• Noticias

    domingo, 24 de enero de 2021

    La Altagracia tiene su historia

    Sentir Mariano | Redacción ADH


     

    La devoción a la Virgen de la Altagracia es una verdadera y extraordinaria historia


    La festividad de la Altagracia es la ocasión en que nuestros Obispos nos presentan cada año su Carta Pastoral, en esta ocasión titulada: Nuestra Señora de La Altagracia, un regalo de Dios al pueblo dominicano. Preparación del Centenario de su Coronación Canónica. La carta pastoral nos presenta la verdadera y extraordinaria historia de la devoción a la Virgen de la Altagracia, en los numerales 11 al 16, que reproducimos.


    11. Es historia incuestionada que aquí, desde los años del descubrimiento de América, en los inicios del siglo XV, ya era una realidad la presencia entre nosotros de la imagen de Nuestra Señora de la Altagracia, reverenciada con gran fervor por los habitantes de esta Isla.

     

    12. La verdadera importancia histórica no es saber cuándo llegó y quien pintó el cuadro que está en la Basílica de Higüey, sino en ver la historia de un pueblo que ama y rinde devoción a la Virgen de la Altagracia, y ha visto el poder intercesor de esa Madre desde Higüey. El amor a esa Madre alimenta su fe y le da el aliciente de sentir la presencia de Dios en sus vidas, en sus familias y en la vida de nuestro pueblo.

     

    13. La verdad que nadie puede refutar es que, de la Virgen de la Altagracia existe una imagen que por siglos se ha mantenido en el Santuario en Higüey, venerada por los dominicanos, que su coronación canónica fue el 15 de agosto del año 1922 en Santo Domingo, y que fue recibida por una multitud impresionante que la celebró durante una semana y le rindió todos los honores de una forma apoteósica.

     

    14. Es historia real que miles de las imágenes reproducidas de la Virgen de la Altagracia están expuestas en casi todas las casas, parroquias y capillas de toda la geografía de nuestra república, reverenciadas por cientos de personas en cada comunidad, porque son millones los dominicanos, dentro y fuera del país, devotos de la Virgen de la Altagracia, como también podemos contar por millares los devotos del pueblo de Haití, que con nosotros formaban la Española cuando inició esta devoción. Todos tienen la plena seguridad de que pueden contar con la intercesión de su protectora en los momentos difíciles de sus vidas.

     

    15. Hasta el año 1969 teníamos sólo cuatro parroquias dedicadas a la Altagracia: El Santuario en Higüey, el Templo Nuestra Señora de la Altagracia de la zona colonial, el Santuario de la Altagracia en Santiago de los Caballeros y el templo en Loma de Cabrera, Provincia Dajabón. (Mons. Antonio Camilo González, El Marco Histórico de la Pastoral Dominicana, a los 300 años de la Parroquia de Baní, páginas 179 a 182), y hoy tenemos más de 30 templos parroquiales, que llevan el nombre de la Altagracia, lo cual representa un desarrollo más que inusitado, en comparación con la cantidad de templos con otras advocaciones de María Virgen o de santas y santos de la Iglesia.

     

    16. Para honrar a la Virgen de La Altagracia existían dos conmemoraciones: la del 15 de agosto y la del 21 de enero. La fecha de celebración de la Virgen fue siempre la del día 15 de agosto, que también es la festividad de la Asunción de María al cielo.

     

    El 21 de enero es la fecha de la gran fiesta ofrecida por los higüeyanos al volver sanos y salvos de la Batalla de la Limonade, convirtiéndose así en una gran corriente popular de devoción a la Virgen de la Altagracia en todo el país; y bajo el gobierno de Horacio Vásquez, siendo Arzobispo Mons. Alejandro Nouel, fue declarado el día 21 de enero, día de fiesta nacional y religiosa en todo el territorio de la República Dominicana.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares