• Noticias

    domingo, 18 de abril de 2021

    Mártires del Quiché, MSC


    Beatificaciones | P. Darío Taveras, MSC





    Mártires del Quiché, MSC

    Serán beatificados el 23 de abril de 2021

    en la Catedral del Quiché

     

    El Papa Francisco decidió el año pasado por decreto, la beatificación de tres sacerdotes Misioneros del Sagrado Corazón y siete laicos, catequistas que compartían con los MSC, la misión de anunciar el Evangelio en el departamento del Quiché en Guatemala. Con razón, el conocido Obispo y poeta Pedro Casaldáliga escribió así, de la Iglesia del Quiché: Ponte tus galas de bodas, Tú, la más mártir de todas, Santa Iglesia de Quiché.

     

    Yo conocí, traté y conviví con los tres sacerdotes MSC, José María Gran, Faustino Villanueva y Juan Alonso. Con ellos pasé las dos semanas anteriores al martirio del Quiché, en una asamblea comunitaria de nuestra congregación en Latinoamérica.

     

    Una semana después de despedirnos en Guatemala, nos llegaba a Santo Domingo la noticia del asesinato del joven Padre José María y de un catequista. Un mes después nos llegó la noticia del asesinato, en su misma casa parroquial, del Padre Faustino Villanueva. Y seis meses después fue el turno del Padre Juan Alonso, que, en una asamblea de consulta convocada por el Obispo del Quiché, para ver si era posible empezar a volver, a acompañar a la gente en sus parroquias, se ofreció como voluntario, (para hacer una prueba) y al día siguiente lo mataron a él también. Aquel domingo había logrado celebrar dos eucaristías y se desplazaba en su motor, para celebrar en una tercera comunidad, cuando lo desmontaron de su motor, lo torturaron y lo mataron.

     

    En el Quiché también encontré y saludé a algunos de los catequistas, esos, que son, por vocación, discípulos misioneros. El Vaticano II nos enriqueció con el reconocimiento oficial del laicado cristiano en la vida de la Iglesia y el mundo, y así era en el Quiché. Los misioneros y los catequistas iban de la mano. El futuro de la Iglesia también está en el laicado.

     

    En la congregación MSC la misión es compartida. Nos enriquecemos mutuamente, religiosos y laicos. Esta beatificación en el Quiché contiene todo un símbolo: no existimos separados, ¡sino juntos! Es una misión compartida, en familia. ¡Ojalá así sea!, como dice nuestra consigna: “en todas partes”.

     

    Les presento diez testigos de la Fe de la diócesis de Quiché, Guatemala, en Centro América. Misioneros del Sagrado Corazón y Laicos MSC, unidos en una autentica misión compartida: siete laicos y tres religiosos MSC. ¡Demos gracias a Dios en tiempo de PASCUA! ¿Quiénes son esos tres religiosos MSC y esos siete laicos catequistas?

     




    José María Gran (1945-1980)

    El 6 de junio de 1980 fue asesinado el Padre José María Gran, Misionero del Sagrado Corazón. El Padre José María trabajaba en el departamento de Santa Cruz del Quiché. A la hora de su muerte era vicario de la Parroquia del Chajul.

     

    El padre José María Gran nació en Barcelona, España, el 27 de abril de 1945. Fue Ordenado sacerdote el 9 de junio de 1972. Desde entonces trabajaba en Guatemala. La causa de su muerte, así como el caso de otros sacerdotes, se debe a su compromiso con los oprimidos.

     

    Faustino Villanueva: (1931-1980)

    Después de una vida entregada a los indígenas del Quiché, una noche dos hombres llegaron a la casa parroquial y pidieron hablar con él, y él, servicial como de costumbre, los atendió. Entró con uno de ellos a su despacho y a los pocos minutos se escuchó un disparo.

     

    El disparo le destrozó la cara. Era el 10 de julio de 1980.

     

    Juan Alonso: (1933- 1981)

    Seis meses después del asesinato del Padre Faustino, el Obispo del Quiché convocó al clero para que ver qué se podía hacer. Consultó al clero sobre la posibilidad de tratar de volver a algunas de las parroquias, como prueba. Y el que se ofreció como voluntario, fue el Padre Juan Alonso, que días antes había dicho tomando el crucifijo en sus manos, que siempre llevaba colgado en el pecho: “yo por este me hice sacerdote y si por este he de morir, aquí estoy”.

     

    El Padre Juan Alonso fue el escogido, cogió su motor y se fue a su parroquia. Allí celebró la misa y luego salió para celebrar otra en otro pueblo vecino. Ahí lo esperaban, lo secuestraron, lo torturaron y le dispararon tres tiros en la cabeza. Dice el libro de las Reglas de los MSC en el número 12: “Confiando en la gracia de Dios, estaremos dispuestos a dar, si es preciso, nuestra vida por ellos”. Sucedió el 15 de febrero de 1981, tenía 49 años.

     

     

    Reyes Hernández:

    Fue asesinado en la noche del 21 de noviembre de 1980, en el patio de su casa. Así entregó su vida un campesino indígena, que por su fe cristiana permaneció fiel y al servicio de la comunidad.

     

    Rosalio Benito:

    Este siervo de Dios goza de una veneración especial en su comunidad. Ese anciano torturado y asesinado por el ejército, fue uno de los primeros de los que lucharon en el movimiento apostólico laical en el mundo indígena, desde el año 1940. Tenía cerca de 80 años al morir el 22 de julio de 1982. Fue uno de los impulsores más decididos del servicio a la comunidad en el que gozaba del respeto, del cariño y de la admiración de todos.

     

    Se preocupó por las familias preparándolas para el matrimonio y a los niños para la primera comunión. Junto a la comunidad, construyó una capilla, una escuela. Rosalio era una gente buena, un hombre formal al servicio de la comunidad, a la que sirvió sin descanso y en la que sembró la palabra de Dios por valles y montañas.

     

    Fue cruelmente masacrado junto a otros el 22 de julio de 1982. Fue torturado, amarrado a un palo. Después de su muerte lo fueron a tirar a un pozo de agua que estaba cerca del lugar donde lo masacraron.

     

    Domingo Del Barrio:

     29 años, padre de 3 hijos y esposo de la señora María Asicona, murió el 4 de junio de 1980. Fue el catequista, el compañero en la misión del Padre José María Gran. Le dijo a su esposa cuando salió por última vez en misión con el Padre José María: “cuídate y cuida mucho de mis hijos, porque solo Dios sabe si voy a regresar”. Y no regresó, murió con el Padre José María el 4 de junio de 1980.

     

    El día 3 de junio de 1980, Domingo y el Padre José María salieron a celebrar la misa y bendecir un matrimonio. Antes de salir, el padre José María pidió a Domingo que se quedara porque tenía familia y no quería que le pasara algo. Domingo contestó con firmeza: “Vamos, Padre, no quiero separarme de usted, si nos pasa algo no quiero separarme de usted”.

     

    Juan Barrera:

    Nació en 1967 y murió en 1980, con apenas 12 años. Era un niño y desde tierna edad iba a la iglesia y a la escuela, por las tardes ayudaba a sus padres e iba con ellos a los rezos. Era curioso y le gustaba aprender, era inteligente y colaboraba en su comunidad en cuanto a la formación cristiana. Con tan pocos años, el lunes de cada semana participaba en el Catecismo y el viernes dirigía el rezo del Santo Rosario en la capilla. Actuaba “como la gente grande” decían los demás.

     

    Al adolescente Juan, los esbirros se lo llevaron a un lugar cerca de un riachuelo y allí empezaron a torturarlo sin piedad, le rasparon y le arrancaron la piel de la planta de los pies.

     

    Miguel Tiu Imul:

    Procreó una familia numerosa. Nació en el año 1941 y murió el 31 de octubre de 1991. Aquella tarde fue a ver su conuco, donde estaban tres de sus hijos cuidándolo. Al salir de su casa le dispararon por la espalda el 31 de octubre de 1991. Tenía 50 años.

     

    El decreto de su beatificación se basa en la certeza de su martirio cristiano: “Felices los perseguidos, porque de ellos es el reino de los cielos”. (Mt. 5, 10).

     

    Tomás Ramírez:

    Tres meses después del asesinato del Padre José María y su catequista Domingo, fue asesinado en el patio de la casa curial. El catequista Tomás Ramírez, era también sacristán de la parroquia.

     

    Nicolás Castro:

    Esposo de María Hernández, murió el 29 de septiembre de 1980 a los 35 años. Fue catequista, ministro de la comunión y promotor de la salud y de una cooperativa en la comunidad. Nicolás murió en el caserío de los plátanos, en Uspantan. Estaba dentro de la casa cuando entraron los asesinos, lo sacaron y lo empujaron hacia afuera y ahí lo balearon.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares