• Noticias

    domingo, 11 de abril de 2021

    Por una Iglesia sinodal


    Vida Consagrada | Elías López Pérez, SJ





    Iglesia sinodal

     

    Sinodalidad (del griego sin-odos) significa juntos-camino. El Papa Francisco invita a la Iglesia a hacer este camino juntos:

     

    «El mundo en el que vivimos, y que estamos llamados a amar y servir también en sus contradicciones, exige de la Iglesia el fortalecimiento de las sinergias en todos los ámbitos de su misión. Precisamente el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio».

     

    «La Iglesia —continúa el Papa— no es otra cosa que el “caminar juntos” de la grey de Dios por los senderos de la historia que sale al encuentro de Cristo el Señor (...). Lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está todo contenido en la palabra “Sínodo”».

     

    Pero, también advierte: «Caminar juntos —laicos, pastores, Obispo de Roma— es un concepto fácil de expresar con palabras, pero no es tan fácil ponerlo en práctica». ¿Cómo ponerlo en práctica para alimentar y sostener la fidelidad?

     

    1.- La sinodalidad invita a ser Iglesia que escucha humildemente: la Iglesia sinodal es menos Santa Sede que habla ex cátedra para salir más a caminar y dialogar con otros. Es una Iglesia que escucha antes de hablar. Y así, en camino, en moción espiritual y diálogo espiritual, es comunidad de aprendizaje con otros. Para escuchar a otros distintos la Iglesia tiene que ser humilde. La fidelidad se hace sostenible gracias a la escucha humilde en las congregaciones.

     

    2.- La sinodalidad invita a ser Iglesia en salida: una iglesia en salida no puede ser sedentaria, Santa Sede, entre paredes. Ser fieles a la Iglesia en salida es ser fieles a una mente abierta que piensa fuera de la caja, de prejuicios; fieles a un corazón abierto que supera la autorreferencialidad; y fieles a una voluntad abierta y libre para colaborar más allá de lo parroquiano. Iglesia en salida es también ser fiel a la ligereza de estructuras institucionales para no acomodarnos en inercias centrípetas. Ser fiel a la Iglesia en salida es ser fiel a una Iglesia itinerante, que nunca se estanca. También la fidelidad se hace sostenible gracias a la apertura de congregaciones en salida, no autorreferencial.

     

    3.- La sinodalidad invita a ser Iglesia hospital de campaña: la Iglesia en salida no sale a cualquier sitio sino que va a los lugares de mayor dolor para ser allí hospital de campaña que sana las heridas causadas por tanta violencia en el mundo. Se trataría de una Iglesia que opta preferencialmente por los pobres y excluidos. Una Iglesia que es hospital, pero de campaña, ligera de estructuras y equipaje para estar disponible a ir donde más se necesite. Una iglesia como la sangre, que va a la herida para sanar sin necesidad de ser llamada. La fidelidad se sostiene y alimenta gracias a que las congregaciones son hospital de campaña.

     

    4.- La sinodalidad invita a ser Iglesia de comunión: la Iglesia de comunión es una Iglesia que promueve y celebra la diversidad como parte de la creación riquísima de Dios. Es una Iglesia fiel al encuentro entre distintos por medio de la fe en el diálogo ecuménico e interreligioso, intercultural y de cruce de saberes. La Iglesia de comunión se construye gracias al discernimiento en común pues éste está al servicio de la unión de ánimos en la comunidad. Como el amor de Dios Trino que articula en sí la unidad en la diversidad y la diversidad en la unidad. Ser fieles a la Iglesia de comunión es ser fieles a la reconciliación y al perdón, al amor al enemigo de la invitación del Padre celestial que hace salir el sol sobre buenos y malos (Mt 5, 45), pues fundamentalmente sólo se ama lo distinto. La fidelidad se sostiene y nutre de congregaciones que viven y promueven la comunión.

     

    Según el Papa Francisco la sinodalidad implica dos actitudes en el discernimiento: parresía y humildad en la escucha. Y añadía:

     

    «Y háganlo con mucha tranquilidad y paz, porque el Sínodo se desarrolla siempre “cum Petro et sub Petro” —con Pedro y bajo Pedro— y la presencia del Papa es garantía para todos y custodia de la fe. Queridos hermanos, colaboremos todos juntos para que se afirme con claridad la dinámica de la sinodalidad ¡Gracias!».

     

    El camino sinodal nos irá mostrando una cultura y estructuras de gobierno más articulado con la gobernanza participativa y circular, en redarquías donde la autoridad de Pedro al servicio de la unidad se refuerce. Así ayudaremos a que la Iglesia sinodal sea condición de posibilidad de una fidelidad renovada, fidelidad sinodal.

     

    Elías López Pérez, SJ en Fidelidad sinodal. Liderazgo de discernimiento congregacional. CONFER, revista de la Vida Religiosa, NO. 228, pp. 495-496, 2020.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares