• Noticias

    Crisis de Deuda en EEUU

    Crisis de deuda en Estados Unidos causa turbulencia mundial.    Crisis de deuda EEUU causa turbulencia mundial   “Los préstamos en épocas de peligro público, especialmente en tiempos de una guerra externa, son un recurso indispensable”. Alexander Hamilton, primer informe al Congreso de EEUU como secretario del Tesoro, 9 de enero de 1790.   El presidente Barack Obama advirtió que Estados Unidos se arriesgaba a contraer una profunda crisis económica si republicanos y demócratas no alcanzaban un acuerdo para aumentar el tope de la deuda antes del 2 de agosto. El mandatario se dirigió a la nación desde la Casa Blanca el 24 de julio para hablar sobre las estancadas negociaciones entre el Ejecutivo y los líderes del Congreso. Advirtió que si el país caía en mora no habría dinero para pagar la seguridad social, los beneficios de los veteranos ni los contratos firmados con miles de empresas. La última semana de julio, mientras el Congreso permanecía estancado en resolver el problema del tope de la deuda y los informes mostraban al sector industrial en franco declive, los mercados de acciones se retiraban a terreno negativo. CNNMoney informaba el 28 de julio que los “pesos pesados” del sector manufacturero, como 3M, United Technologies, General Electric y Caterpillar perdieron puntos durante cuatro días seguidos en el índice Dow Jones industrial. En el área tecnológica, el índice Nasdaq fue arrastrado a la baja por el declive de los grandes como Cisco y Research in Motion. Desde Bogotá las agencias informaron que “La mayoría de las bolsas latinoamericanas cerró hoy a la baja en línea con Wall Street”, recopilando datos al cierre de las bolsas de Sao Paulo, México, Montevideo, Bogotá, Santiago, Lima y Buenos Aires, entre otras. EE.UU. nació endeudado La deuda de Estados Unidos se origina en la época anterior a su independencia ya que el país tenía una deuda externa, con Europa, durante el curso de la Revolución Americana (como se denomina a la guerra de independencia). También hubo acreedores internos. Al Ejército Continental no se le había pagado y los oficiales con bienes propios habían gastado sus fortunas en equipamiento y suministros para sus unidades de combate. Estados Unidos ha aumentado el tope de la deuda nacional muchas veces desde mediados de los años ‘70 a fin de facilitar los drásticos crecimientos del gasto militar y las ventajas fiscales para los ricos y las corporaciones de Wall Street. Se proyecta que este mes la deuda alcance 15.47 millones de millones de dólares (billones), o sea, que superará el producto interno bruto. ¿Pugna real o teatro? Si se observan los proyectos de reducción de gastos demócrata y republicano presentados antes del acuerdo del 1º de agosto, cabría preguntarse, ¿Por qué pelean? Ambos tenían el mismo objetivo: recortar drásticamente los gastos sociales no militares. Al comienzo de las negociaciones los republicanos trataron de hacer depender el tope de la deuda de severos recortes en los gastos sociales. El presidente Obama respondió proponiendo recortes aún mayores; incluso planteó que se discutieran recortes en la Seguridad Social. El tranque se produjo porque los republicanos se “quillaron” al considerar que Obama les ocupaba su espacio tradicional en el escenario político, la centroderecha. Por tanto, hay quienes estiman que todo el debate fue puro teatro, utilizado además para asustar al público estadounidense con el “cuco” de la cesación de pagos. Obama llegó al extremo de retirarse indignado de una reunión con los dirigentes republicanos el 13 de julio cuando se rompió la discusión por el aumento del tope de la deuda. Hubo quienes se preguntaron ¿Por qué el presidente, tan imperturbable usualmente, ha estado tan inusualmente nervioso durante estas negociaciones? Se especula que Obama con quienes estaba incómodo era con los integrantes del Tea Party dentro del Partido Republicano, que le desmantelaron su estrategia de ocultar los recortes sociales. Deuda tiene repercusiones globales El dólar, más que una moneda, es el instrumento oficial de cambio, reserva y transacciones de la economía internacional. Más de 70% de las reservas mundiales están en dólares, frente a 25% en euros. El dólar está involucrado en 86% de los US$3.2 billones de transacciones diarias de divisas en el mundo. China posee bonos del Tesoro estadunidense por un billón 160,000 millones de dólares; Japón por 900,000 millones; el Reino Unido por 345,000 millones y Brasil por 210,000 millones. Si la divisa estadounidense colapsara, colapsarían EEUU, la Unión Europea y China, que juntos suman más de la mitad de la economía mundial. El desempleo en los mismos Estados Unidos es muy elevado (20 millones) y los salarios se encuentran deprimidos, lo cual genera tensiones internas, de hecho, es la principal preocupación de los ciudadanos. Por eso luce absurdo que EEUU trate de resolver su déficit fiscal en medio de una recesión. La Ley de Control Presupuestario de 2011, en cambio, dispone recortes drásticos. La crisis crediticia persiste Poco antes de que se anunciara el acuerdo sobre la deuda, el destacado economista y Premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, escribió en el New York Times, en un artículo titulado “El presidente Obama se rinde”, que el trato “Dañará una economía que ya está deprimida; probablemente empeorará, no mejorará, el problema del déficit de EE.UU. a largo plazo… Lo peor que se puede hacer en estas circunstancias es reducir los gastos del gobierno, ya que eso deprimirá aún más la economía”. Después de anunciado el trato, Krugman declaró en un artículo en El País, que la extrema derecha se había impuesto sobre el presidente Obama y sobre el país. La exportación e importación de equipos de computación y sistemas informáticos que mueven el mundo, se realizan principalmente en dólares, y un derrumbe de esa moneda produciría un colapso mundial de los sistemas financieros y económicos productivos, administrativos, informáticos y de comunicaciones a escala mundial. De ahí que tras la agencia de calificación Standard and Poor’s reducir la calificación de la deuda de Estados Unidos se produjera un “lunes negro” el 8 de agosto con la caída de todos los mercados de valores del mundo. Todos pagaremos. Pagamos la caída de los bancos dominicanos en 2005 cuando nuestro Gobierno decidió alegremente convertir esa deuda privada fraudulenta en pública. Pagamos, junto con el resto del mundo, el descarado rescate de los bancos estadounidenses y europeos que habían sucumbido como resultado de fraudes. Y ahora pagaremos las repercusiones globales de los recortes de gastos adoptados por la cúpula gobernante de los Estados Unidos. Actualidad mundial / Ramón Arturo Guerrero

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...