• Noticias

    miércoles, 3 de marzo de 2021

    La Fraternidad es un proyecto


    Reflexión | Alexis Cifuentes                                                            




    La Fraternidad es un proyecto

     

    La Iglesia se realiza en un ambiente comunitario, la vocación a vivir como familia apunta a la fraternidad y la misión, que es de todos, de toda la Iglesia en cuando llamada y enviada. La vida comunitaria es clave en el tejido eclesial y en el espíritu de una misión fecunda, participando en las tareas del mundo. La vida comunitaria no es individualista, ni se pierde en el conjunto de sus miembros. La vida comunitaria oscila entre la soledad y la comunidad, el compartir y servir, nuestra condición personal que no es posible si el nosotros…

     

    Somos llamados a una entrega incondicional desde una visión de conjunto: el modo cómo Dios obra en el mundo y Jesús lo orienta hacia Él, bajo el influjo del Espíritu, “Señor y dador de vida”. La vida comunitaria se vive como un espacio de mediación de la gracia, no somos intermediarios; la vivimos sirviendo desde lo íntimo de nuestro ser: no es una función o profesión; la gratuidad del Padre nos llena de alegría, nos consuela y nos hace humildes, no cabe allí autosuficiencia.

     

    El Evangelio no es primeramente confrontación, sino oferta gratuita; tiene que manifestar alegría, esperanza, confianza

     

    La Iglesia vive con la certeza de realizar una misión que la humanidad requiere y acoge, pero que en muchos casos, también olvida y rechaza. Los tiempos cambian y aprendemos a dialogar con el mundo de hoy. En muchos espacios se necesita una Iglesia dialogante, que escucha, y se compadece, se acerca y comprende… El Evangelio no es primeramente confrontación, sino oferta gratuita; tiene que manifestar alegría, esperanza, confianza; tiene que estimular al amor, al servicio, a la construcción del Reino de Dios…

     

    En tantos lugares tiene la comunidad la oportunidad de establecer un diálogo fecundo, una presencia facilitadora de la convivencia, de la amistad, del respeto y acogida de las personas. Allí entrega lo que ha recibido. Se muestra misericordiosa, por estar más atenta a perdonar que a enjuiciar o condenar. Más disponible para el servicio que para hacerse servir. Más provocadora de fraternidad, que de reclamos por cuestiones temporales. 


    En un proyecto de fraternidad, la comunidad cristiana está llamada a dialogar con el mundo de la pobreza, de la cultura, de las religiones, de la diversidad y los derechos humanos, de la ecología integral; tenemos que acompañar las nuevas sensibilidades, desde una sensibilidad misericordiosa. La fraternidad afirmará entonces nuestra catolicidad.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares