• Noticias

    jueves, 11 de marzo de 2021

    El dogma María Madre de Dios

    Mariología | Juan Corona Estévez MSC

     

     

    Visión teológica del dogma María Madre de Dios

     

    En el tema anterior fue presentado el fundamento bíblico del dogma de la maternidad divina de María. En esta reflexión se expone la visión teológica de este dogma siguiendo algunos documentos del Magisterio de la Iglesia.

     

    Cada año el 1 de enero la Iglesia celebra la Solemnidad de María Madre de Dios. Según la historia esta fiesta dedicada a la Virgen es una de las más antigua que se conoce en Occidente. Cabe recordar que con esta celebración se concluye la Octava de Navidad, es decir, el conjunto de ocho días, desde el 25 de diciembre, en los que la Iglesia celebra el nacimiento de Jesús.

     

    Ella, es imagen espléndida de configuración al proyecto trinitario, que se cumple en Cristo

     

    En cuanto a este título otorgado a María, el teólogo Izquierdo, en el Diccionario de Teología, señala que según el historiador Sócrates el primero en utilizar el título de Theotókos (Madre de Dios) fue Orígenes. Explica, que, aunque en los escritos que ahora se conocen no está propiamente ese término, sí la llama Madre del Señor, porque ha llevado en su seno al Hijo de Dios[1]. En ese sentido, el teólogo Collantes, en su obra la fe de la Iglesia Católica, indica que la expresión de María como Madre de Dios, se enuncia de manera clara desde comienzos del siglo II en san Ignacio de Antioquía. Muestra, también, que en un papiro anterior al concilio de Éfeso se conserva la oración que dice: “bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios”. Por tanto, llamar a María como madre es reflejo de una antiquísima tradición (cfr. FIC 276).

     

    Benedicto XVI, en la Audiencia General del 2 de enero de 2008, enfatiza que “el título Madre de Dios, expresa muy bien la misión de María en la historia de la salvación”. Asimismo, resalta que todos los demás títulos atribuidos a la Virgen se fundamentan en su vocación de Madre del Redentor.

     

    Ahora bien, los aspectos doctrinales y magisteriales que se presentan acerca de la maternidad divina de María se encuentran contenidos en los textos del concilio de Nicea (325) que relaciona la doble naturaleza de Cristo quien “se encarnó, y se hizo hombre”. Más adelante, el Credo constantinopolitano (381) amplía esta afirmación con la fórmula de que “el Logos se encarnó por obra del Espíritu Santo y de María Virgen, y se hizo hombre”. Por eso, se puede decir que María es en sentido propio y verdadero Madre de Dios encarnado[2].

     

    En ese orden de ideas se acentúa que la afirmación dogmática promulgada en Éfeso (431) sobre María “Madre de Dios” establece una vinculación clara de ella no solo con Jesús, sino con toda la Trinidad. En ese sentido, tanto la Constitución Dogmática Lumen Gentium 53, como la Marialis Cultus 56, exponen claramente que María es “Madre del Hijo y, por lo mismo, hija predilecta del Padre y Templo del Espíritu Santo”. El concilio Vaticano II nos recuerda, además, que desde el anuncio del ángel María es reconocida y venerada como verdadera Madre de Dios y del Redentor. Por ello, la Iglesia Católica, instruida por el Espíritu Santo, la venera como “Madre Amantísima” (cfr. LG 53).

     

    Finalmente, los obispos en el documento de Aparecida dicen de María que es madre de Jesucristo y de sus discípulos y que ha estado siempre cerca de ellos, acogiéndolos (cfr. DA 1). Ella, es imagen espléndida de configuración al proyecto trinitario, que se cumple en Cristo. También, modelo y paradigma de la humanidad, ya que es madre de la Iglesia y es artífice de comunión (cfr. DA 268). Por eso, “como verdadera madre, María camina con su pueblo, lucha y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios” (EG 286).

     



    [1]Izquierdo, C., Diccionario de teología, Navarra, 2007. p. 615.

    [2] Collantes, J., La fe de la Iglesia Católica, Madrid, 2001. (FIC 272,277,392).

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares