• Noticias

    El arte urbano en la ciudad de Santo Domingo

    En Familia | Zahíra Maxwell


    El arte urbano en la ciudad de Santo Domingo  

    Es interesante ver cómo el arte urbano se abre paso ante las críticas, reglas, impuestos y todos los que se levantan en contra. Para muchos, los grafitis o pinturas callejeras son sinónimo de vandalismo. Sin embargo, cuando vemos las expresiones espontáneas de los artistas de la calle como una expresión artística podemos valorar en su justa medida estas obras de arte.

    Arte urbano y conciencia ciudadana
    El colegio Calasanz ha realizado un mural pintado por los jóvenes estudiantes, igual que otros colegios de la ciudad de Santo Domingo. Sin embargo, desde el 2014 encontramos una reseña en el Listín Diario sobre un trabajo realizado en los murales de escuelas públicas. El arquitecto argentino Marcelo Ferder tuvo a su cargo el proyecto Fábrica de murales: Arte urbano para crear conciencia ciudadana, desde el cual creó murales en las paredes exteriores de 31 escuelas del país.

    Las escuelas seleccionadas son las apadrinadas por las empresas asociadas a la Cámara Americana de Comercio (AMCHAMDR), entidad patrocinadora de la iniciativa junto a la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Se incluyeron escuelas de Los Mina, Villa Mella, Boca Chica, Hacienda Estrella, Cevicos (Cotuí), Villa Altagracia, Palenque, Najayo, Barahona y Constanza.

    Experiencia del Colegio Casalanz
    Tanto en las escuelas públicas como en los colegios privados que han desarrollado estos proyectos se encuentra un trabajo en equipo. En el colegio Calasanz, la profesora Yenersy Almánzar contó con el apoyo de padres artistas que apadrinaron dando seguimiento a las ideas de los estudiantes, quienes ejecutaron la idea consensuada.

    El arte callejero
    Ya sea la obra espontánea realizada a hurtadillas por el artista callejero, que silente se arriesga para plasmar su obra o los estudiantes o artistas que con el consentimiento del dueño de la pared realiza su obra; lo cierto es que el arte callejero brinda una frescura y dinamismo a la ciudad.

    Visitar espacios amplios y abiertos que permiten que los artistas den riendas sueltas a su imaginación nos sumerge en un mundo más bello. Esto sucede cuando visitamos el solar del Food Truck La Malcriada, en la Roberto Pastoriza, donde artistas como Poteleche se han sentido libres de plasmar sus ideas.

    Conclusión
    Recuerdo en el 2001 cuando viajé a Venezuela, me creó un gran contraste ver en Caracas todos los edificios grises, color cemento. Para la familia que visitaba el entorno familiar no le resultaba extraño, pero para mí era demasiado gris. Luego entendí que nosotros somos un país lleno de color. El verde natural de nuestros bosques es una mezcla de todos los verdes y nuestros mares van desde un azul intenso hasta un verde tenue. Y esa mezcla de colores de la naturaleza la llevamos a nuestras ciudades, a nuestros hogares.

    Vamos a disfrutar de la cultura del arte callejero, al ver un grafiti tratemos de ver al artista detrás de la obra. ADH 824.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...