• Noticias

    martes, 9 de marzo de 2021

    Cómo se relacionan fe y cultura?


    Fe y Vida | Alexis Cifuentes



    ¿Cómo se relacionan fe y cultura?

    La relación de la fe y la cultura ha sido objeto de muchas reflexiones, cuando se profundiza aparecen muchas implicaciones en el campo filosófico y teológico. La Iglesia ha vivido desde los comienzos la predicación del Evangelio un proceso de encuentro y confrontación con las culturas. De ese proceso tenemos una riqueza que impulsa a los creyentes, quienes han recibido el mandato de Cristo de “ir hasta los confines de la tierra” para transmitir la verdad por Él revelada. Se establece así, desde el principio, un diálogo fecundo con las diversas culturas con las cuales se realiza la universalidad del anuncio.

    La relación fe y cultura es necesaria e ineludible para realizar la misión encomendada por Cristo a sus discípulos, a la Iglesia. Se establece una interrelación en la cual la fe asume la diversidad de las culturas y encuentra en ella la presencia del Señor. Toma conciencia de que no “lleva” a Cristo a las culturas, sino que el Evangelio penetra las realidades culturales partiendo del principio de la Encarnación y desarrolla la llamada “inculturación”.

    Se da un enriquecimiento mutuo entre quienes desde su fe cristiana anuncian a Cristo y la cultura que acoge la buena noticia y participa del don de Dios revelado para la salvación de todos los pueblos. La diversidad cultural, querida por Dios en su proyecto creador, no es una amenaza ni un obstáculo. El diálogo y la apertura derriban cualquier barrera que se interponga. Quienes se acercan descubren que la promesa de Dios en Cristo no se limita a un pueblo concreto, con sus particularidades, sino que esa promesa abarca a toda la humanidad.

    “El encuentro de la fe con las diversas culturas de hecho ha dado vida a una realidad nueva. Las culturas, cuando están profundamente enraizadas en lo humano, llevan consigo el testimonio de la apertura típica del hombre a lo universal y a la trascendencia. Por ello, ofrecen modos diversos de acercamiento a la verdad, que son de indudable utilidad para el hombre al que sugieren valores capaces de hacer cada vez más humana su existencia”, señala la encíclica Razón y Fe, del año 1998.

    La fe de la Iglesia proclama que las culturas evocan “los valores de las tradiciones antiguas” y ella tiene la certeza que las culturas llevan consigo “la referencia a la manifestación de Dios en la naturaleza”, que en las mismas personas a quienes se dirige el mensaje, ya hay una presencia divina, aunque no explícita.

    “Las culturas, estando en estrecha relación con los hombres y con su historia, comparten el dinamismo propio del tiempo humano”, sigue diciendo la encíclica. Las transformaciones y progresos se dan en estos encuentros entre pueblos y culturas, “que a la vez se alimentan de los intercambios recíprocos de sus modelos de vida. Las culturas se alimentan de la comunicación de valores, y su vitalidad y subsistencia proceden de su capacidad de permanecer abiertas a la acogida de lo nuevo”.

    La encíclica afirma que “Toda cultura lleva impresa y deja entrever la tensión hacia una plenitud. Se puede decir, pues, que la cultura tiene en sí misma la posibilidad de acoger la revelación divina.

    La forma en la que los cristianos viven la fe está también impregnada por la cultura del ambiente circundante y contribuye, a su vez, a modelar progresivamente sus características. Los cristianos aportan a cada cultura la verdad inmutable de Dios, revelada por Él en la historia y en la cultura de un pueblo”.

    A la luz de este pensamiento de la Iglesia, entendemos que no hay ninguna contradicción entre la fe y la cultura que pueda impedir la relación. De hecho, se da ese encuentro a través de la historia. La fe se vive dentro de un contexto cultural propio. No está fuera de la vida y el tiempo de las personas. La cultura es el lugar donde se anuncia y vive la fe.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares