• Noticias

    Redacción y difusión de la Carta Pastoral 1960

    Entrevista | Redacción Amigo del Hogar 


    Redacción y difusión de la Carta Pastoral de 1960 
    Entrevista con Reynaldo R. Espinal

    En enero del próximo año se cumplirá el 60 aniversario de haber sido leída en todos los templos católicos del país la Carta Pastoral Colectiva del Episcopado de la República Dominicana, escrita en ocasión de la fiesta de Nuestra Señora de la Altagracia en enero de 1960. Reynaldo R. Espinal ha recreado el contexto histórico de este significativo acontecimiento y la gestación de esta Carta Pastoral que constituye, a su entender, “el más memorable documento de la Iglesia Dominicana Contemporánea”.


    En este momento de la entrevista para Amigo del Hogar, a partir de su Conferencia dictada en la Academia Dominicana de la Historia (enero 2019, relectura 59 años después), Espinal revela pormenores de la elaboración de la Carta, su difusión e impacto y la reacción del régimen del tirano Trujillo. Y apunta sobre la autoría de redacción, a sabiendas de que fue firmada por todos los obispos.
    1. Nos adentramos en el proceso de elaboración. ¿Cómo se inició y quiénes estaban involucrados?
    El país iniciaba el nuevo año bajo un clima de represión. El 20 de enero de 1960, víspera de la festividad de la Altagracia, Mons. Pepén quedó impactado por el deterioro físico y emocional de un ex seminarista que llegó al Obispado de Higüey, huyendo de la persecución. Al día siguiente salió hacia la Nunciatura Apostólica para entrevistarse con Monseñor Zanini y el secretario de la Nunciatura Luis Dossena y relatarles el caso de aquel joven perseguido.
    2. ¿Cuál fue la reacción del Nuncio Zanini?
    Las expresiones de este, a decir de Pepén, fueron las siguientes: “¡Esto no puede seguir así! La Iglesia tiene que levantar su voz y hablar claro. ¡No hay tiempo que perder!”. El Nuncio Zanini le pidió, para el día siguiente, un borrador de un documento pastoral basado en el cual pudiera producirse una declaración pública. Aunque el primer borrador acusaba un exceso de prudencia, entendible para la época, Monseñor Zanini no se sintió satisfecho con el texto. El Nuncio instaba a llegar más lejos, a denunciar las violaciones a los derechos humanos y reclamar un cambio.
    3. ¿Quién redactó el texto de esta publicación colectiva?
    Zanini le pidió a Pepén su parecer sobre quién podía redactar el borrador. Este le indicó uno que tal vez podía hacerlo. Pero, quién fue, finalmente, ese uno al que hace referencia en sus Memorias el obispo Pepén, es decir, quién fue el redactor, tras bastidores, del borrador de la Pastoral, son las mismas interrogantes que muchos nos hemos hecho durante décadas.
    4. Sin embargo, se han mencionado nombres y señalado autorías…
    Sobre esta especie de enigma se han emitido opiniones tan diversas como divergentes. Ya en fecha tan temprana como el 11 de marzo de 1962 un artículo del periódico “Fides”- órgano oficial del Arzobispado de Santo Domingo- titulado ¿Quién hizo la Pastoral del 25 de enero? cuestionaba a quienes propagaban la especie de que había sido el Nuncio Zanini el autor de la misma y que luego había recabado la firma de los obispos dominicanos.
    5. ¿Quiénes más se barajaron como autores?
    Las conjeturas respecto a la autoría de la Carta Pastoral prosiguieron. El periodista Ramón Urbáez en un interesante reportaje publicado en el periódico “Ultima Hora” afirmaba en 1985 que fue redactada por iniciativa de los obispos Francisco Panal Ramírez y Tomás F.  O´Reilly.

    De igual manera, se pensó que el redactor había sido Monseñor Roque Adames (Q.E.P.D) quien al momento era director del Periódico FIDES y estrecho colaborador de Monseñor Beras. A otra ilustre figura del clero y la intelectualidad nacional se atribuyó también durante mucho tiempo ser el autor del borrador de la Carta Pastoral. Me refiero al Padre Oscar Robles Toledano.

    6. ¿Tenemos, finalmente, una versión definitiva del autor?
    Las revelaciones más plausibles de que se tiene constancia testimonial, apuntan a que el redactor principal del texto lo fue Fray Vicente Rubio Sánchez destacado sacerdote, historiador y orador sagrado de la Orden de Predicadores (mejor conocido como los Dominicos).

    Fue el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, en la homilía que pronunciara durante la misa de cuerpo presente de Mons. Pepén el lunes 23 de Julio del 2007, quien reveló que Mons. Pepén le confesó que fue el fenecido Padre Vicente Rubio autor de la misma, así fue recogido por la periodista Leonor Ramírez del periódico Hoy.

    7. La Carta fue una publicación colectiva de los obispos
    Es interesante que, por vez primera vez, los seis obispos de entonces, publicaban un documento conjunto. La redacción del texto ya estaba concluida el 23 de enero, siendo llamados los Obispos de urgencia a la Nunciatura para la firma. Todo apunta a que fue una obra colectiva el párrafo que parece el más fuerte de la carta y que mayor escozor parece haber causado en el régimen, aquel que reza: “Seguros del buen resultado de esta intervención hemos prometido especiales plegarias para obtener de Dios que ninguno de los familiares de la Autoridad experimente jamás en su existencia, los sentimientos que afligen ahora a los corazones de tantos padres de familia, de tantos hijos, de tantas madres y de tantas esposas dominicanas…”.
    8. ¿Quiénes componían el episcopado de entonces?
    Los seis obispos eran: Mons.Hugo Eduardo Polanco Brito, Mons. Francisco Panal Ramírez, Mons. Tomás F.  O´Reilly, Monseñor Félix Pepén y Mons. Octavio Antonio Beras, quienes firmaron en la misma Nunciatura y fue comisionado Monseñor Pepén para llevar a firmar el texto a Monseñor Ricardo Pittini, que ya muy enfermo y privado de la visión, se encontraba recogido en el Palacio Arzobispal.
    9. ¿Cómo reaccionó Mons. Pittini al contenido de la carta?
    Su reacción nos la describe el mismo Monseñor Pepén: “…había dudas sobre su decisión por sus mismas condiciones. Le leí el documento, pensó un momento y me dijo: Dame la pluma, firmó sin titubeos diciéndome con su estilo peculiar: ¡Que Dios nos proteja!”.
    10. ¿Cómo se pudo mantener el secreto de la Carta hasta su publicación?
    Fue entregada en sobre cerrado a la oficina gubernamental correspondiente el viernes 29 de enero, pero a la misma no se le dio efectivo curso hasta el lunes siguiente, cuando ya había sido leída en todas las iglesias del país. Según Mons. Pepén, fotocopias fueron llevadas mimeografiadas por cada Obispo a su diócesis y enviadas a mano a cada párroco sin que, “nadie fallara en el debido secreto y en la entrega siendo tantos… los servicios de espionaje del régimen fallaron esta vez en descubrirlo…
    11. Un modo que superó al omnipresente servicio de inteligencia del régimen…
    Así lo constata el sacerdote jesuita e historiador Antonio Lluberes, el querido Padre “Ton”, cuando afirma que “la logística de redacción y distribución de la Carta fue un virtuosismo de sigilo, que no pudo ser detectado ni por los servicios de inteligencia ni por los miembros del clero amigos del régimen. El episcopado hizo una sutil distinción en el clero e incluso evitó que el documento llegase a manos de sacerdotes sospechosos de trujillismo “.
    12. Su último enfoque del tema, trata la posterior reacción del régimen…
    El resto de la historia de aquellos días aciagos y turbulentos es de toda conocida, pero ameritaría un capítulo aparte y no disponemos del tiempo requerido para ello. Contra la Iglesia -y especialmente contra los Obispos Panal y O´Reilly- no cesaron las persecuciones y acechanzas. ADH 836.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...