• Noticias

    domingo, 11 de abril de 2021

    ¿Qué queremos ser, en definitiva?


    Actualidad | Amigo del Hogar





    ¿Qué queremos ser, en definitiva?

     

    Puntos de reflexión de Mons. Raúl Berzosa en la Misa Crismal, el Jueves Santo, en la Catedral de Santo Domingo, reunido el Clero arquidiocesano presidido por el arzobispo metropolitano Mons. Francisco Ozoria.

     

    Voy a lo esencial, y a recordar lo que he estado repitiendo en todos los encuentros cuaresmales parroquiales: “¡No es tiempo de perder el tiempo!”. ¡Volvamos al más Bello, Jesucristo, a lo más bello, la vida de santidad, y a los más bellos: ¡al encuentro con los hermanos y hermanas de camino! Estamos en momentos “recios”, como calificaba Santa Teresa de Jesús a los suyos; porque estamos no en una época de cambios, sino en un cambio de época. Además, por segundo año consecutivo, inmersos en la dramática Pandemia del Covid, que esperamos superar más bien antes que después.

     

    Hemos escuchado en la primera lectura del profeta Isaías, realizada en Jesucristo, según el Evangelio de San Lucas: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado a dar la buena noticia a los que sufren, a vendar los corazones desgarrados, a liberar a los cautivos, a consolar a los tristes, a cambiar el vestido de luto en el de danza, y a proclamar el año de gracia… ¿Pero es posible ser profetas en nuestro tiempo?...

     

    - Cuatro frases punzantes, nos resitúan en el momento histórico y cultural en el que vivimos:

     

    “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas” (Mario Benedetti).

    “Hacer una y otra vez lo mismo, esperando respuestas diferentes, es una locura” (Einstein).

    “En el Evangelio no se dice tanto cómo deben ser las ovejas, que se las acepta tal y como son, sino cómo deben ser los pastores” (Carmen Pellicer).

    “En el siglo XIX, la Iglesia perdió a los obreros e intelectuales; en el XX, a los políticos, a los medios de comunicación y a los jóvenes; en el XXI corre el peligro de perder a las mujeres y a los pobres” (Anónimo).

     

    Ante las anteriores afirmaciones, nos hacemos la misma pregunta del salmo 136: “¿Cómo cantar un cántico de Sión en Tierra Extranjera?”… O, traducido, de otra manera, ¿cómo evangelizar en los nuevos signos de los tiempos?... ¿Cómo anunciar a Jesucristo, y su Evangelio, en una nueva cultura marcada, como denunció proféticamente el Papa Benedicto XVI, por la enfermedad del relativismo moral, por el escepticismo intelectual, y por el post-humanismo/trans-humanismo científicos?… ¿Podremos, en resumen, entonar en verdad y con esperanza lo repetido en el salmo 88, en la liturgia de hoy: “cantaré eternamente tus misericordias, Señor”?…

     

    Desde hace cuatrocientos años, las dos preguntas que nos lanzó la modernidad siguen vigentes: por un lado, “¿qué esconde y revela Jesús de Nazaret, como fundador religioso, que no tengan otros grandes fundadores?”… Por otro lado, “¿Por qué el cristianismo es la verdadera y plena religión, y no una más entre otras?”…

     

    Para responder a estos y otros retos y desafíos, podemos igualmente adoptar las posturas del salmo 136: o llorar, confundidos y paralizados, con nostalgia de Sión, añorando lo que fueron tiempos pasados; o colgar nuestras cítaras, y no ser buena noticia; o domesticar el Evangelio, predicando sólo lo “políticamente correcto” y lo que gusta escuchar como divertimento o entretenimiento; o vengarnos y, como violentos fundamentalistas, despeñar niños; o, finalmente, como el resto de Israel, ser los pobre de Yawhe (los anawin), lúcidos y lucidos ministros al mismo tiempo.

     

    ¿Qué queremos ser, en definitiva?... ¿Pentecostés o sinagoga?... ¿Misión o sacristía?...


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares