• Noticias

    domingo, 18 de abril de 2021

    La misión ante el ser-negado


    Opinión / Fr. Francisco L. de Faragó Palou, OP





    La misión ante el ser-negado (I) *

     

    No tenemos otra opción, ante las discriminaciones y esclavitudes actuales que tomar partido por los pobres; si queremos vivir en misión deberemos optar de forma clara y prioritaria por ellos.


    Si examinamos en una muy breve síntesis de la historia de la Orden de Predicadores la atención a los pobres, vemos que, en el momento de su fundación, los predicadores junto con los franciscanos, ya en las primeras décadas del siglo XIII, abandonan la seguridad de los monasterios, propia de benedictinos y resto de Órdenes, sus riquezas, sus beneficios, y al margen del poder, se desplazan a las afueras de las ciudades. La pobreza de dominicos y franciscanos supone un corte radical respecto del ideal de pobreza en la vida religiosa de los siglos anteriores, así como de los canónigos regulares, en los que una estricta pobreza individual, que aumentaba su credibilidad, era el contrapeso a la riqueza de los monasterios y colegios canonicales, que se afanaban en sus hospederías a la atención y auxilio de los pobres que se dirigían a ellos y por ellos eran acogidos.

     

    Ser fiel a su carisma de predicación viviendo en permanente escucha de las interpelaciones de Dios en las distintas situaciones del contexto socio-eclesial

     

    Cuando Domingo de Guzmán funda su Orden en 1216, la pobreza ya no estaba solo alrededor de los monasterios, sino que se expandía por las villas en crecimiento con el nacimiento de la burguesía. Surgen entonces las Órdenes mendicantes que pretenden en su mendicidad la atención a los pobres mediante la comunión de vida, esto es, viviendo como ellos. Michel Mollat lo expresa así: “para Francisco y Domingo el pobre es un ser viviente y la pobreza un hecho concreto. Ellos no se adhieren a una noción, sino que quieren compartir un género de vida y esta pobreza real, van a buscarla allá donde ella tiene un terreno nuevo: la Villa”.

     

    Los diferentes institutos religiosos de los siglos posteriores orientados en su misión apostólica a los diferentes campos de actividad: educación, salud, etc., siempre mantendrán, con mayor o menor éxito, el ideal de fidelidad al carisma de los fundadores respondiendo a las exigencias y urgencias sociales, con momentos en los que la atención a los pobres sufrirá también los mismos vaivenes.

     

    Pero en toda la historia de la vida religiosa hay que reconocer que esa tensión entre momentos álgidos y decadencia, reforma y laxismo siempre estuvo relacionada con la pobreza y los pobres.

     

    Lo que sí está claro es que la vida religiosa, y más aún la religiosa-misionera, como lo es la dominicana, solo podrá ser fiel a su carisma de predicación viviendo en permanente escucha de las interpelaciones de Dios en las distintas situaciones del contexto socio-eclesial; así ocurrió con Benito, Domingo de Guzmán, Francisco de Asís, con la salvedad que si hablamos del contexto socio eclesial-misionero, me refiero a la misión “ad gentes”, se hace aún mucho más necesaria esa escucha que comprende hoy día el estudio, a la luz del evangelio, de la antropología, de la historia de las culturas, de la historia de las misiones…, en una palabra la misionología, para pasar de los tratados teológicos clásicos al campo metodológico (pastoral misionera) y vivencial (espiritualidad misionera). Primera parte.

     

    La condición humana del pobre no es su culpa; ni es suficiente juzgarla y tildarla de injusticia, porque sería responsabilizar de ella a un grupo social que serían los injustos. La condición humana del pobre es una cuestión que afecta a toda la sociedad humana en su globalidad y a las relaciones que se establecen en ella. Los pobres de hoy no solo postulan una sociedad nueva, sino un mundo de relaciones sociales nuevo.

     

    Los pobres no nacen, nacen personas. Los pobres los producimos y los mantenemos en su pobreza por nuestras estructuras de dominio casi siempre de dimensión transnacional. Los países pobres han sido encadenados a su pobreza por otros países de los que dependen, y que les exprimen su mermada riqueza con mayor o menor fuerza y opresión.

     

    Tenemos el mejor ejemplo actual en la vacunación del COVID19: mientras los países ricos del norte, con mayor o menor éxito, van vacunando a sus poblaciones, ¿para cuándo se vacunará a la población del continente africano o de América Latina?

     

    *Fr. Francisco L. de Faragó Palou, OP

    Director de Selvas Amazónicas – Misioneros Dominicos

    https://selvasamazonicas.org/ver-noticia?idNoticia=3374



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares