• Noticias

    La austeridad como fundamento del desarrollo integral

    Humanismo Integral | Ignacio Miranda 


    La austeridad como fundamento del desarrollo integral

    AUSTERIDAD no debe confundirse con vivir en precariedad o padecer necesidades; se trata de un principio económico fundamental que aconseja usar los recursos disponibles de manera racional, orientados a satisfacer las necesidades reales, rechazando las carencias ficticias.

    Desarrollo integral
    Aunque algunas personas confunden desarrollo con crecimiento, cada vez son menos los que cometen este error. Me parece que esa es la razón por la que políticos y economistas acostumbran hablar de crecimiento y no de desarrollo. Sin embargo, inducen a creer que crecimiento supone bienestar.

    Comunicación y desarrollo
    Los medios de comunicación sirven tanto para reiterar aciertos como para enmendar errores, si sus comunicadores encarnan la verdad; y, quienes los analizan, los anima la profundidad. 
    Para apoyar estos criterios, basta citar tres noticias recientemente publicadas en nuestros periódicos:
     “El alza salarial beneficia más de 621 empleados”: EL DÍA, 1.3.2019.  “El Papa pide a los políticos no dejarse intimidar por los poderes financieros”: LA INFORMACIÓN, 7.3.2019. “Economista De Ramón: baja presión fiscal es problema para RD: HOY, 7.3.2019. 
    Breves comentarios:
    1º El alza salarial, de por sí, no aumenta el nivel de vida. Se requiere disminución de costo y precio, nivelación salarial por categoría laboral; y, a partir de ahí, incremento en la retribución y establecer la equidad.
    2º La presión tributaria no se puede medir con estadísticas promedio y bellas gráficas prefabricadas; tampoco a partir del producto interno, desconociendo el sacrificio fiscal. Debe tomarse en cuenta el déficit de la balanza comercial y las exoneraciones. 
    3º Podría parecer contradictorio que una Nación tenga un alto índice de crecimiento, mientras el pueblo que la habita padezca una gran pobreza. Esto ocurre cuando existe una elevada inequidad, vale decir cuando la brecha es muy extensa entre altos y bajos niveles de ingresos.

    Espiritualidad de la austeridad
    Cotejando las noticias con la historia de la salvación, desde Moisés hasta Jesucristo; y, desde Jesucristo hasta el Papa Francisco, encontraremos que el humanismo cristiano contiene la solución a cualquier problema que padezcan los seres vivientes, comenzando por la persona humana. Presento algunas citas, como ejemplo:

    De Isaías, Cap. 58: “El ayuno que yo quiero es este: abrir las prisiones injustas… dejar libres a los oprimidos… compartir tu pan con el hambriento… hospedar a los pobres sin techos… vestir al que ves desnudo y no despreocuparte de tu hermano… Entonces brillará tu luz como luz, tus heridas sanarán a autora; tu justicia te abrirá camino, detrás irá la gloria del Señor”.  
    De san Mateo: Cap. 6: “Cuando ustedes recen no sean charlatanes como los paganos, que piensan que por mucho hablar serán escuchados. No los imiten, pues el Padre de ustedes sabe lo que necesitan antes de que se lo pidan”.
    De los Hechos de los Apóstoles, Cap. 4: “La multitud de los creyentes tenía una sola alma y un solo corazón. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo lo tenían en común. Con gran energía daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús y eran muy bien estimados. No había entre ellos ningún necesitado”
    Cap. 11: “Bernabé marchó a Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo condujo a Antioquía. Un año entero actuaron en aquella iglesia instruyendo a una comunidad numerosa… En Antioquía los discípulos fueron llamados por primera vez cristianos”. 
    Cap. 20: “…no he codiciado la plata, ni el oro ni el vestido de nadie. Ustedes saben que con mis manos he atendido a las necesidades mías y de mis compañeros. Les he enseñado siempre que, trabajando así hay que ayudar a los débiles, a los necesitados, recordando el dicho del Señor Jesús: “más vale dar que en recibir”

    Del papa Pablo VI
    Número 14: “El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Por ser auténtico debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y todo el hombre”.
    Número 76: “El desarrollo es el nuevo nombre de la paz. Las diferencias económicas, sociales y culturales demasiado grandes entre los pueblos provocan tensiones y discordias, y ponen la paz en peligro…. Combatir la miseria y luchar contra la injusticia es promover, a la par que el mayor bienestar, el progreso humano y espiritual de todos, y, por consiguiente, el bien común de la humanidad. … La paz se construye día a día, en la instauración de un orden querido por Dios, que comporta una justicia mayor entre los hombres”.

    Del papa Juan Pablo II
    Homilía en la Plaza Independencia, 25.1.1979. “Hacer ese mundo más justo significa, entre otras cosas, esforzarse porque no haya niños sin nutrición suficiente, sin educación, sin instrucción; que no haya jóvenes sin la preparación conveniente; que no haya campesinos sin tierra para vivir y desenvolverse dignamente; que no haya trabajadores maltratados ni disminuidos en sus derechos; que no haya sistema que permitan la explotación del hombre por el hombre o por el Estado; que no haya corrupción; que no haya quien le sobra mucho, mientras a otros inculpablemente les falte todo; que no haya tanta familia mal constituida, rota, desunida, insuficientemente atendida; que no haya injusticia y desigualdad en la impartición de justicia; que no haya nadie sin amparo de la ley que la ley ampare a todos por igual; que no prevalezca la fuerza sobre la verdad y  el derecho, sino la verdad y el derecho sobre la fuerza; y que no prevalezca jamás lo económico ni lo político sobre lo humano”·Homilía de Juan Pablo II en la Misa concelebrada en la Plaza Independencia.   
    De la V Conferencia Episcopal Latinoamericano
    Número 66: “Las instituciones financieras y las empresas transnacionales se fortalecen al punto de subordinar las economías locales debilitando a los Estados, que aparecen cada vez más impotentes para llevar proyectos de desarrollo al servicio de sus poblaciones, especialmente cuando se trata de inversiones de largo plazo y sin retorno inmediato.

    Del papa Benedicto XVI
    Número 50: “En nuestra tierra hay lugar para todos: en ella toda la familia humana debe encontrar los recursos necesarios para vivir dignamente, con la ayuda de la naturaleza misma, don de Dios a sus hijos, con el tesón del propio trabajo y de la propia inventiva. Pero debemos considerar un deber muy grave el dejar la tierra a las nuevas generaciones en u estado en el que puedan habitarla dignamente y seguir cultivándola”.

    Del papa Francisco
    Número 223: “La sobriedad que se vive con libertad y conciencia es liberadora… Se puede necesitar poco y vivir mucho, sobre todo cuando se es capaz de desarrollar otros placeres y se encuentra satisfacción en los encuentros fraternos, en el servicio, en el despliegue de los carismas, en la música, en el arte, en el contacto con la naturaleza, en la oración. La felicidad requiere saber limitar algunas necesidades que nos atontan, quedando así disponibles para las múltiples posibilidades que ofrece la vida”.     

    EN RESUMEN
    En diversas ocasiones he planteado que el sueldo máximo no debe ser mayor de 10: 1. Es decir que la distancia entre el sueldo más alto y el más bajo, no debería ser superior a diez veces el salario mínimo.
    Por supuesto, debo precisar que la equidad integral que propongo, enraízada en la justicia para producir el fruto de la paz, sugerida por el Papa Pablo VI, se aplica por igual a la retribución que debe pagar el empleador como a la laboriosidad que debe practicar el empleado. ADH 833

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...