• Noticias

    sábado, 16 de enero de 2021

    ¡Que la Escuela vaya bien!

    Educación | Hno. Pedro Orbezua, fsc

     


    ¡Que la Escuela vaya bien!

    Incluso en tiempo de Coronavirus

     

    ¡Año 2021! Escapamos, al menos, del 2020 de terrible recuerdo. Y, cómo no, con la ilusión de que el nuevo año recién estrenado será mil veces mejor. Por aquello de la pronosticada “vacuna” y de que no hay mal que por bien no venga. Los humanos nos aferramos a la esperanza como a un clavo ardiendo. Pues sí, ¿y qué? Así somos, somos así. ¡Y qué bueno!

     

    Sin embargo, hay algo que me trae por la calle de la amargura –“achícale, achícale, Pedro”, me dirían mis Hermanos de Comunidad- y es lo siguiente: ¡No las tengo todas conmigo si echo una mirada al curso escolar que, el pasado 2 de noviembre, a bombo y platillo, inició sus difíciles y laboriosas singladuras educativas!

     

    Para muestra un botón. ¿Una hora al día de conexión en línea del Educador con sus alumnos? ¿Más nada? Más nada. No se me ocurre sino llevarme las manos a la cabeza y hacerle coro en sus locuras al Caballero de la Triste Figura: La razón de la sinrazón, que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura”.

     

    Me resulta más asequible comprender el enredado soliloquio de Don Quijote que la “horita” de pacotilla. Díganme ustedes si no es una tomadura de pelo. ¡Una hora que se esfuma -como en la canción de Serrat- entre un “hola” y un “adiós”! ¡Una hora para comprobar que alumnos y alumnas hicieron la tarea, y no solo la llevaron a cabo, sino que, efectivamente, entendieron, aprendieron, asimilaron…! ¿Y qué milagro es ese? Cuéntame otra historia, Caperucita. ¡Una hora semanal para Naturales, Sociales, Español, Matemáticas, Formación, Inglés… no alcanza ni para un desrizado! Claro que hablo de Escuelas y Liceos. 


    Los Colegios se benefician de más posibilidades pero, ni lo duden, asimismo cargan con más necesidades. Obligados a hacer frente a los sueldos de los docentes, deben, a como dé lugar, ponerse a trabajar y de lo lindo, con un horario de tres pares de narices, y con toda la creatividad posible. En la Pública, el salario está asegurado, pase lo que pase.

     

    Aparte de los 60 minutos de marras, los estudiantes disponen de la “Televisión educativa” y los cuadernillos. El esfuerzo realizado es grande en lo que respecta al Minerd. Aplusos y hurras por mi parte.  Pero, por otro lado, no es conocer la naturaleza humana. Me pregunto: ¿Los escolares, puntual y fielmente, seguirán todas las clases que se les brinde? NO ¿Harán las tareas con esmero, dedicación, desvelo y alegría? NO. Necesitan un seguimiento más cercano y perseverante. ¿Piensan que con una hora de supervisión y acompañamiento de los Maestros y Maestras y con las tres “teóricas” horas de trabajo personal, “aprenden en casa”? SÍ, pero NO. Hemos dejado toda la responsabilidad en ellos que, por ser lo que son, hoy por hoy, no tienen espaldas ni madurez para cargar con tal compromiso. ¿Peco de pesimista? Si así fuera, ha sido para equilibrar los “espejismos, fantasías y ensueños” de algunos.


    ¿SE SALVARÁ EL AÑO ESCOLAR? Según desde qué orilla se mire, unos dirán que por supuesto y otros que nanay. Y tan contentos. Pues yo no.

     

    ¿Cabría un “retoque” al plan iniciado apenas hace dos meses? Quizás, sin quizás, ¡¡¡¡SÍ!!!!


    Cambio de tercio. Les ofrezco el Credo que la Salle presenta en su Declaración de la Misión educativa. Es una motivación, un sostén y un empujón en nuestro ministerio.

     

     

    1.- Creemos firmemente que los niños y los jóvenes son un llamado a la esperanza y al compromiso.

    2.- Creemos que en el rostro de los empobrecidos y vulnerables nos encontramos con el poder salvador de Dios.

             3.- Creemos en el poder inspirador y mediador del educador.

    4.- Creemos que la comunidad educativa es componente medular en la construcción de la persona y la transmisión de los valores.

    5.- Creemos que nuestra Asociación lasallista es un don de Dios al mundo y un medio extraordinario para continuar el legado recibido de nuestra herencia viva tricentenaria.

    6.- Creemos que la educación hace posible la búsqueda y transmisión de la verdad.

    7.- Creemos que la educación es un recurso fundamental, poderoso y eficiente para el cuidado de la Tierra y la defensa del hábitat donde la vida pueda florecer y sostenerse

    8.- Creemos en la capacidad transformadora de la educación.

    9.- Creemos que la educación lasallista es una expresión del humanismo cristiano.

    10.- Creemos en la fuerza evangelizadora de la escuela.

    11.- Creemos que las realidades actuales demandan asumir riesgos y ser creativos.

    12.- Creemos que otro mundo es posible y que la educación es una fuerza fundamental para construirlo.

    Con la mirada puesta en Dios, nuestra fe en la bondad del ser humano y nuestro compromiso con la niñez y la juventud, avanzamos hacia los horizontes demandantes y fascinantes de este siglo XXI. La convicción de que un mundo mejor es posible nos mueve, la pasión por la humanidad nos congrega, y la esperanza nos alienta en el camino.

     

     

    Contra viento y marea, o sea, con el Covid 19 que llegó de sorpresa y optó por quedarse con nosotros, ¡FELICÍSIMO 2021! Será si permanecemos unidos.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares