• Noticias

    miércoles, 12 de mayo de 2021

    Alabanza a Dios desde el Corazón de la Creación


    Espiritualidad del Corazón | P. Hans Kwakman, Cor Novum





    La Alabanza a Dios desde el Corazón de la Creación

     

    No solo el libro del Génesis, sino también otros libros de la Biblia nos enseñan a cuidar la naturaleza y en particular a los animales, dice el Papa. El descanso sabático, afirma, se aplica no solo a los seres humanos, sino también a los animales que trabajan para nosotros (Éxodo 23:12). Respecto a la naturaleza, el Papa subraya que la Biblia rechaza la propiedad absoluta de la tierra: "La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra es mía, y vosotros sois forasteros alojados en mi tierra” (Levítico 25:23) (LS 67).

     

    Varios salmos nos invitan tanto a los seres humanos como a otras criaturas a alabar al Señor. “¡Alabadle, sol y luna, alabadle, todas las estrellas brillantes! Alabadle, los más altos cielos, y vosotras, aguas sobre los cielos. Alaben el nombre del Señor, porque El lo ordenó y fueron creados” (Sal 148: 3-5). (LS 72).

     

    Desde el primer momento de la Creación, toda la naturaleza viviente y no viviente alaba al Creador simplemente por estar allí. No es necesario ningún ser humano para esto. Todas las criaturas alaban a Dios a su manera, existiendo, sean o no útiles para los humanos. El cántico de los Tres Jóvenes es un himno de alabanza a toda la Creación: "Todas las criaturas, alabad al Señor" (Daniel, Deuteronomio).

     

    El Papa cita las palabras del Catecismo, que dice: "Cada una de las diversas criaturas, queridas por Dios en su propio ser, refleja a su manera un rayo de la infinita sabiduría y bondad de Dios. Por tanto, el ser humano debe respetar la bondad propia de cada criatura, para evitar un mal uso de las cosas” (LS 69).

     

    El Papa se refiere a San Francisco de Asís, que nos recuerda leer la naturaleza como un libro hermoso, en el que Dios nos habla y nos muestra su belleza y bondad (LS 12): “Cuando podemos ver a Dios reflejado en todo lo que existe, nuestro corazón se conmueve para alabar a Dios por todas sus criaturas y adorarle en unión con ellas. Este sentimiento encuentra magnífica expresión en el himno de San Francisco de Asís: “Alabado seas, mi Señor, con todas tus criaturas” (LS 87).


    REFLEXIÓN

     

    "¡Qué maravilloso es este mundo material!

    Qué perfecta unidad

    en esta indescriptible variedad.

    ¡Ningún ser aislado!

    Al contrario,

    en todas partes unión de fuerzas,

    una combinación de influencias;

    cada elemento es útil para el todo,

    y el conjunto es útil para cada elemento.

     

    Es una inmensa red

    cuyos enlaces se mantienen unidos

    y convergen en un punto central:

    el ser humano…

     

    Un ser humano no es solo un mineral que florece,

    un arbusto que siente,

    un animal que razona.

    Un ser humano es un mineral, un árbol, un animal

    que reza, que adora, que da gracias.

    En nosotros, la materia se vuelve religiosa”.

     

    Jules Chevalier MSC,

    Le Sacré Coeur de Jésus 1900, p. 62.

    Traducción al inglés de Dennis Murphy MSC.


    Foto: vincent-van-zalinge-_d0zgyMmYT8-unsplash



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares