• Noticias

    lunes, 5 de julio de 2021

    “Yo soy el pan de vida”


    Sacramentos | P. Israel Cruz

     



    “Yo soy el pan de vida”
    (Jn 6,35-47; 48-59)

     

    El texto del Evangelista San Juan al cual hacemos referencia sobre el Yo soy el pan de vida pronunciado por Jesús, contiene una misma unidad marcada por dos sentidos o interpretaciones. La primera referencia Jn 6,35-47. Cristo se presenta como el “Pan de vida” que ha de asimilárselo o incorporárselo por la fe. El segundo texto Jn 6,48-59. Jesucristo se presenta como el “Pan de vida” que ha de ser recibido eucarísticamente.

     

    Cristo comienza proclamándose “Pan de vida”. Conforme a otros pasajes de Jn, es el pan que confiere y nutre la vida. (Jn 6,50.51.53-58)

     

    Cuando relacionamos el creer en Cristo como necesidad de entregarse a Él, de acuerdo a lo manifestado en el AT por los profetas, en un plano mesiánico sería la evocación del banquete de la Sabiduría (Prov 9,5; Is 55,1.2). La Sabiduría invita a los hombres a venir a ella, a incorporarse a su vida. Así Cristo se presenta aquí evocando la Sabiduría. Es Cristo la eterna Sabiduría (Jn 1,3.4.5), a la que hay que venir, incorporarse y vivir de Él (Jn 15,5; 7,37.38).

     

    Por eso, «el que está creyendo» en Él en un presente actual y habitual, éste está unido a Cristo, Sabiduría y Vida, por lo que, nutriéndose de El, no tendrá ni más hambre ni sed, de lo que es verdadera hambre y sed del espíritu (Is 5,49.10; 55,1-3; Prov 9,5).

     

    El pensamiento que aquí se destaca es que la gracia de la fe, por la que se llega a Cristo, Vía y Vida, «aparece como la ejecución misericordiosa y gratuita de un designio providencial, de una gracia proveniente y gratuita».

     

    Este segundo discurso de Cristo sobre el «Pan de vida», con el que se identifica, es evidentemente eucarístico. Es el Verbo que tomó carne, y al tomarla, es pan «vivo». Porque es la carne del Verbo, en quien, en el «principio», ya «estaba la vida» (Jn 1,4) que va a comunicar a los hombres.

     

    Este «pan» es, dice Cristo, «mi carne», pero dada en favor y «en provecho (hypér) de la vida del mundo». Este pasaje es, doctrinalmente, muy importante. El pan que Cristo «dará» es la Eucaristía. Y ésta, para Jn, es el pan que contiene la «carne» de Cristo.

     

    La enseñanza que aquí se expone es: 1) la necesidad de comer y beber la carne y sangre de Cristo; 2) porque sin ello no se tiene la «vida eterna» como una realidad que ya está en el alma (Jn 4,14.23), y que sitúa ya al alma en la «vida eterna»; 3) y como consecuencia de la posesión de la «vida eterna», que esta comida y bebida confieren, se enseña el valor escatológico de este alimento, pues exigido por él, por la «vida eterna» por él conferida, Cristo, a los que así hayan sido nutridos, los resucitará en el cuerpo «en el último día».

     

    Como verdadera comida y bebida que son la carne y la sangre eucarísticas de Cristo, producen en el alma los efectos espirituales del alimento.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares