• Noticias

    sábado, 5 de diciembre de 2020

    Vocación y Misión de la familia

    La Familia | Padre Alfredo de la Cruz Baldera



    La vocación y el papel de la familia fundada en el amor y abierta a la vida

    En tiempos atrás para la familia era un honor tener entre sus hijos un maestro, un médico o un sacerdote. La familia de hoy en cambio, motiva a sus hijos a elegir una carrera de futuro, entendiendo “carrera de futuro” aquella que le garantice un futuro estable tanto a nivel económico como social.

    En una buena familia católica sigue siendo una aspiración tener un miembro que opte por la vida consagrada, religioso o sacerdote. Sin embargo, en medio de una sociedad consumista, no es de extrañar que, incluso en algunas familias católicas, suene como algo raro cuando un hijo o una hija le habla de ser llamado por Dios para consagrarse a Él, por medio de la vida sacerdotal o religiosa.

    Al hablar de la vocación y familia debemos partir de la familia real, no de la familia ideal. Si nos centramos en la familia ideal, encontraremos pocas familias que cumplan con tal perfil. Más bien nos fijamos en la familia real, que vive y crece en la fe confrontando todas las dificultades de la cultura moderna y a la vez viviendo el gozo, la felicidad de cada momento que le brinda esa misma sociedad. Como cristianos sabemos que el ideal de perfección, “sean perfectos” (Mt. 5, 48) más que una realidad es un objetivo que nos motiva a no quedarnos en los asuntos cotidianos y comunes, sino a dirigir nuestra mirada hacia lo transcendental. Es en la familia común y corriente, incluso de bajo perfil socioeconómico, donde comúnmente vemos surgir grandes hombres y mujeres que se entregan a la Iglesia.


    Sin embargo, no se puede limitar el llamado vocacional a la situación familiar, porque Dios llama a quien quiere sin fijarse en la condición de quien es llamado


    En la formación de nuestros consagrados se insiste, y creo que es correcto, en la procedencia de la Familia del candidato, se busca que vengan de familias estables y de buena práctica religiosa, sin embargo, no se puede limitar el llamado vocacional a la situación familiar, porque Dios llama a quien quiere sin fijarse en la condición de quien es llamado (1 Samuel 16,7). Cierto es que una familia que vive la fe, es el terreno más fecundo para que surjan y crezcan las vocaciones, no sólo a la vida consagrada, sino también a todas las profesiones existentes.

    Primera entrega de un artículo más extenso del autor, publicado en el semanario católico Camino.


    Perfiles

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD