• En la misión, ante todo, disponibilidad

    Desde las Misiones | Redacción ADH:  



    "En la misión, ante todo, disponibilidad"  

    Celebramos octubre misionero en una Iglesia que es misionera todo el año. Una misión que no es solo desplazamiento geográfico, que supone disponibilidad para ir allí donde el Señor nos envíe.

    Sor Yisell Castillo Pimentel, religiosa de las Hermanas Hijas de la Altagracia (HHA), aceptó la invitación que en discernimiento comunitario le propuso, ir a la Diócesis de Guantánamo, Cuba. Ella y dos hermanas de Congregación - Rosa de la Cruz y Deyanira Lugo- partieron entusiasmadas en noviembre de 2012, dispuestas a encarnar el espíritu misionero con su sí generoso.

    Como buenas hijas de La Altagracia, fueron animadas por el lema de su comunidad religiosa: "servir con alegría, al estilo de Jesús María". Aprovechamos la visita de Sor Yisell en sus vacaciones, para que nos cuente su experiencia.

    Sor Yisell, ¿dónde se encuentra y qué hace actualmente?
    Nuestra misión está en San Antonio del Sur, a dos horas de Santiago de Cuba, que pertenece a la Diócesis de Guantánamo-Baracoa. Específicamente en la parroquia san Antonio María Claret. Servimos en la pastoral de la parroquia, en todo lo que se necesite.

    ¿Cómo fue el inicio en esta misión?
    Al principio residimos en el obispado, casi un mes. Mientras formalizábamos la residencia. Fuimos conociendo un poco la diócesis, el trabajo que allí se realiza. Un tiempo especialmente para acercarnos, conocer la realidad, escuchar, compartir con los agentes de pastoral, visitar las familias... Recibimos así mucha orientación de la realidad y de la Iglesia.

    ¿Cuál fue el siguiente paso?
    Fuimos entonces a San Antonio del Sur. Comenzamos a conocer las áreas de trabajo pastoral de la parroquia, el modo como se trabaja allá, visitas a las familias, las casas de oración (pequeñas comunidades que se congregan, pues no hay capillas por todas partes como aquí), visitas a los enfermos (contamos con el servicio de Cáritas) a quienes se les da un pequeño aporte para sus necesidades.

    4. ¿Tienen un proyecto pastoral orgánico?
    En el marco del Plan pastoral de la diócesis, cada parroquia organiza su propia línea pastoral, que muchas veces tiene que simplificarse. San Antonio del Sur es relativamente nueva como parroquia y sigue el proceso de organizarse mejor. En septiembre se organiza la catequesis, se reúnen todos los coordinadores con el párroco y su vicario, ambos italianos con varias décadas de misión en Cuba.

    ¿Cómo es el ritmo pastoral allá? Hacemos visitas semanales a las casas de oración fuera del pueblo, que siguen un tema de formación semanal. El ritmo de vida es más lento, aseguramos que los temas sean profundizados antes de pasar a otro. Acompañamos para la preparación de la Eucaristía, creamos cancioneros. Ponemos acento en la modalidad de encuentros formativos con dinámicas, juegos, para que interpreten la fe con una pedagogía adecuada.

    ¿Se siente acogida en su nueva misión?
    Aunque la gente no tenía mucha experiencia con religiosas, nos acogieron muy bien. Se acercan, nos ayudan para entrar en la realidad del lugar. Los sentimos muy cercanos y eso ayudó mucho para adaptarnos y conocerlos. La gente se interesa, pregunta, y eso crea un diálogo en el cual los conocemos y ellos a nosotros.

    ¿Cuáles eran sus expectativas al asumir la misión?
    Nosotras, como comunidad religiosa, decidimos que lo importante es estar abiertas, disponibles, no complicarnos la vida; la disponibilidad por encima de cualquier dificultad. Es necesario entrar en la cultura, y tratar de insertarnos en esa realidad. Vivir como viven ellos, seguir su ritmo de crecimiento en la fe, su proceso de acogida. La vida de comunidad es estable, con dificultades que se superan. Es importante amar y disfrutar lo que hacemos, reconociendo el llamado del Señor, que nos da la gracia para seguir adelante, perseverar...

    ¿Comparten experiencias con otras comunidades?
    Compartimos misión con los claretianos y tenemos una relación cercana con los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC) que están en Guantánamo. Una amistad en la tarea misionera que nos une como una pequeña comunidad de misión, compartiendo la vida religiosa allí. Compartir la misión nos fortalece y nos enriquece mutuamente. Al cambiar el estilo de la acción pastoral, nos puede dar la sensación de no estar haciendo nada. Pero entendemos que en muchas circunstancias la presencia es el primer anuncio en la misión. Y la gente habla, busca, escucha y quiere que les escuchemos. Encontramos un signo muy especial en la pastoral de la escucha aquí. Adh 783.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    REFLEXIONES

    REFLEXIONES

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    GUIA MENSUAL | JUNIO 2020

    GUIA MENSUAL  |   JUNIO 2020

    IMPRENTA - EDITORA - REVISTA

    IMPRENTA - EDITORA - REVISTA