• Noticias

    Pascua y Pentecostés

    Cultura y Vida | Lic. Pedro B. Grullón T., LMSC
    Pascua y Pentecostés
      
    (EL ESPIRITU SANTO)
    Pascua es la fiesta central del cristianismo. Conmemora la resurrección de Jesús al tercer día después de la crucifixión. A la Resurrección del Señor le sigue el periodo pascual de 50 días o tiempo pascual, que concluye el Domingo de Pentecostés.
    “Cuando llego el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De pronto vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento” (Hch 2, 1-2). Se les aparecieron unas lenguas como de fuego, y quedaron llenos del Espíritu Santo.
    La expresión “Pascua” remite principalmente a la fiesta de Resurrección o pascua florida”, pero también se usa para referirse a otras tres celebraciones cristianas” la Navidad, la Epifanía o Adoración de los Magos y Pentecostés (venida del Espíritu Santo, que en término hebreo “ruaj” del antiguo testamento designa soplo, respiración…). Espíritu, del griego “pneuma”, viento que sopla sin saber de dónde viene ni adonde va; así es todo aquel que ha nacido del Espíritu, ha vivido, se ha
    puesto en los brazos del creador.
    A los 50 días de la Pascua, los judíos celebraban la fiesta de las 7 semanas (Ex.34,22), que en sus orígenes tenía carácter agrícola. Se trataba de la festividad de la recolección, día de regocijo y de acción de gracias, en que se ofrecían las primicias de lo producido por la tierra. Muchas festividades cristianas han rebasado algún origen distinto, hasta pagano. Luego esta celebración se convertiría en recuerdo de la alianza del Sinaí, realizada unos 50 días después de la salida de Egipto.
    En el siglo I no hay registros de la celebración de esta fiesta con connotaciones cristianas. Las primeras alusiones a su celebración se registran en escritos de San Ireneo, Tertuliano y Orígenes, a fines del s. II y principios del s. III. Ya en el s. 1V hay testimonios de que en las grandes Iglesias de Constantinopla, Roma y Milán, así como en la península Ibérica, se festejaba el ultimo día de la cincuentena pascual.
    En cuanto al uso de huevos, roscas, conejos… con la celebración de la pascua, se produce cierto sincretismo de múltiples culturas, una mezcla de lo sagrado con lo profano. La Iglesia va separando, expurgando la celebración religiosa de otros vestigios.
    Pascua, Ascensión y Pentecostés forman una unidad. Son parte de un mismo misterio. Pentecostés es fiesta pascual y del Espíritu Santo. “Nadie puede decir: ¡Jesús es el Señor!, sino guiado por el Espíritu Santo” ( 1cor. 12,3).
    Jesús prometió dar a la humanidad otro intérprete, intercesor, dador de vida, consolador, el paráclito, y dijo: "En adelante el Espíritu Santo intérprete, que el Padre les enviará en mi Nombre, les va a enseñar todas las cosas y les recordará todas mis palabras. Les dejo la paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la da el mundo” (Jn 14,26-27).
    Todo el mundo debería pedir y sentirse inundado de los dones del Espíritu Santo: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Y en el camino de perfección y búsqueda del reino, debe procurar vivir los frutos del Espíritu como primicias de la gloria eterna: caridad, gozo, paz, paciencia , longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad.
    El que no tuviera el Espíritu Santo de Cristo, no sería de Cristo. ¿No saben ustedes que son Templo de Dios, y que el Espíritu de Dios habita en ustedes.? (1 cor. 3,16).
    La Pascua es tiempo de “Via Lucis”, el camino que conduce a la luz de Pentecostés, luz iluminadora y salvadora, fuente de vida.
    Pascua y Pentecostés, con la venida del Espíritu Santo, constituyen una invitación a vivir el encuentro con otros caminantes, a traerlos a nuestra mesa, a compartir el pan, a llenar el corazón de alegría diciendo con los discípulos de Emús:”verdaderamente ha resucitado el Señor”. ADH 790.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...