• Noticias

    viernes, 9 de abril de 2021

    La educación de niños y niñas


    Espiritualidad del Corazón / Hans Kwakman/CorNovum

     




    Educación de niños y niñas:

    La formación del buen comportamiento

       

    No puedes ser una buena persona si no has sido educado para serlo. Por consiguiente, en “Amoris Laetitia” (sobre el Amor en la familia), el Papa pone especial énfasis en lo que él llama “la educación moral” del niño. Al hacerlo, es necesario “recordar la importancia de las virtudes”, dice (AL 206). Una vida virtuosa impide que la persona se convierta en esclava de sus propias tendencias egoístas, escribe (AL 267). Después de todo, la libertad humana se moldea, fortalece y alimenta por una vida conforme a los valores humanos.

        

    Durante la infancia y la adolescencia, la educación para ser una persona de bien es de suma importancia en la familia. Esta es “la primera escuela” donde los niños aprenden a abrazar esos valores y hacer un uso adecuado de su libertad, afirma el Papa. (AL 274).

        

    En la familia se aprende a comportarse con los demás, a escuchar, compartir, tolerar, respetar y ayudarse mutuamente (AL 276). “Muchas personas actúan toda la vida de una determinada manera porque lo han aprendido así desde su infancia y consideran que está bien” (AL 274). “Así es como me enseñaron”. “Eso es lo que aprendí a hacer”. (AL 274).

         

    Los niños aprenden a portarse bien y a adoptar valores humanos cuando los padres y otros educadores entablan conversación con ellos, escribe el Papa. Ellos enseñan a los niños la importancia de los valores, principios y normas, sin imponerlos como órdenes o instrucciones. (“hazlo porque yo lo digo”), sino hablándoles de su propia experiencia. Al hacerlo, se debe utilizar un lenguaje que los niños puedan entender (AL 264).

       

          Al hablar de ello en familia, los niños también aprenden a escuchar con sentido crítico los mensajes que transmiten los diversos medios de comunicación (AL 274).

        

        

    Momento de reflexión

     

    “Los padres confían con razón

    a las escuelas

    la educación básica de sus hijos.

    Pero su educación moral

    nunca la pueden delegar completamente en otros.

    El desarrollo moral de una persona

    se basa en última instancia en la experiencia

    en la familia

    ya que los padres son dignos de confianza

     

    A través del amor por sus hijos

    y el buen ejemplo que dan,

    Los padres inculcarán en sus hijos

    confianza y cariñoso respeto.

     

    Cuando los niños ya no perciben

    que, a pesar de sus errores,

    son importantes para sus padres,

    o ya no notan

    que sus padres están realmente preocupados por ellos,

    soportarán sin duda

     un profundo dolor y una gran carga

    en su camino hacia la edad adulta.

     

    La sensación de estar abandonados a su propia suerte

    causa más dolor a los niños

    que la reprimenda que algunas veces recibirán

    por algo que han hecho mal”.

     

    (Papa Francisco, Amoris Laetitia n. 263 – traducción libre)

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares