• Noticias

    “Del Señor es la tierra y cuanto la llena...”

    Apuntes Misioneros | Pedro Ruquoy, cicm 


    “Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
    el mundo y sus habitantes!” (Salmo 24, 1)

    Después de casi tres meses en Bélgica para fines medicales, el 14 de junio pasado, pude, por fin, tomar el avión; después de un vuelo de unas 15 horas el avión aterrizó en Lusaka donde me esperaban un compañero y algunos amigos zambianos. Para llegar a nuestro hogar, la casa de las Flores de Sol, tomamos una pista de tierra, evitando así los embotellamientos de la capital de Zambia. Después de 6 horas de saltos, atravesando tormentas de polvos rojos y grises, llegamos a nuestro destino final. Realmente, este viaje por la sabana me pareció interminable y me hizo pensar que estábamos viajando sobre la luna: ¿Una coincidencia? Pues en esos días, el mundo celebraba 50 años de los primeros pasos del hombre sobre la luna. Una sequía horrible había transformado la región entera en un desierto sin vida y sin esperanza. La temporada de lluvia había durado a penas dos meses y el agua no había sido suficiente para dar vida a los millones de granos de maíz sembrados durante el mes de diciembre del año pasado. Sólo nos queda tener mucha paciencia y esperar hasta el final de noviembre para quizás ver caer el precioso líquido.

    Las acciones de Greta Thunberg
    Mis primeras semanas después de mi regreso “a casa” fueron especialmente duras pero ricas en cuanto a la reflexión sobre el famoso problema del calentamiento climático. Una personalidad fuera de lo común me venía constantemente a la mente: Greta Thunberg, una adolescente de 16 años nacida en Suecia. Recientemente, algunos parlamentarios de su país la propusieron como premio Nobel de la Paz 2019. En agosto del año pasado, para atraer la atención del mundo sobre la importancia y la urgencia de realizar acciones contra el calentamiento climático, ella decidió dejar de ir a la escuela y sentarse frente al parlamento sueco. Allí, se quedó por tres semanas realizando una huelga de escuela en favor de la protección del medio ambiente. El 15 de marzo pasado, ella organizó “Una jornada de huelga mundial para el clima” que fue apoyada por miles de jóvenes que se movilizaron en las calles de sus respectivos países para exigir acciones inmediatas por parte de las autoridades con el fin de evitar la destrucción de nuestra tierra. Según la prestigiosa revista norteamericana, “Times”, Greta Thunberg se encuentra entre los 25 adolescentes que más influenciaron la historia durante el año 2018.
    Por supuesto, al presentar a los movimientos multitudinarios de jóvenes inspirados por el mensaje de Greta, los medios de comunicación ofrecen también algunas informaciones sobre el deterioro progresivo de nuestro planeta: la presencia masiva de plásticos en los mares, la contaminación del aire debida a una presencia cada vez mayor de los gases de efectos invernaderos como el CO2, la desforestación, etc. Esas informaciones son muy útiles pero no bastan. Al vivir con los más empobrecidos del mundo al verlos luchando incansablemente para mantenerse en vida, uno se da cuenta que el tema del calentamiento climático y otros problemas ecológicos, tienen una relación muy estrecha con la falta de justicia a nivel mundial. Espero que los ejemplos mencionados abajo puedan iluminar esa relación.

    Minería en la región
    En la parroquia donde se encuentra el centro de “La Familia de las Flores de Sol”, se ha descubierto la presencia masiva de manganeso, un mineral necesario para la fabricación del acero. Varias compañías chinas explotan esas minas y transportan el precioso material en docenas de enormes camiones (“made in China”) hacia la ciudad de Kabwe de dónde es llevado a China, primero por trenes y después por barcos. La ciudad de Kabwe y la zona rural que la rodea representan la región más contaminada del mundo. Los obreros que trabajan en las minas son, sobre todo, jóvenes de la parroquia. Por jornada de duro trabajo, reciben el equivalente de 4 dólares, y no tienen derecho a un día de descanso. Así que los jóvenes mineros se ven obligados a dejar su participación en las celebraciones religiosas del fin de semana para no perder unos kwachas (moneda nacional de Zambia) necesarios para sobrevivir. La explotación del manganeso enriquece al imperio chino pero a costa de una contaminación cada vez mayor del medio ambiente y de una terrible explotación de las poblaciones. La lucha contra el calentamiento climático pasa obviamente por el respecto de los derechos de los países pobres y de sus habitantes.

    Salmo 24: respetar la naturaleza y respetar a las personas
    Ayer, domingo, me fui tempranito a la iglesia San Ignacio para celebrar la misa; como en las otras capillas de la parroquia, pocos muchachos estaban presentes: estaban trabajando en las minas de los chinos. En el camino, me encontré con una abuela toda curvada y marcada por el peso de los años. Con dos niñitos -probablemente sus nietos- ella estaba tumbando árboles con una hacha casi tan grande como su cuerpo. Ya varios árboles reposaban en el suelo y esperaban ser cortados en pedacitos y ser transformados en carbón. Al pasar los años, nuestra sabana amputada de sus árboles se vuelve un desierto sembrado de piedras y espinas. Pero ¿Cómo podemos echarle la culpa a la viejita y a los demás pobres? La cosecha de maíz se perdió por completo. Este cereal representa la alimentación básica de todos los zambianos y su precio en el mercado ha triplicado. Para poder comprar unas libras de maíz y no morirse de hambre, los pobres fabrican carbón que venden a un precio muy bajito. ¡No les queda otra alternativa!  Pero, de esa forma, alejan cada vez más las nubes, la naturaleza gime de dolor y la desolación mata la tierra y sus habitantes.
    Como no se cansa de gritar Greta Thunberg, es tiempo de actuar. Y, como lo dice el salmo 24, tengamos siempre en cuenta que el Señor es el dueño de la tierra y de cuanto la llena, incluyendo a la gente. Respetar la naturaleza y respetar las personas son dos actitudes íntimamente vinculadas. ADH 837



    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...