• Noticias

    martes, 25 de mayo de 2021

    La "juventud" de Jesús en Nazaret


    Evangelios | Giuseppe De Rosa



     

    Los años «oscuros» de Jesús en Nazaret
    La "juventud" de Jesús

     

    Jesús pasó los años de su adolescencia y juventud en Nazaret, donde, viviendo el clima espiritual del «judaísmo del segundo Templo», que era el clima religioso no solo de Judea sino también de Galilea, llegó a ser espiritualmente «hebreo». ¿Pero qué podemos decir sobre estos largos años de Jesús pasados en Nazaret? Aparte del episodio en que se «pierde» en el Templo, narrado por Lucas (2,41-50), los Evangelios han callado al respecto. Solo Lucas dice que, después de regresar de Jerusalén a Nazaret, Jesús «progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres» (Lc 2,52), es decir, Jesús avanzaba cada vez más en el crecimiento de su «sabiduría» interior, de la que había dado pruebas al responder tanto a los doctores como a sus padres en el Templo. Como Samuel, este «crecía siendo apreciado por Dios y por los hombres» (1 Sm 2,26). Crecía, luego, en edad y en la bondad de sus compatriotas. Por ello, sobre los años que Jesús transcurrió en Nazaret, solo se puede saber algo recurriendo a lo que habitualmente ocurría en un pueblo de Galilea en los primeros 30 años del siglo y a lo que se puede recabar de los Evangelios canónicos.



    Nazaret

    En tiempos de Jesús, Nazaret – (o Nazará [Lc 4,16]) – era un modesto pueblo rural de la baja Galilea, sin ninguna importancia ni política ni religiosa, al punto de que Nazaret no se menciona ni en el Antiguo Testamento, ni en los primeros escritos rabínicos. Contaba probablemente entre 1.600 y 2.000 habitantes y tenía una sinagoga, que no era necesariamente una construcción en piedra, destinada al culto sinagogal, sino que también podía ser una sala amplia situada en alguna casa de grandes dimensiones. Se ubicaba al norte de la llanura de Esdrelón, a 390 metros sobre el nivel del mar, estaba a 25 km del lago de Genesaret y unos 35 km del mar Mediterráneo. No era un pueblo aislado, porque se encontraba a pocos kilómetros de la ciudad de Séforis, capital administrativa del distrito, mandada construir por el tetrarca Herodes Antipas, al sur del camino principal que conducía de Tiberíades (en el lago de Genesaret) a Tolemaida (en el Mediterráneo). La mayor parte de las casas del pueblo estaban constituidas por pequeñas habitaciones construidas alrededor de un patio central.

     

    Fue en este modesto pueblo rural que Jesús vivió su adolescencia y juventud, desarrollándose física y psicológicamente como un adolescente y joven normal.

     

    La familia de Jesús

    El nombre que llevaba Jesús – YŁšû, forma abreviada de YŁšûa‘, abreviatura a su vez del nombre de Josué, hijo de Nun, Yehôšua‘, sucesor de Moisés en la guía del pueblo de Israel a la conquista de la Tierra prometida – era muy popular en el mundo hebreo, y continuó siéndolo hasta el inicio del siglo II después de Cristo, cuando la veneración cristiana al nombre de Jesús indujo a los hebreos a dejar de dar el nombre de YŁšû o de Yehôšua‘ a sus hijos.

     

    Los antiguos nombres hebreos eran generalmente abreviaturas de una frase que se refería a Dios: es decir, eran nombres «teofóricos». Así, Yehôšua‘ (Josué) significaba originalmente «YHWH ayuda» o «Pueda YHWH ayudar»; y el nombre de Jesús, YŁšû, significa «YHWH salva» o «Salvación de Dios (YHWH)». Este carácter «teofórico» del nombre de Jesús deja de advertirse en el griego IŁsous y en el latín Iesus o Jesu, y en el español.

     

    Los Evangelios hablan de una «familia» de Jesús: hablan, en efecto, de su padre «putativo» (hôs enomizeto) (Lc 3,23), José; de su madre, María; de cuatro hermanos (Santiago, José [o Joses], Judas y Simón: Mc 6,3; Mt 13,55); y de dos hermanas (ibid)[. ¿De qué «familia» se trataba? Los exégetas en este punto están muy divididos. Buena parte de ellos, por motivos lingüísticos, considera más probable la hipótesis que plantea que se trataba de verdaderos hermanos y hermanas que María habría tenido con José después de Jesús: esto cuestionaría la virginitas post partum de María, presente en particular en la expresión «María, siempre virgen» (aei parthenos)[2]. La perpetua virginidad de María, sostenida desde siempre con certeza por la Iglesia, puede fácilmente conciliarse con los resultados de la investigación histórica, suponiendo que, después de la muerte de José, María pasó junto a Jesús a formar parte de una familia de parientes cercanos, y que en ella Jesús creció con los otros hijos de la familia, convirtiéndose estos últimos en sus hermanos y hermanas en base a esta comunidad.


    https://www.laciviltacattolica.es/2021/05/19/los-anos-oscuros-de-jesus-en-nazaret/


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares