• Noticias

    lunes, 25 de enero de 2021

    La tecnología y la familia

    Generaciones | Andrea Safier

     


    La tecnología y la familia


    La tecnología está entre nosotros, pero tendremos que aprender a valorarlas en su justa medida, como medios que contribuyen al bienestar humano, a las relaciones, al ocio sano, a la educación y más. 

     

    No basta con saber “usar” las nuevas tecnologías. Mucho menos en despreciarlas y hacer opciones contra su realidad. Esos aparatos que nos atraen o nos alejan están entre nosotros. Y con la pandemia forman parte ya de nuestra convivencia, de la vida diaria.

     

    Es importante para la familia saber interactuar con todo el mundo de la pantalla, de la información, de la realidad virtual que, de paso, nos ocupa bastante tiempo si nos dejamos distraer por ella.

     

    Tenemos informes alarmantes del impacto de la tecnología sobre niños y adolescentes, que hará saltar a muchos padres. Adolescentes hundidos en la depresión, incluso el aumento de la tasa de suicidios en niños de 10 a 15 años. En muchos casos asociados a la falta de seguimiento de los padres cuando entran en el mundo virtual, o el tiempo que le dedican. La ansiedad por conseguir “Me gusta” en Facebook, ser tendencia en Twitter o alcanzar suscripciones en Youtube, para poner ejemplos muy comunes y cercanos a las generaciones de adolescentes y jóvenes.

     

    ¿Cómo podemos acompañar a las nuevas generaciones en esta realidad? Tengamos en cuenta los siguientes aspectos que ayudarían a integrar cada miembro de la familia en unas relaciones sanas y en el uso apropiado de las tecnologías.

     

    1.  Los padres tienen que comprender que los jóvenes y adolescentes están en proceso de crecimiento, deben ser acompañados y ellos deben aprender a poner límites. Supone un diálogo amistoso, claro y sincero acerca del uso y tiempo de la computadora o del celular.

     

    2.   No permita que las vidas de estas nuevas generaciones se desequilibren hacia el lado de relaciones virtuales y sin compromiso, donde además hay mucho peligro de que sean manipulados y en muchos casos agredidos psicológica y físicamente.

     

    3.  Es importante que haya una responsabilidad real en el manejo de las redes sociales, para que cumplan sanamente las buenas funciones que les compete. Hay que ser honestos y asumir a qué se exponen en el abuso de ellas.

     

    4.   Faciliten en familia los espacios de convivencia sana, entretenida, lúdica, que no dependan del uso de las tecnologías comunicacionales. Hay que salir de ese mundo, donde encontramos el mar, los ríos, la mesa de juego, la música, la conversación, etc.

     

    5.    En el hogar los hijos deben tener responsabilidad, así que es importante que cumplan con al menos una obligación diaria en las tareas propias de cuidar el hogar común. En las casas hay muchas áreas de cuidado: los alimentos, las habitaciones, el orden de las cosas, etc.

     

    6.  Se recomienda también no permitir que las tecnologías ocupen un lugar importante en las habitaciones a la hora de dormir. Supondrá pérdida de sueño, menor rendimiento, y muchas otras molestias que se van añadiendo. Y que no estén presentes en las horas de comidas.

     

    7.    Y, por último, evite que la tecnología sustituya la iniciativa y la creatividad para alegrarse, divertirse, estar ocupados… La tecnología no es la solución al aburrimiento. Muchos padres cuando quieren deshacerse de los hijos, los mandan a ver televisión o a engancharse en la pc.


     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares