• Noticias

    viernes, 5 de marzo de 2021

    ¿De qué trata la encíclica Fratelli Tutti?


    Encíclica | Dra. María de los Ríos





    ¿De qué trata la encíclica Fratelli Tutti?

     

    La Dra. María de los Ríos desglosa los ocho capítulos de la encíclica Fratelli Tutti en la que el Papa Francisco llama a recuperar nuestra sociabilidad.

     

    La Dra. María Elizabeth de los Ríos Uriarte, profesora e investigadora de la Facultad de Bioética de nuestra Universidad Anáhuac México, aborda en un artículo la temática de la encíclica Fratelli Tutti como una invitación a tener un corazón abierto que sea capaz de albergar la fraternidad y la amistad social.

     

    La nueva encíclica del papa Francisco, firmada en Asís el pasado 3 de octubre, es una llamada al reconocimiento mutuo como hijos e hijas de Dios y, por consiguiente, un emplazamiento urgente a la fraternidad y a la amistad social como medios de reconstrucción de un mundo herido.

     

    En siete capítulos, el Santo Padre nos brinda claves para recuperar aquello que es más humano y que se asienta sobre la inalterable dignidad humana: nuestra sociabilidad y deseo de buscar lo común.

     

    En el primer capítulo, “Sombras de un mundo cerrado”, nos habla de los peligros o sombras de un mundo cerrado en el que se nos realiza un diagnóstico de las consecuencias de vivir, paradójicamente, conectados mediante pantallas pero aislados unos de otros. Un mundo basado en el egoísmo y la autoreferencialidad que producen y reproducen amenazas del pasado y absurdas polarizaciones políticas.

     

    En el segundo capítulo, “Un extraño en el camino”, el Papa retoma la parábola del ‘Buen Samaritano’ para profundizar sobre el sentido del prójimo bajo la figura del caído y abandonado al lado del camino para invitarnos no tanto a reconocerlo como prójimo, sino a hacernos prójimos de todos. La invitación consiste en sanar las heridas de quienes tenemos alrededor sin importar su lugar de procedencia o su afinidad ideológica con la nuestra, pero esto solo es posible cuando reconocemos la intrínseca dignidad de cada persona.

     

    En el tercer capítulo, el Sumo Pontífice nos invita a “Pensar y gestar un mundo abierto” que tenga por base que estamos hechos para el amor, uno que va más allá de nuestra lógica. Un amor sin fronteras que encuentra cabida en la amistad social, que trasciende diferencias y proyectos políticos para, nuevamente, centrarse en la común dignidad de todas las personas. El reto de este mundo abierto es soñar y pensar una mejor humanidad.

     

    En el cuarto capítulo, “Un corazón abierto al mundo entero”, nos exhorta a tener un corazón especialmente abierto al conflicto migratorio, a las crisis humanitarias de quienes tienen que salir de sus lugares de origen y se enfrentan al difícil proceso de aceptación y acogida en otros países. Este corazón debe favorecer procesos de acogida, promoción, protección e integración de los migrantes refugiados en el valiente acto de la gratuidad.

     

    En el quinto capítulo, “Diálogo y amistad social”, nos invita a entender la política como amistad social, un ejercicio del poder público sano e iluminado por la caridad capaz de incluir a todos y de tomar decisiones que pueden atentar contra los estándares de eficacia, pero que permiten lazos de fraternidad más sólidos entre todos.

     

    La sana política que propone el Papa consiste en promover el bien de todos y facilitar el desarrollo de todas las esferas de la vida social y comunitaria, generando fuentes de empleo, propiciando oportunidades de crecimiento, velando por el acceso igualitario y equitativo a todos los servicios.

     

    En el sexto capítulo, “Diálogo y amistad social”, nos habla de la importancia del diálogo como herramienta de encuentro y respeto. Solo si somos capaces de escuchar la verdad del otro y respetando sus creencias podemos descubrir verdades que son atemporales y evidentes para todos en cualquier circunstancia. Nos invita, pues, a pasar de la falsa tolerancia al realismo dialogante.

     

    En el séptimo capítulo, “Caminos de reencuentro”, la paz aparece en el horizonte como anhelo y esperanza, acompañada de la verdad y de la justicia y asimilando que el perdón y la reconciliación son deseables, más no obligados. El Papa Francisco lanza la invitación a ser constructores de paz propiciando espacios de encuentro, perdón y reconciliación.

     

    Finalmente, en el octavo capítulo, “Las religiones al servicio de la fraternidad”, el Papa convoca al diálogo interreligioso y recuerda la común misión de las religiones: la paz y la fraternidad desterrando la violencia y el terrorismo religioso.

     

    En resumen, la nueva encíclica, fraguada antes de la pandemia, pero pensada en el contexto de esta, es una invitación a tener un corazón abierto que sea capaz de albergar la fraternidad y la amistad social como vehículos para la reconfiguración de un mundo nuevo y de estructuras sociales y políticas más humanas y justas donde nadie quede excluido.


    La Dra. María Elizabeth de los Ríos Uriarte es Maestra en Bioética y Doctora en Filosofía, Técnico en Urgencias Médicas (TUM) por Iberomed A.C. y scholar research de la Cátedra UNESCO en Bioética y Derechos Humanos.


    Ha impartido clases en niveles de licenciatura y posgrado en diversas universidades y ha participado en distintos congresos nacionales e internacionales de Filosofía y Bioética.

     

     

    Más información:
    Facultad de Bioética
    Dra. María Elizabeth de los Ríos Uriarte
    bioetica@anahuac.mx

     

     


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares