• Noticias

    miércoles, 21 de abril de 2021

    Fisonomía de la Caridad Cristiana


    Espiritualidad | Isaac Riera, MSC






    Fisonomía de la Caridad Cristiana

     

    Como todos sabemos, el precepto distintivo de cristianismo es la caridad hacia todos - “amaos unos a otros como Yo os he amado” (Jn 13,34)-, que en otros evangelios se concreta en la prohibición de juicios condenatorios al prójimo, en el perdón de las ofensas, en la presentación desinteresada e incluso en el amor a los enemigos.

     

    Ocurre, sin embargo, que este sublime precepto es el que menos cumplimos en la práctica, a pesar de que la mayoría de los males en el mundo proviene de la falta de caridad y de que no podemos ser auténticos cristianos sin intentar realizarlo. Es verdad que procuramos evitar las grandes ofensas, pero estamos muy lejos de entender y de realizar la verdadera caridad.

     

    Contrariamente a lo que supone, la caridad cristiana no consiste en el afecto hacia el prójimo, que no depende de nuestra voluntad, sino en no desear ni hacer mal al prójimo, por una parte, y procurar ayudarle desinteresadamente con nuestras acciones, gestos y palabras, por la otra; y esto sí que depende de nuestro esfuerzo voluntario. El afecto o desafecto es algo natural, pero la caridad cristiana –conviene tenerlo bien presente– una virtud sobrenatural que supera los sentimientos y tendencia de nuestra naturaleza, que supone un gran dominio sobre nosotros mismos, y que solo, se consigue con la ayuda de la gracia divina. Y esta es la razón de que solo la veamos ejercer en la ínfima minoría de las almas santa.

     

    Cuando el señor nos pide amar al prójimo, nos pide con ello que respetemos la dignidad de las personas, incluso a las que obran mal o tienen mal carácter, pero esto supone tener una profunda sabiduría de lo humano, que no está al alcance de todos. Hay que conocernos bien a nosotros mismos y conocer bien el alma humana para no caer en reacciones pasionales y superar con paciencia el mal y la fealdad moral que manifiesta nuestro prójimo; ser caritativo es ser sabio e indica madurez en nuestra personalidad, y esta es la razón de que la caridad, en sus principales características, jamás la encontraremos en la gente mediocre, sino en las personas muy cualificadas mental y moralmente.

     

    El primer y fundamental rasgo en la fisonomía de la caridad cristiana es la comprensión del alma de nuestro prójimo, pues comprender nos capacita para disculpar y no dejarnos arrastrar por reacciones indignadas. Cada persona está llena de problemas, de frustraciones, de prejuicios y de ignorancias, que son la causa más frecuente de su mal comportamiento y que hemos de tratar comprender; más que culpables, son víctimas de sí mismas, de sus propios males. Porque lo normal en los humanos es que proyectemos nuestros propios males en acusaciones agresivas hacia los demás, y de ahí la necesidad de comprensión para disculparlos. Y esto lo sabe solo el confesor, no otra persona.

     

    El primer y fundamental rasgo en la Fisonomía de la caridad cristiana es la comprensión del alma de nuestro prójimo.

     

    La segunda característica de la caridad es no anidar antipatía o rencor hacia determinadas personas que nos han hecho mal o cuyo comportamiento nos resulta repulsivo, algo muy frecuente incluso entre cristianos practicantes. Tengamos muy en cuenta que el mal más grave en un cristiano es el rencor o el odio, pues es la contradicción más rotunda del cristianismo como religión del amor. Es aquí donde principalmente se manifiesta que la caridad cristiana es sobrenatural y que practicamos el amor a los enemigos que nos pide Cristo. Por lo demás, la antipatía o el odio exageran injustamente los aspectos negativos de las personas que odiamos, haciéndonos ciegos a las cosas positivas que seguramente tienen.

     

    La tercera característica de la caridad es evitar criticas e insultos, que solo vemos en poquísimos cristianos. La crítica y los insultos al prójimo constituye un ejercicio habitual de la condición humana, y los pecados de la lengua -todos lo sabemos- son, sin duda, los más abundantes. El mal, por supuesto, suscita rechazo y crítica, y no podemos permanecer indiferentes ante ciertos comportamientos negativos de nuestro prójimo; pero nuestra crítica ha de ser prudente y sosegada, orientada más a la reflexión que puede hacer el bien, que, al desahogo pasional, que siempre empeora la cosas y muchas veces, en lugar de la discusión, ante ciertas conductas irracionales lo mejor es el silencio, más elocuente que las palabras.

     

    La cuarta característica de la caridad es hacer el bien al prójimo sin exigir nada a cambio, tal como nos pide el evangelio (Cf Lc 14, 12-13). Es una de las grandes diferencias entre el amor cristiano y el amor natural humano. En el amor humano, se exige reciprocidad -nuestro afecto espera siempre correspondencia, sea el afecto del otro, o su reconocimiento o su gratitud-; en el amor cristiano, por el contrario, hemos de hacer el bien desinteresadamente, más allá incluso que el amor materno, imitando el amor misericordioso de Dios “que hace salir su sol sobre malos y buenos y manda la lluvia sobre justos e injustos” (Mt 5, 45). La caridad cristiana práctica, ciertamente, la justicia, pero es mas elevada que la justicia.

     

    La quinta característica de la caridad cristiana es la amabilidad y buen trato con el prójimo, a la que san Francisco de Sales, muy acertadamente, consideraba como “la más bella flor” de esta gran virtud. En las relaciones humanas, ser frio, indiferente o huraño indica falta de afecto y distanciamiento, mientras que la amabilidad es la principal manifestación de atención y cercanía a las personas, respeto y aprecio a su dignidad, y deseo de hacer agradable su vida. Esto lo sabemos muy bien todos en nuestra vida diaria, tan necesitadas de las buenas maneras. Una sonrisa, un gesto de simpatía o una atención, aparte de definir a una persona como “buena” es una gran manera de manifestar nuestro amor al prójimo.

    Publicado en: Revista Madre y Maestra.

     

                                                                            

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares