es fácil identificar que no existen evidencias en el mismo para afirmar que eran tres, tampoco para asegurar que sus nombres eran Melchor, Gaspar y Baltasar; mucho menos se puede decir que eran reyes o artistas de la ilusión, como se podría entender la palabra “mago” hoy día. Sin embargo, nada de esto parece importar frente a la contundencia del hecho fundamental de este relato: unos hombres salen de su tierra, de su casa, al encuentro de algo, de alguien, que les trasciende. El estudio les permite descubrir los signos y señales que motivan esta travesía.

    Estos hombres hallaron en el cielo una señal que les hizo recorrer caminos maltrechos y enfrentar peligros, sin duda. Contemplaron el resplandor de una estrella, la cual iluminó la promesa que habían leído en textos extranjeros: un rey habría de nacer, justo y misericordioso.  Fueron capaces de reconocer a este salvador en el hijo de María y de José, y procuraron honrarlo con valiosos regalos.  Regresaron a su tierra con el corazón aún enternecido por el encuentro, ricos de anécdotas. ¡Cuán hermosos los rostros de alegría de quienes les aguardaban con ansias! ¡Cuán sorprendidos habrán quedado aquellos que dudaron de su empresa! ¡Cuántas noches se llenaron con las historias de estas experiencias a su regreso! 

    El estudio fue el vehículo que les permitió hallar una razón para emprender un viaje sin garantías, más allá del fuego que brillaba en el cielo y que también ardía en sus corazones. Muchos hombres y mujeres nacen, viven y mueren sin contemplar este resplandor. Sus ojos miran, con demasiada frecuencia hacia sí mismos, hacia lo suyo, hacia lo que creen conocer. No son capaces de abrirse a la verdad que también florece en tierras por explorar. Le temen a la noche, al viaje, han caído en la trampa de la comodidad de lo conocido. Confunden la riqueza con la ostentación. Sus ojos se dejan guiar por otras luces, que les conducen a viajes estáticos, donde no hay espacio ni tiempo para lo nuevo que se oculta detrás del esfuerzo.

    Ojalá todos y cada uno podamos encontrar una luz en el cielo que nos guíe. La oferta de bienes, que no lo son, parece solo movilizar nuestros dedos, que suben y bajan al ritmo del consumo. La motivación es cada vez un lujo, porque el esfuerzo y la determinación parecen escasear en nuestros adentros.

    Ojalá que podamos hallar una promesa que nos haga salir de la tierra de nuestros padres, y que seamos capaces de reconocerla escrita en las palabras “extranjeras” que otros pronuncian. El mundo que se abre, gracias a la tecnología de la comunicación, parece cerrarse, a la vez, por nacionalismos absurdos. El otro es una amenaza y no una fuente de verdad. 

    Ojalá que, cuando lleguemos al destino, podamos reconocer lo que buscamos, en la humildad de una morada sencilla, donde el compartir es el verdadero regalo.  Regresaremos a casa renovamos, cansados por el largo viaje, claro, pero satisfechos de haber descubierto la razón de nuestra esperanza.  Esa que nos hace regresar con las manos vacías, porque habremos entregado todo lo que teníamos valioso: el oro, el incienso y la mirra, para hacer espacio en la alforja del corazón para algo que vende ni se compra. ADH 851

     

    Perfiles

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD