• Noticias

    jueves, 4 de febrero de 2021

    La coherencia que convence

    Generaciones | Andrea Cifuentes

     


    La coherencia que nos convence

     

    Se enseña con el ejemplo. Esto vale para padres y educadores, especialmente. La distancia entre lo que decimos y lo que hacemos, será la medida de la cercanía, confianza y credibilidad de los adultos ante los niños, jóvenes y adolescentes. Por eso me voy a referir a lo que hacemos y decimos para resaltar su importancia a la hora de ser coherentes ante ellos. Voy a recordar que, con las palabras que pronunciamos para referirnos a ellos, estamos acercándonos, tendiendo puentes, fomentando confianza y amistad entre los mayores y las nuevas generaciones. Si no cuidamos esta dimensión tan importante, las consecuencias podrían ser muy graves.

     

    Hoy somos propensos a creer que la enseñanza sobre los valores, sea en la casa, en la escuela o en las instituciones públicas, tendrán un efecto positivo sobre las nuevas generaciones. Sin embargo, muchos adultos pecan de contradecirse ante ellas cuando, en el momento de hacer real el valor, con su reacción o su palabra lo niegan. El caso típico: el adulto que pide a los niños o jóvenes que sean honestos en lo que dicen, que digan la verdad. Pero alguien llama por teléfono y al contestar ellos, se les ordena “diles que no estoy en casa”. O los que insisten en sus hijos e hijas que cultiven la buena lectura y ellos con poca frecuencia encuentran a sus padres inmersos en el hábito de la lectura.


    Integrar la educación formal e informal: el espacio familiar, la comunidad educativa y el entorno de la fe, por medio de la experiencia espiritual que se inicia en el hogar y se vive y celebra en la Iglesia

     

    Muchos padres están convencidos que es la escuela o el colegio quienes deben crear hábitos y comportamientos para que de la “educación formal” salgan bien preparados y capaces de enfrentar el mundo. Por el contrario, la escuela o el colegio están que desde su hogar, niños y jóvenes traigan consigo los valores aprendidos que pondrán en juego en la comunidad educativa. De ambos lados hemos escuchado bastantes frases como: ¿A ti no te lo enseñaron en la escuela? O, de la otra parte: ¿En tu casa no aprendiste cómo comportarte?

     

    Entendemos que los niños y niñas hacia la adolescencia y la etapa juvenil tienen tres espacios que consideramos importantes para integrar la educación formal e informal: el espacio familiar, la comunidad educativa y el entorno de la fe, por medio de la experiencia espiritual que se inicia en el hogar y se vive y celebra en la Iglesia. Siguiendo la observación del evangelista Lucas, quien nos dice que Jesús crecía en gracia, en sabiduría y en estatura, creemos que este es el modo de formación integral para las nuevas generaciones.

     

    Aquí los padres, los profesores y el ambiente eclesial tienen una seria responsabilidad y un gran regalo recibido para incidir en el crecimiento en todos los sentidos de estas generaciones. Por lo mismo, tiene que haber una interacción entre las áreas mencionadas para que sirvan armónicamente en el acompañamiento y su ejemplo y su palabra, dando la coherencia del testimonio, nos asegurará que los jóvenes siempre tendrán opciones de aprender a jerarquizar los valores, hacer opciones lo más libres posibles y a actuar según principios y valores que se encuentran visibles en su entorno.


    Generaciones

    Entradas Recientes

    Temas de Salud

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD


    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Convivencia

    Entradas populares