• Noticias

    sábado, 17 de julio de 2021

    Vida Consagrada y Sinodalidad


    Vida Consagrada | Hno. Pedro Acevedo, La Salle



    Vida Consagrada y Sinodalidad
    Algunas reflexiones motivadoras – I

     

    En los artículos anteriores, hemos tratado de situar la Vida Consagrada de cara a la situación que estamos viviendo a partir de marzo del año 2020, es decir, que estamos transitando por los caminos y consecuencias de esta pandemia que nos sigue golpeando y que por momentos desaparece, pero también surgen rebrotes por aquí y por allá, tanto en nuestro país, como en diferentes partes del mundo. Hoy, la iglesia, en la persona del Papa Francisco, nos habla de la experiencia de la Sinodalidad y no solamente nos habla, sino que nos invita a caminar y entender el proyecto eclesial a partir de esta visión y manera de entendernos en nuestro compromiso como Vida Consagrada, por lo cual dedicaremos algunas reflexiones en estos próximos meses que nos ayuden a entender su significado y a los desafíos que ella nos invita.

     

    ¿Cómo podemos entender la Sinodalidad? Partamos del comentario de la Comisión Teológica Internacional. “El camino de la Sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”: este es el compromiso programático propuesto por el papa Francisco en la conmemoración del quincuagésimo aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos por parte del Beato Pablo VI. En efecto, la Sinodalidad – ha subrayado – “es dimensión constitutiva de la Iglesia”, de modo que “lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está todo contenido en la palabra ‘Sínodo’” (1) y esa palabra, se constituye para nosotros y nosotras, en un horizonte, en una manera de entendernos dentro de la iglesia, pero también en un estilo de actuar en nuestra misión y en nuestra consagración.

     

    La palabra Sínodo, es una palabra que forma parte de la tradición de la iglesia y ella nos invita a recorrer como Pueblo de Dios y como Vida Consagrada dentro de este mismo Pueblo de Dios, un camino que hemos de recorrerlo juntos y de manera compartida, de aquí la invitación del papa Francisco, cuando nos dice que la Sinodalidad  “nos ofrece el marco interpretativo más adecuado para comprender el mismo ministerio jerárquico” y que, sobre la base de la doctrina del sensus fidei fidelium, todos los miembros de la Iglesia son sujetos activos de la evangelización. Se sigue de esto que la puesta en acción de una Iglesia sinodal es el presupuesto indispensable para un nuevo impulso misionero que involucre a todo el Pueblo de Dios.” (2) .

     

    Para la Vida Consagrada, la iglesia sinodal es el elemento indispensable, con el cual ella debe de entenderse y tener en cuenta los aspectos necesarios para su caminar. Veamos algunos de ellos. Primeramente, tenemos que entender nuestra vocación de consagrados y consagradas dentro del Pueblo de Dios y ella es una manera de servir y de testimoniar el amor de Dios hacia la humanidad a partir de un carisma determinado. Nuestra vocación tiene que reflejar esta dimensión comunitaria, participativa y corresponsable No somos grupos cerrados y aislados dentro del Pueblo de Dios, porque corremos el riesgo de convertirnos en sectas y es probable que en muchos grupos religiosos se dé esta tendencia, por la manera tan cerrada en que vivimos y desarrollamos nuestra misión.

     

    Nuestra vocación, es eminentemente eclesial y no podemos entendernos sin esta referencia y sin esta vivencia al interior de ella. La misión es para la iglesia y para el mundo, para vivir de manera comunitaria los consejos evangélicos y transformar a la persona a partir de la fe y del sentido de la historia, que no es otra cosa que el encuentro y seguimiento de Jesús que ha de llevarnos al Padre. Tomar conciencia de esta dimensión de Pueblo de Dios, es tomar conciencia de nuestra Eclesialidad y en ese sentido, la Sinodalidad nos remite a la experiencia eclesial del Concilio Ecuménico del Vaticano II, que es la eclesiología de la comunión y a partir de la cual seguiremos caminando y transitando nuestra reflexión en el futuro.

     

    (1)    Comisión Teológica Internacional “La Sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia”. Artículo No.1 - Ciudad del Vaticano, 2 de marzo de 2018

    (2)    Ídem. Articulo No. 9


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares