• Noticias

    lunes, 1 de marzo de 2021

    Conversión Personal y Pastoral


    Valor del Mes | P. Juan Tomás García, MSC

     



    Conversión Personal y Pastoral

     

    Durante el tiempo litúrgico de La Cuaresma, escuchamos hablar, con insistencia, de la necesidad de buscar a Dios y dejarnos salvar por él. Sin embargo, no nos gusta hablar de conversión. Casi instintivamente pensamos en algo pesado, aburrido, triste, penoso, muy unido a la penitencia, al sacrificio, y la mortificación. Un esfuerzo casi imposible para el que no nos sentimos ya con humor ni fuerzas, a esta altura de la pandemia del Covid. Sin embargo, si nos detenemos ante el mensaje de Jesús, lo primero que escuchamos es una llamada alentadora para cambiar nuestro corazón y aprender a vivir de manera más humana, porque Dios está cerca y quiere sanar nuestra vida. La conversión de la que habla Jesús no es algo forzado. Es un cambio que va creciendo en nosotros a medida que vamos cayendo en la cuenta de que Dios es alguien que quiere hacer nuestra vida más humana, digna y feliz.    


    La conversión no es solo “hacerse buena persona”, sino volver a aquel que es bueno con nosotros. Por eso, la conversión no es algo triste, sino el descubrimiento de la verdadera alegría. No es dejar de vivir, sino sentirnos más vivos que nunca. Descubrir hacia dónde hemos de vivir. Comenzar a intuir todo lo que significa vivir de verdad. Convertirse es algo gozoso. Es limpiar nuestra mente de egoísmos e intereses que empequeñecen nuestro vivir cotidiano. Liberar el corazón de angustias y complicaciones creadas por nuestro afán de poder y posesión. Liberarnos de objetos que no necesitamos y vivir para personas que nos necesitan. Uno comienza a convertirse cuando descubre que lo importante no es preguntarse cómo puedo ganar más dinero, sino cómo puedo ser más humano. No cómo puedo llegar a conseguir algo, sino cómo puedo llegar a ser yo mismo. Cuando escuchemos la llamada de Jesús: “Conviértanse, porque está cerca el Reino de Dios”, pensemos que nunca es tarde para hacerlo, porque nunca es tarde para amar, para ser más feliz, ni para dejarse perdonar y renovar.

     

    Conversión Personal y Pastoral

     

    “Conviértanse y crean en la Buena Noticia” (Mc 1, 15). Este lema de marzo nos lleva al Valor del Mes: Conversión Personal y Pastoral. Revisamos así, lo que somos y lo que hacemos. ¿Quién soy yo? ¿Cómo voy viviendo mi existencia? ¿Cuáles son las manifestaciones de mi fe? ¿Qué estoy haciendo para apacentar el rebaño de Jesús? ¿Cuál es mi servicio a la comunidad? ¿Cómo estamos mostrando la presencia de Dios y el crecimiento de su Reino? El Evangelio de Marcos comienza su andadura con un llamado a la conversión. Cada ser humano se va haciendo a través de la toma de conciencia de su realidad y la toma de decisiones que le ayudan a avanzar en la consecución de metas y objetivos que dinamizan su vida y su esperanza. También la Iglesia se evalúa, buscando identificar los puntos débiles de su accionar pastoral. Sólo así podrá planificar su futuro, abierta al Espíritu Santo, para trabajar por mejorar su servicio misionero en el mundo.

     

    Las dos últimas grandes reuniones de la Conferencia de los obispos latinoamericanos en Santo Domingo y de Aparecida nos llaman a la conversión pastoral. Esta supone poner en cuestión cómo pensamos la pastoral y cómo la llevamos a la práctica desde la siguiente perspectiva: “La conversión pastoral despierta la capacidad de someterlo todo al servicio de la instauración del Reino de la Vida. Obispos, presbíteros, diáconos permanentes, consagrados y consagradas, laicos y laicas, estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con atención y discernir lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta” (A. 366). En continuidad con Aparecida está la exhortación apostólica Evangelii Gaudium que presenta las claves y líneas programáticas del Papa Francisco. El hilo conductor es la misión de la Iglesia en el mundo en el presente. Superando todo eclesiocentrismo y “autorreferencialidad”, la Iglesia “en salida” existe para evangelizar con corazón abierto, en el seguimiento de Jesús, desde las periferias y la opción preferencial por los pobres (cfr. Evangelii Gaudium 46.49).

     

    En Cuaresma y siempre, los seguidores de Jesús estamos llamados al cambio positivo, iluminado por la Palabra de Dios. Cambio de vida en totalidad y radicalidad, para adecuarnos a lo que Dios nos revela como camino de Salvación. El cambio sólo se consigue si el corazón de la persona se siente tocado, se cambia la percepción de la realidad, empezando por uno mismo, y si se renueva la mentalidad. Este cambio es posible porque la acción transformadora de Dios nos precede y acompaña. La conversión nos acerca más a Dios y a su proyecto salvador y, desde ahí, nos ayuda a realizarnos en plenitud. La experiencia de Dios suele tener un momento significativo, intenso, en que se ve con claridad, dinamismo y paz lo que se tiene que hacer.

     

    A partir de esta experiencia se recompone la nueva identidad del creyente. La misión de la Iglesia tiene como objetivo fundamental ayudar a cada persona al encuentro con Dios en Jesús y vivir lo humano desde la fe, esperanza y caridad. Así llegamos a un momento en el que experimentamos lo que confiesa San Pablo diciendo, “ya no vivo yo, que es Cristo el que vive en mí” (Gal 2,20). A partir de este encuentro personal con Jesucristo, el centro de nuestra vida es Dios mismo, el Reino de Dios y su justicia. Si “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1Tim 2, 4) su presencia tiene que ser significativa a través de múltiples acontecimientos que nos interpelan, pero que hay que saber escuchar, dejarse afectar por lo que sucede y tomar las decisiones adecuadas, con determinación, y comprometerse.

     

    Comprender bien la conversión cristiana ayuda a plantear adecuadamente el quehacer de la Iglesia, pues nos centra en lo fundamental para desde ahí recomponer todo lo demás: formación, proyectos, estructuras, ministerios, organización, etc. ¿Qué acciones pastorales pueden ayudar mejor a los hombres y mujeres de nuestro tiempo a la confesión de fe y a la conversión?



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares