• Noticias

    viernes, 26 de febrero de 2021

    La fe en Dios es más que un letrero


    Cultura y Vida | P. William Arias





    La fe en Dios es más que un letrero

     

    En uno de los tantos grupos de estudiantes que he tenido a lo largo de mi vida profesoral en la PUCMM, hubo un muchacho que nos invitó a todos a un sancocho en su casa. Era uno de esos cursos de verano, que no eran de muchos alumnos, unos 20 según recuerdo. El asunto es que aceptamos y fuimos.

     

    Fue una experiencia maravillosa, todos allí alrededor de una paila a fuego de leña, en el patio de la casa. En un momento me puse de pie y me dirigí a la sala de la casa y comencé a ver los cuadros que la adornaban. Uno de ellos llamó mi atención, y era la famosa placa de la era de Trujillo donde está la imagen del “jefe” y la conocida frase: “En República Dominicana manda Trujillo, en el cielo manda Dios”, parece que el dueño de la casa, sin yo darme cuenta, me siguió, y al verme detenido ante la placaletrero, intervino diciéndome que eso lo tenía como un recuerdo, ya que él fue juez de paz en esa época, pero nunca tuvo de acuerdo con la dictadura y que había que guardar las apariencias, que logró salvar a mucha gente. En fín, aquello no significaba que él todavía suspirase por una época fatídica como esa.

     

    Lamentablemente, así hay muchos creyentes en Dios, gente que exhibe cosas sobre Dios, pero en realidad solo es pura pantalla, por ejemplo hay muchos con letreros acerca de Dios en las puertas de las casas, en los vehículos.

     

    En días pasados vi en unos camiones, en unas guaguas y carros de transporte público, con unas grandes letras acerca de Dios y otros con versículos bíblicos. Así también aparecen hasta yipetas y demás. ¿Podrá alguien decirme que eso no tiene nada de malo?, y lo sé, pero el asunto es que la fe en Dios no se puede circunscribir solo en eso: “Tengo fe en Dios y la demuestro, con un letrero en mi casa o en mi medio de transporte”. La fe en Dios es más que eso.

     

    Si vemos un camión que transporta materiales de mina, con un gran letrero: “Dios es amor”, pero va por la vía de manera imprudente, haciendo rebases peligrosos, creando zozobra entre conductores y transeúntes, violando las leyes de tránsito, esto no se explica, ni puede ser el proceder de una persona que públicamente exprese que Dios es amor, pero ella no tenga amor y respeto por los demás y se convierta en un corrupto a quien las leyes no le dicen nada.

     

    También un carro de “concho”, como se le dice: tiene un hermoso versículo bíblico que expresa el amor al prójimo, y sin embargo, se para donde quiera y como quiera, toma demasiado tiempo en sus paradas, impide el buen tránsito en las calles, no tiene los requerimientos que debe tener un transporte de ese tipo.

     

    Entonces, no tiene sentido tener un bonito letrero con una frase bíblica, cuando su quehacer no se corresponde con lo bíblicamente expresado. Tenemos y debemos entender que el fariseísmo del tiempo de Jesús todavía existe entre nosotros (Mat 23, 3. 5), gente que dice una cosa y hace otra, gente que solo quiere que los vean, pero su vida y su actuación dista mucho de eso que expresan en nombre de su fe en Dios.

     

    La fe en Dios es más que los letreros o frases que podemos presentar ante los demás. No es simple apariencia. Es la convicción profunda en el Dios de Jesucristo, que me lleva a asumir un estilo de vida distinto al que mis egoísmos me piden y al que los intereses del mundo de hoy me motivan.

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares