• Noticias

    lunes, 19 de abril de 2021

    "La sociedad olvida a los pobres": Entrevista con el P. Emerson


    Entrevista | Redacción Amigo del Hogar





    P. Emerson: “En esta sociedad líquida, 

    se olvida mucho a los pobres”

     

    El P. Emerson de León MSC, dominicano con vasta experiencia misionera ha regresado a Issoudun, Francia, donde sirve como Párroco y colabora en la Basílica Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, desde hace 3 años y medio.  Está en la cuna de la fundación de los MSC. Conversamos con él de diferentes tópicos. Esta es la segunda y última entrega de la entrevista.

     

    ADH: En occidente hay crisis vocacional: ¿Eres optimista o pesimista? ¿Cómo ves el futuro vocacional?

    Emerson: Yo trato de ser lo más realista posible. Ni optimista ni pesimista, ni demasiado de una u otra; pero sí trato de ser lo más objetivo posible, pero no desde fuera, y en la actualidad se sabe que hay, como diría, una disminución del celo vocacional, pero no en todas las culturas. No es lo mismo en Asia, donde actualmente florecen las vocaciones, sobre todo en Indonesia, Filipinas o en la India hay como un despertar misionero, me refiero a nosotros, los MSC.



    6 jóvenes MSC ordenados en abril, en la Catedral de Manado, Indonesia



    Sin embargo, no es lo mismo en Europa, donde nosotros prácticamente no tenemos vocaciones, en países como Francia en este momento no tenemos ni una sola vocación. En Francia para hablar del país donde estoy o en América del Norte, especialmente en Canadá donde no tenemos prácticamente vocaciones y aquí ha mermado bastante, ha disminuido; pero se requiere hacer un esfuerzo, no sólo nosotros los MSC, sino toda la Iglesia, hacer un esfuerzo a nivel vocacional y en esto es muy importante también a nivel vocacional el testimonio de vida, la manera de vivir, el acercamiento a los jóvenes. Ellos tienen otra manera de ser, otra visión de la vida y tenemos que esforzarnos por acercarnos a ellos. Pero la realidad es esa, la realidad es que las vocaciones sobre todo en occidente han disminuido.


    ¿Cómo percibes el servicio eclesial del papa, con sus apoyos y resistencias? ¿Qué ves de avance, de ser Iglesia para nuestro tiempo?

    Sin lugar a dudas el Papa Francisco es un testimonio viviente de fe, de confianza, yo diría de avance, también de apertura, sin lugar a dudas me parece que no es lo mismo esta visión del Papa y la visión de la Iglesia general. La Iglesia sí tiene que dar pasos, hay que dar muchos pasos para poder responder a la realidad que estamos viviendo y hay que aprovechar todos los medios, todos los medios posibles; y hay algo que me inquieta mucho sobre todo en nuestros países, en los países del Tercer mundo, concretamente en nosotros, República Dominicana y es el desafío de los pobres: los pobres están ahí y nosotros como Iglesia no podemos darles la espalda a los ellos. Hay que ir hacia los pobres, acercarnos a los pobres, me inquieta que se estén abandonando las periferias, digamos concretamente nosotros los MSC.





    Eso me inquieta mucho porque hay que volver a los pobres y ese es el testimonio más grande que podemos nosotros dar a la sociedad actual, la cercanía con los pobres en medio de una sociedad individualista, en medio de una sociedad donde el confort ocupa prácticamente el primer lugar, la vida fácil. Hoy se habla mucho de una Iglesia y de una sociedad líquida, entonces en esta sociedad líquida se olvida mucho, pero mucho a los pobres. Ese testimonio hacia los pobres, me parece, es muy importante y tenemos que hacer un esfuerzo para vivirlo, no es un asunto tanto de discurso, es un asunto de vivir la cercanía con el pobre y hacia el pobre.

     

    Tú hablaste de la misión con los pobres, que eso es siempre fundamental. ¿Qué aspectos tú crees que debemos cultivar los misioneros hacia adentro para ser testigos de la misión?

    Un elemento muy importante que yo he aprendido en mi recorrido por diferentes países es que no todo tiene que ser parroquia, hay muchas cosas que se pueden realizar a ese nivel de trabajo con los pobres, con la gente de la calle e incluso con los migrantes haitianos; aquí que tenemos tantos compañeros haitianos actualmente. Muchas cosas se pueden hacer fuera de las parroquias, entonces yo creo que las Congregaciones religiosas tenemos que mirar mucho hacia ahí, replantearnos nuestros carismas, quizás una de las cosas que afecte más a las vocaciones hoy día es porque queremos aplicar muchas veces, no siempre el carisma de hace un siglo a la realidad actual y el carisma de cada congregación hay que readaptarlo a las situaciones actuales. Replantearnos nuestro carisma, vuelvo y repito no todo tiene que ser parroquia y sacramentos, tenemos que ver mucho más allá cuáles son las necesidades hoy día a nivel del pobre, dónde están situados los pobres, qué podemos hacer con ellos, por ellos y con ellos. Entonces a ese nivel yo creo que nosotros los misioneros tenemos un gran desafío por delante.



     

    Hablemos del pluralismo religioso, tú estuviste en África. ¿cómo tú has sentido a través del tiempo la apertura al pluralismo religioso y el diálogo que se quiere -con respeto y cariño mutuo incluso?

    Para empezar, en la parroquia donde yo estoy, la parroquia San Vicente en Issoudun no tenemos una comisión de diálogo interreligioso, especialmente diálogo con los musulmanes, con el Islam. Tenemos encuentros, de vez en cuando me he encontrado con el imán de Issoudun. El obispo cada año hace un encuentro con los diferentes imanes de las diócesis, entonces tenemos una comisión y en esa comisión yo participo, son muy ricos esos encuentros. En Burkina Faso dialogábamos con el islam, con los musulmanes y el diálogo con animistas, dígase “animistas” entre comillas. Es el diálogo con las religiones tradicionales, me parece muy rico porque uno aprende del otro y uno aprende a descubrir también que no poseemos la única verdad, que el otro también tiene su verdad y que podemos enriquecernos mutuamente en la manera de vivir la fe en otra religión y la manera de vivir la fe en el cristianismo, en el catolicismo. Las reconocemos como experiencias diferentes pero en definitiva, es un solo Dios verdadero. Dios es el objetivo. Es el mismo en todas las religiones, el objetivo final es el encuentro con el Dios Creador, entonces en ese sentido yo creo que también he sido enriquecido mucho, muchísimo, y he aprendido muchas cosas.

     

    Ya mencionaste Issoudun, cuna de nuestra fundación MSC. ¿Cuál es tu servicio como párroco, como animador de la comunidad específicamente?

    Más que como párroco yo me veo como un coordinador, nosotros somos tres en la parroquia, yo que tengo el papel de animador, el servicio de párroco y dos compañeros que prestan el servicio de vicarios de la parroquia, nosotros formamos un lindo equipo los tres a pesar de que somos de tres países diferentes: uno es de la India y el otro de Camerún y yo dominicano, pero formamos equipo; además de nosotros tres, en la parroquia tenemos un consejo parroquial y tenemos un equipo de animación pastoral. El objetivo del equipo de animación pastoral es justamente colaborar con la misión del párroco, entonces nosotros hacemos digamos, una pastoral colegial donde cada uno es responsable de un área pastoral. Cada cual tiene su punto de vista, tratamos de respetar al máximo los puntos de vista de cada compañero y después hacemos un discernimiento, en esta parroquia hacemos mucho discernimiento, a veces podemos pasar una noche entera en ese proceso. Una vez año lo hacemos en cuanto comunidad MSC. Discernimiento de nuestros proyectos, nuestros planes, nuestras ideas, entonces me veo así, me veo en definitiva un poco más que como párroco, de hecho el párroco no es más que un servidor, me veo más bien como un coordinador de ese equipo.

     

    Sabes nuestras dificultades regionales y la realidad mundial, en tiempos de pandemia. ¿Qué mensaje nos darías para animar este año 2021, de alguna manera incierto?

    Me parece muy importante el testimonio. Nosotros -no sólo los misioneros- pensamos en todos los feligreses-, dar testimonio de nuestra fe, la sociedad hoy día exige el testimonio; tratemos de vivir la humildad, la sinceridad y sobre todo en esta época de pandemia, vivamos la fraternidad y la fraternidad hay muchas maneras de vivirla a través del teléfono, a través del internet, mensajes que nos podemos comunicar. Hay muchísimas maneras, vivamos la fraternidad, es lo más importante para mí.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares