• Noticias

    domingo, 21 de febrero de 2021

    Cómo no sonreírle a la vida


    Convivencia | Nilsia Ivelisse Infante




    Cómo no sonreírle a la vida


    Cuando iba camino a la universidad, se me acerca un joven, y me dice: “Permiso señora no pude contener mi curiosidad”. Yo le pregunto: ¿Cuál es tu curiosidad? Y él me dice: Es que, a pesar de su mascarilla, se ve un rostro feliz y con una sonrisa en su cara”.  Lo miro y respondo: Pues no te equivocas, me siento feliz. Y sonrió.  Yo continúo mi camino. Mientras caminaba, Dios me iluminó con las siguientes frases:

    ¡Cómo no sonreírle a la vida, si Dios me ha regalado un día más de vida!

    ¡Cómo no sonreírle a la vida, si tengo el privilegio de ser madre!

    ¡Cómo no sonreírle a la vida, si a pesar de este virus que ha quitado tanta vida, nos hemos mantenido libres de contagio a mi familia y a mí, a pesar de que muchas personas ya están escritas en los libros de la muerte!

    ¡Cómo no sonreírle a la vida si tengo unos amigos que valen oro porque a pesar de la distancia y los años sin vernos, nos hemos mantenido unidos y testificando, en amistad que cuando se solidifica en tu nombre, no hay nada, ni nadie que la rompa!

    ¡Cómo no sonreírle a la vida, si Dios me ha dado la gracia, fuerza, salud y fortaleza y los medios económicos, para continuar luchando por alcanzar uno de tantos sueños y metas que me he propuesto en mi vida, terminar mi carrera universitaria!

    ¡Cómo no sonreírle a la vida, si a pesar de los años y de los sinsabores que se vive en una relación, te das cuenta de que se puede creer en el amor y que hay personas que te demuestran a diario que eres especial y que puedes vivirlo intensamente sin temor a ser traicionado!

    Y termino con estas citas bíblicas que nos hablan de la alegría y la felicidad:

    Como nos dice San Mateo en el capítulo 13, v. 44: “El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo que, al encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello va y vende lo que tiene y compra el campo”.

    Salmo 4, 7: “Tu pusiste en mi corazón más alegría que la de tener trigo y vino en abundancia”.

    Salmo 94, 19: “Cuando me vi abrumado por la angustia, tú me bridaste consuelo y alegría”.

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares