• Noticias

    ¿Qué es la Neuroeducación?

    En Familia | Mariely Maxwell


    ¿Qué es la Neuroeducación?
    «La curiosidad, lo que es diferente y sobresale en el entorno, enciende la emoción. Y con ella, con la emoción, se abren las ventanas de la atención, foco necesario para la creación de conocimiento». FRANCISCO MORA
    En un mundo que avanza cada vez más rápido los educadores (padres y maestros) se enfrentan al reto de lograr captar la atención de los aprendices. Un salón de clases con 15 o 30 estudiantes está repleto de distracción.
    Pero, ¿Cuál es la diferencia entre el aprendizaje de hoy y el de la antigüedad?
    Aristóteles decía: “Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”.
    Para las escuelas de la antigüedad, los maestros sabios se dedicaban por completo a educar uno o dos alumnos. Aristóteles enseñaba mientras paseaba con sus alumnos. Su Liceo se estableció en un parque llamado Peripatos, “Paseo cubierto” por eso a sus alumnos les decían Peripatéticos. Es difícil imaginar cómo un profesor de nuestro tiempo podría salir a pasear con un grupo de alumnos mientras les enseña. Pensaríamos que los celulares y equipos electrónicos podrían ser una gran fuente de distracción, así como el ruido de vehículos y cualquier otra fuente de distracción. Y, aún cuando esto tiene mucho de verdad, también he podido ver cómo al salir del entorno del aula en un paseo escolar los estudiantes ponen atención en lo que es novedoso en su entorno.
    Ahora bien, siempre será necesario tomar en cuenta la competencia que tiene el maestro con la tecnología. En la actualidad la República Dominicana está tratando de integrar la tecnología a las aulas. Muchos colegios están utilizando libros virtuales y con el programa de informática educativa del Minerd se han desarrollado estrategias para llevar la tecnología a las aulas públicas.
    Sin embargo, ¿Cómo podemos garantizar la fijación del conocimiento cuando los alumnos no logran concentrarse? En cada estrato social existen factores externos e internos que moldean el aprendizaje del estudiante. El entorno familiar influye internamente en la capacidad de concentración del estudiante. Una persona con una emoción de tristeza es difícil que pueda prestar la debida atención, al menos que el maestro esté capacitado para manejar esa situación.
    Objetivos de la neuroeducación
    La Neuroeducación busca capacitar al maestro con herramientas que puedan ayudarle a crear en su aula las emociones primarias que permiten captar la atención para fijar en la memoria el conocimiento. Despertando la curiosidad del estudiante le ayudará a aprender.
    Aprender a aprender no es sencillo. Cuando llegué a la universidad en el ciclo básico tomé historia universal con el Padre Manolo Maza. Para mí, acostumbrada a tener buenas calificaciones reprobar en su primera prueba sorpresa fue muy traumático. Por eso me acerqué a él y le dije que aún cuando leía el material de clases tenía dificultad para memorizar las fechas, siempre recordaré el consejo que me dio. “Busca en la historia un personaje, una época, un hecho que te sea significativo. Apréndete bien la fecha en que sucedió y a partir de esa fecha coloca en tu mente la línea de tiempo de los otros sucesos. Además, busca en cada época algo que te resulte fácil de recordar”
    Por su consejo leí sobre Ajenatón o Akenatón, faraón del antiguo Egipto. Desde entonces me ha fascinado la historia, simplemente porque dejé de verla como una materia difícil de aprender y comencé a verla como una fuente de inspiración al conocer la vida, hechos y obras de personas que vivieron antes que yo.
    Profundizando un poco en el cerebro humano, en la actualidad los estudiosos han aceptado la teoría de los dos sistemas de pensamiento. El Sistema uno de pensamiento rápido, formado por el sistema límbico y el cerebro primitivo o reptil. Y, el sistema dos formado por el Neocortex o cerebro racional, que es el llamado pensamiento lento.
    El sistema de pensamiento rápido es el de los instintos. Nos hace correr ante un peligro o luchar. Nos indica que tenemos que comer para sobrevivir y mantenernos saludable. Y es el que se despierta cuando ya estamos en edad de reproducirnos para hacernos buscar una pareja para procrear. Este sistema reacciona con gran rapidez y de forma inconsciente. Lo compartimos con toda la especie animal.
    Mientras, el cerebro racional o el sistema de pensamiento dos es el que busca la lógica de nuestras emociones y las convierte en sentimientos racionales.
    Si el maestro no logra crear la emoción necesaria para hacer encender la luz en el sistema de pensamiento rápido el conocimiento no se fijará en la memoria. Por lo tanto, competir con los agentes exteriores (teléfono celulares inteligentes, problemas familiares, bulling, etc...), muchas veces es más sencillo que convencer al cerebro reptil que no se preocupe por mantenernos vivos porque existe algo más interesante que aprender.
    “Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.” Carl Gustav Jung.
    Realmente estamos entrando en la era del conocimiento del cerebro, y los científicos han descubierto que somos seres sentimentales que pensamos un poco, como dice el doctor Antonio Damasio. El maestro se encuentra ante una gran puerta, está de los gobiernos invertir en la capacitación del personal docente para hacer frente al reto de captar la atención de los alumnos ante tantas distracciones. ADH 830

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...