• Noticias

    miércoles, 4 de noviembre de 2020

    Grandes desafíos para las familias de hoy

    En Familia | Zahira Maxwell



    Los grandes desafíos para las familias de hoy

    “Yo soy yo y mis circunstancias” José Ortega y Gasset

    Noviembre. Penúltimo mes de un año sumamente desafiante para las familias dominicanas y del mundo. Mi hija me preguntó: Mami, ¿Si pudieras regresar en el tiempo y tener un año sin Covid-19, regresarías? Luego de pensarlo, le respondí que no. Y, mi realidad o mis circunstancias, me hacen pensar en que no regresaría en el tiempo. ¿Por qué no?  Porque este ha sido un año de grandes aprendizajes. Un año en el que, a pesar de haber perdido amigos, conocidos, familiares, negocios, y hasta la forma de ver la vida, los cambios nos permiten aprender.

    Hemos aprendido a valorar un abrazo. Poder reunirnos cara a cara con amigos, con clientes y conocidos. Aprendido a dar valor a lo que realmente importa, la libertad. Libertad limitada para caminar por donde queremos y cuando queremos. Libertad que por la salud hemos tenido que ceder ante las autoridades. Recluirnos en nuestros hogares. Dejar de asistir a congregaciones, misas, centros comunitarios y demás reuniones.

    Sin embargo, aún nos queda mucho por aprender. Nos queda por aprender valores y educación de la vida en comunidad. Ayer, manejando, caí en la cuenta de que lo que vemos reflejado en fotos y muchas veces criticamos, son situaciones que sólo al vivirla podemos saber cómo reaccionamos. Ver fotos de dos vehículos chocados porque no cedieron el paso, nos hace exclamar: ¡Qué salvajes! ¡Qué falta de educación! Y otras exclamaciones similares.

    Ahora bien, ¿has estado en una situación similar? ¿Crees que tus circunstancias son iguales a las del camionero que va cansado hacia el almacén que cerrará en breve? Sólo la educación en valores puede ayudarnos a cambiar y dominar las emociones. Educación en valores domésticos. La escuela del hogar. La escuela de la madre que responde con dulzura al niño de 3 años que le pide leche o pan. La escuela del padre que al llegar saluda a la familia y les pregunta cómo estuvo su día. El padre que se interesa por algo más que llevar el dinero al hogar.

    Tener un grado académico, concluir estudios universitarios puede ayudar a alcanzar un mejor nivel salarial. Puede elevar la calidad de vida. Pero la verdadera educación es la educación de la familia. Es precisamente esta educación la que debe verse fortalecida durante el tiempo de teletrabajo, escuela virtual y distanciamiento social.

    Noviembre en la República Dominicana es el mes de la familia. Es un mes en el cual los centros educativos realizan actividades para reforzar los valores familiares. Por esa razón este año me parece importante evaluar los desafíos a los cuales las familias se han tenido que enfrentar en este año.

    1.     Desafíos económicos

    Muchas familias han visto sus ingresos reducidos a la mínima expresión. Con el proceso de suspensión a empleados con el sistema Fase1 y Fase2, muchos empleados se han mantenido fuera de sus labores. Cobrando de 5 a 8 mil pesos. Empleados con la capacidad de producir y que realizaban sus labores a la perfección hasta que inició la pandemia. Empleados que se mantendrían laborando sin ningún inconveniente. Otros que por no ser parte del sistema formal de productividad no han podido disfrutar de ningún programa de apoyo económico. Ese es el caso de los trabajadores informales del área de eventos y empresas que no aplicaron por desconocimiento o porque no estaban al día en sus impuestos.

    2.   Desafíos por el trabajo a distancia

    Trabajar desde el hogar es toda una odisea. Al combinar el ambiente familiar con las exigencias laborales es necesario mantener una gran disciplina. Tener la temperatura adecuada, contar con acceso a internet de alta velocidad sin interrupción. Energía eléctrica sin apagones.

    Por suerte las empresas han creado fondos que pueden utilizarse en las videollamadas. Algunas plataformas permiten integrar fondos institucionales para evitar los ruidos de los fondos del ambiente familiar.

    3.   Desafíos de las relaciones familiares

    Los psicólogos han tenido que trabajar fuertemente con el aumento de casos de depresión a nivel mundial. La disminución de las actividades deportivas. El cierre de gimnasios. Las escuelas virtuales. Muchas de las hormonas que causan bienestar y que permiten mantener una interrelación harmoniosa con las personas que nos rodean, principalmente la familia, se producen al ejercitarnos, con una dieta saludable o teniendo un contacto físico, meditar o comiendo chocolate. Estas hormonas: la dopamina, serotonina, endorfina, oxitocina, entre otras. Nos ayudan a sentir placer y felicidad. La ausencia o disminución de ellas puede llevar a la persona a un desequilibrio emocional.

    Por eso, uno de los desafíos más grandes de este año ha sido lograr mantener buenas relaciones familiares. El estrés fruto del encierro. Así como, la impotencia por la falta de generar el dinero suficiente para cubrir las necesidades básicas de la familia, son detonantes que han afectado a muchas familias. Siendo afectadas las relaciones de las parejas. En algunos casos de manera favorable y en otros casos ha sido todo lo contrario.

    4.   No Violencia contra la mujer

    En este punto me gustaría hacer hincapié en el 25 de noviembre, Día Mundial de la no violencia contra la Mujer. Precisamente los feminicidios en 2020 aumentaron. Hemos sido testigos de las noticias que ocupan los medios tradicionales y Redes Sociales, con asesinatos y agresiones a las mujeres. Esposos y exesposos que deciden terminar con la vida de la que en un momento dijeron amar. Esta piedra de tropiezo ha sido difícil de erradicar en la República Dominicana. Quizás si las mujeres reciben desde niñas una educación y entrenamiento en el hogar para no aceptar el maltrato, las estadísticas podrían mejorar.

    Volvemos al punto del inicio, la educación en valores. El hombre ser educado para evitar caer en la misoginia y la mujer ser educada para reconocer el más mínimo indicio de misoginia. Podría ser esta la base para lograr una disminución en los casos de homicidios. Educar en el valor del respeto mutuo. Respetar y darse a respetar, eso es fundamental.

    Existe un movimiento que denuncia los violadores. Un movimiento contra la violencia hacia la mujer: Y la Culpa No Era Mía (Eduardo McGregor), que proclama:

    El Estado es un juez / Que nos juzga por nacer / Y nuestro castigo / Es la violencia que ya ves / Es femicidio / Inmunidad para un asesino / Es la desaparición / Es la violación / Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía. (Bis 4.) / El violador eras tú (Bis 4).

    En conclusión, 2020 es un año que recordaremos. Un año cuyos desafíos nos llevaron a reinventarnos, a conocernos y a valorar lo que tenemos y teníamos. Saber que todos estamos en botes diferentes en el mismo mar. ADH 850

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    CAMPAÑA: "NOCHES DIGNAS"