• Noticias

    No al racismo, a la xenofobia y a la intolerancia

    Solidaridad | Redaccion.
    No al racismo, a la xenofobia y a la intolerancia: una sola raza humana
      

    "Evocamos el recuerdo de Sharpeville como símbolo del terrible fruto de la discriminación racial y rendimos homenaje a quienes perdieron la vida en aquella masacre. Al mismo tiempo, recordamos que el Presidente Mandela inmortalizó el legado de Sharpeville con su resolución irrenunciable de proteger la dignidad y los derechos de todo el mundo".
    “Hemos de tener la evidencia de que la humanidad es una y el mundo, uno; de que las xenofobias poseen causas económicas más que raciales: los ricos son bien recibidos en todas partes, los pobres, en ninguna, sea cual sea su piel... Vuestra misión es la contraria hoy: ver claro y actuar claro contra el racismo latente o exhibido; obrar con generosidad y solidaridad contra las discriminaciones, vengan de donde vengan. No estéis, de acuerdo con vosotros mismos mientras no consigáis vivir en una sociedad pluralista que respete a cada ser humano, cualesquiera que sea su color, su raza, su orientación sexual, su religión y su nacionalidad. Para tan ardua empresa se requiere un esfuerzo abierto, limpio y joven. Sed mejores que nosotros, Y QUE NAZCA LO NUEVO de una vez. Porque ese esfuerzo inaugurará de nuevo el mundo. Y valdrá, pues, la pena….” Estas palabras son un fragmento del libro "carta a los herederos", del escritor gaditano Antonio Gala, y publicado por Planeta hace ya más de una década.

    El deseo y la llamada de Gala a las nuevas generaciones ilustran muy bien la necesidad de luchar contra el racismo, la intolerancia y la xenofobia, en un mundo tan necesitado de solidaridad, justicia social y valores.

    Y así, el Secretario General de la ONU llamó el pasado viernes a todas las personas y particularmente a los líderes políticos, civiles y religiosos, a condenar los mensajes e ideas que se basen en el racismo, la superioridad racial o el odio, así como aquellos que inciten a la discriminación racial, la xenofobia y otras formas de intolerancia.

    En un mensaje con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, Ban Ki-moon manifestó que ese flagelo sigue constituyendo una peligrosa amenaza y pidió compromisos para hacerle frente mediante un diálogo, que se inspire en la capacidad individual de respetar, proteger y defender la rica diversidad de la familia humana.

    El ejemplo de Mandela
    El presidente de la ONU recordó que la conmemoración tiene lugar por primera vez desde el fallecimiento del ex-Presidente sudafricano Nelson Mandela y recordó su lucha contra el apartheid y su triunfo ejemplar sobre los poderes racistas que lo tuvieron encarcelado durante 27 años.

    Mandela, dice Ban en un mensaje por esta jornada, eligió Sharpeville para firmar la histórica Constitución sudafricana de 1996. En aquella ocasión, el Presidente Mandela dijo: «De los muchos Sharpevilles que jalonan nuestra historia ha surgido la determinación inquebrantable de consagrar el respeto a la vida, la libertad y el bienestar del ser humano como derechos que ningún poder tenga en su mano restringir».

    Hoy, evocamos el recuerdo de Sharpeville como símbolo del terrible fruto de la discriminación racial y rendimos homenaje a quienes perdieron la vida en aquella masacre. Al mismo tiempo, recordamos que el Presidente Mandela inmortalizó el legado de Sharpeville con su resolución irrenunciable de proteger la dignidad y los derechos de todo el mundo.

    La experiencia de Sudáfrica y su férrea defensa de la igualdad ante «los muchos Sharpevilles» que hay en su historia se pueden aplicar a cualquier parte del mundo, no solo como respuesta ante las expresiones de racismo organizado e institucional, sino también en cualquier lugar donde se presente este pernicioso problema, incluidas las relaciones interpersonales.

    La fecha conmemorativa fue celebrada en Naciones Unidas con una sesión solemne de la Asamblea General en la que se subrayó que la eliminación de ese flagelo constituye una prioridad para la ONU.

    El Vicesecretario General de la ONU, Jan Eliasson, afirmó que la responsabilidad para abordar el racismo es colectiva y principalmente de los Estados y recordó que manifestaciones de este tipo de intolerancia están aumentando en varias comunidades del mundo.

    “Estamos viendo con frecuencia ataques violentos, e incitación al odio contra personas por su origen étnico. Antes de que estos problemas exploten y se conviertan en conflictos abiertos, tenemos que estar alertas de esas señales de advertencia, de esas vibraciones en el terreno, es ahí cuando comienza el peligro, y hay que actuar en esa fase”, manifestó Eliasson.

    Cáritas apuesta por la convivencia
    Con motivo de esta celebración, Cáritas Española alertó sobre la persistencia entre nosotros, como un virus, de actitudes de rechazo al otro, al diferente". Día a día, señala un comunicado de la organización, estas conductas actúan destructivamente en nuestros barrios y comunidades, ocasionan sufrimiento en muchas personas y acentúan en numerosas ocasiones las situaciones de precariedad y vulnerabilidad social.

    Para Cáritas la jornada internacional contra el racismo es un día para mirar dentro de nosotros, de nuestra sociedad, de nuestras instituciones y de nuestra Iglesia "en qué medida aceptamos convivir con esta realidad de la intolerancia que se oculta bajo el disfraz de lo habitual y cotidiano, sin comprender que depende de todos y cada uno de nosotros responder al rechazo al diferente con la generosidad de la acogida".

    Esa es la dirección en la que, como red de acompañamiento y apoyo a las personas que llegan a vivir entre nosotros en busca de oportunidades, Cáritas quiere seguir avanzando. Para ello, necesitamos seguir apostando por la convivencia intercultural y no cejar en el empeño de construir espacios humanos acogedores, incluyentes, enriquecedores, libres de estereotipos y de prejuicios hacia los nuevos vecinos y vecinas.

    Como nos recuerda Francisco, “se trata de niños, mujeres y hombres que abandonan o son obligados a abandonar sus casas por muchas razones, que comparten el mismo deseo legítimo de conocer, de tener, pero, sobre todo de ser ´algo más´”.

    Llamada a los poderes públicos
    Cáritas la jornada es también un día para recordar que, según sean las políticas y las actuaciones de las Administraciones públicas, el racismo y la xenofobia se pueden “propagar” o se pueden “abordar”. "Y en estos momentos, observamos con preocupación un debilitamiento y dispersión de las actuaciones, apoyos, programas y proyectos que, desde los ámbitos locales, podrían movilizar los recursos y servicios necesarios para avanzar en la integración y la cohesión social".
    Además, opina Cáritas Española, mientras el marco legal de extranjería dificulta cada vez más que personas, familias y trabajadores --convecinos nuestros-- puedan ejercer plenamente sus derechos y convivir en condiciones equitativas y dignas, se amplifican de forma irresponsable mensajes que no hacen sino generar alarma social y fortalecer la idea de que el “extraño” o el “diferente” son, cuando menos, sospechosos.
    Para la organización católica con todo ello se están poniendo en juego una serie de derechos humanos, que o son de todos o, simplemente, no son tales derechos. En ese camino, resta mucho trecho que recorrer si realmente deseamos erradicar del interior de nuestras comunidades y de nuestros corazones el virus del racismo y la xenofobia.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...