• Noticias

    miércoles, 24 de febrero de 2021

    La procreación responsable


    Matrimonio y Familia | Jahuil Doroteo





    La procreación responsable

     

    El problema de la procreación humana responsable es algo presente en nuestro tiempo. En años anteriores, la sexualidad estaba orientada a buscar pareja y tener hijos. Ha cambiado de manera considerable debido a múltiples circunstancias sociales, educacionales y personales, dando a entender la procreación responsable como contracepción y con ello eliminar la procreación de la vida sexual. Después de la segunda guerra mundial, la revolución sexual ayudó a la separación entre pareja y familia, y las relaciones sexuales de la procreación. La idea tradicional de la familia y la transmisión de la vida es cambiada por la del predominio de la pareja y una vida sexual libre.

     

    El teólogo Blázquez expresa la cuestión fundamental: ¿se puede hablar de procreación utilizando la contracepción o es éticamente responsable vivir la sexualidad evitando la procreación por medios no naturales? Él expone que muchas veces los esposos se encuentran en situaciones donde necesitan intimidad, pero no es aconsejable un embarazo. Aquí no hay un rechazo global de la vida, solo es la relegación de la reproducción, usando medios artificiales para ello en favor de la dimensión unitiva. Por lo cual la Humanae Vitae propone el conocimiento consciente de los procesos biológicos de la procreación humana e interrumpirla durante un tiempo determinado si hay razones para ello, respetando le ley moral.

     

    Se puede decir que la paternidad o maternidad responsable es el ejercicio razonable del derecho y la libertad de procrear dentro del matrimonio

     

    En relación a lo dicho, la paternidad responsable debe adecuarse al orden moral establecido por Dios, donde la conciencia moral es su mejor intérprete. Así los cónyuges tienen que reconocer sus deberes ante Dios, la familia y la sociedad, dentro de una justa jerarquía de valores. Entonces por eso, se puede decir que la paternidad o maternidad responsable es el ejercicio razonable del derecho y la libertad de procrear dentro del matrimonio. Ellos están en un dilema, porque ni el derecho ni la obligación de procrear son absolutos. El derecho está sometido a la razón y la libertad a las circunstancias, por lo que la Humanae Vitae está en contra del aborto y la esterilización.

     

    En este sentido la Humanae Vitae es una respuesta a la revolución sexual en la década de los años sesenta. Ella proponía cambiar la concepción de familia por el de pareja, para que la unión sexual no sea orientada hacia la procreación, sino al disfrute de la pareja; dejando de lado la dimensión unitiva y procreativa de las relaciones sexuales. El autor expresa que muchas parejas hacen trampa en los actos conyugales en función de la fecundidad, pero es un mal menor que tener embarazos de actos realizados en la prostitución. Tenemos aquí el dilema entre el ideal moral y las circunstancias que se presentan en la realidad, lo cual deja claro que no se realiza de manera plena en cada acto humano y no se trata de perfeccionamiento moral

     

    Debido a ello, el teólogo resalta el uso prudente y razonable de anticonceptivos, ya que en determinados casos, puede ser compatible con la procreación responsable. Blázquez, siguiendo a la Humanae Vitae dice que: todo acto conyugal tiene que estar abierto a la vida con razones objetivas de orden antropológico y teológico. Además se expresa en esta encíclica Humanae Vitae, el rechazo tajante a iniciativas de control de la natalidad. Por lo cual, ella solo reconoce en la práctica la abstinencia sexual y los métodos naturales, dando a entender que es comprensible el control de la natalidad por iniciativa de los esposos, pero con los métodos naturales, rechazando el aborto y la esterilización por estar en contra de la vida.

     

    El rechazo no es solo al aborto y la esterilización, incluye los métodos que no permiten la ovulación o la espermatogénesis, (producción de espermatozoide). Todas las técnicas anovulatorias producen problemas en las mujeres por ser castrativas. Además algunos hombres las promueven por la visión sexualizada hacia la mujer o la moral corrupta que no la valora y la esclaviza. En suma, podemos decir que, desde una actitud antropológica de rechazo a la vida, la contracepción e idolatría de la sexualidad, sin la mirada en la procreación, son parte de la inmoralidad fundamental y estructural.

     

    Referencia: Blázquez, N., Bioética, La nueva ciencia de la vida, Madrid, 2000, pp. 257-265.

     

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares