• Noticias

    miércoles, 25 de noviembre de 2020

    Jesucristo, pandemias y vida nueva

    Actualidad | Alcedo A. Ramírez



    Jesucristo, pandemias y vida nueva

    Como expresábamos en nuestro artículo anterior, la Resurrección de Jesucristo nos debe conducir a una Vida Nueva, basada en verdaderos valores cristianos y, precisamente, la pandemia que nos azota, al igual que otras que hemos sufrido, nos ofrecen un escenario efectivo para poner a funcionar la solidaridad característica de todo buen católico.

    Hace unos 100 años, el mundo entero y nuestro país se vieron afectados por una influenza pandémica que ocasionó la muerte de una gran cantidad de seres humanos, afectando las vidas de casi 100 mil dominicanos y causando la muerte de más de 1,500 personas, en todo el país, en un periodo que duró más de 4 años, desde el 1917 al 1921. Sin lugar a dudas, hoy estamos enfrentando una situación cuyas repercusiones parecen dirigirse en la misma dirección.

    Adicionalmente a la pandemia sanitaria, nuestro país y el mundo están siendo afectados por otras pandemias de tipo económico, emocional y laboral, que se han venido tornando en las crisis respectivas que vamos a tener que enfrentar desde estos mismos momentos.

    Aparte de la crisis emocional y sanitaria que todos estamos sufriendo, las graves crisis que tenemos que solventar son el derrumbe estrepitoso de las economías mundiales y nacionales, así como las pérdidas horripilantes de los empleos y puestos de trabajo en todos los países afectados por el Coronavirus.  En nuestro país se han perdido o afectado más de un (1) millón de empleos.

    Desde estos mismos momentos, las acciones inmediatas que todos debemos ponderar y ejecutar deben estar dirigidas y orientadas a hacer frente a la epidemia sanitaria, manteniendo las medidas de prevención de contagio, el distanciamiento social, la vuelta a los trabajos y empleos que no se hayan perdido, a la vez de buscar las maneras y formas de fomentar las reaperturas y los retornos de aquellas empresas que se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas, despedir sus empleomanías. Este compromiso debe ser un esfuerzo conjunto del Gobierno y el Sector Privado, a fin de tratar de salvar la mayor cantidad posible de empleos y puestos de trabajo.

    Efectivamente, en momentos como los actuales son los tiempos propicios para que nuestro Pueblo vierta toda su confianza en Nuestro Señor Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, como guía infalible para salir bien de estas pandemias que estamos sufriendo, implementando las soluciones apropiadas para cada tipo de crisis, con la cooperación y compromiso de todos los dominicanos.

    En este mes de junio, vamos a tener la oportunidad de retornar a nuestras Iglesias y Templos, retomar nuestras liturgias y ritos, a la vez de poder volver a encontrarnos con Nuestro Señor Jesucristo en la inmensidad de su Sagrada Eucaristía. Ayudados por estos recursos de índole espiritual, los cristianos debemos aunar nuestros esfuerzos para salir al paso de la realidad que actualmente nos está afectando, ejerciendo la solidaridad que requieren nuestros hermanos, a través de las asistencias que podamos brindar a nuestros compañeros de labores, en lo espiritual o material, así como a las familias con las que tengamos algún tipo de contactos o relaciones, ejercitando de esta manera un efectivo y altruista apostolado humanitario y religioso.

    Vamos a poder vencer todas estas pandemias, sanitaria, emocional, económica y laboral, pero también debemos ayudarnos, personal y comunitariamente, para enfocar mejor todos nuestros esfuerzos en esas direcciones de soluciones, con la riqueza espiritual que las fiestas cristianas nos van a brindar en esta temporada, tales como Pentecostés, Día de las Madres y en el que también recordamos a Nuestra Madre La Virgen María, la Santísima Trinidad, Corpus Christi, Sagrado Corazón de Jesús, Inmaculado Corazón de María, San Juan Bautista, San Pedro y San Pablo. Estas energías espirituales y emocionales nos van a permitir acometer los grandes retos que tenemos por delante, como país y como seres humanos, pertenecientes a un mundo cada vez más interconectado y globalizado.

    Estamos convencidos que, con esta tremenda alineación litúrgica, difícilmente podemos fallar en nuestros trabajos de reconstrucción nacional, a lo que solo faltaría agregar que debemos dedicarnos en cuerpo y alma a nuestras responsabilidades evangelizadoras y misioneras, que debemos cumplir todos como cristianos verdaderos, comprometidos con nuestro pueblo y con nuestro país. ADH 846.

     

    Perfiles

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD