• Noticias

    lunes, 10 de mayo de 2021

    Cuidado de la persona-comunidad


    Vida Consagrada | Elías López Pérez





    Herramientas para ser levadura crítica de la fidelidad sinodal (III)
    Cuidado de la persona-comunidad

     

    Nivel 2. Cuidado de la comunidad (grupo o equipo): las conversaciones espirituales

     

    Cuidamos de las relaciones interpersonales en la comunidad. Se trata del cuidado de los vínculos con los hermanos y hermanas de comunidad, compañeros y compañeras de nuestros equipos, laicos y laicas en misión compartida en nuestras obras apostólicas. La dificultad que encontramos para el discernimiento comunitario es la falta de libertad interior para la distribución del poder y reconocimiento de todos los miembros del grupo en la toma de decisiones participativa. Nos encontramos con egos con poca inteligencia emocional que, porque están con heridas sin sanar, hieren y conflictúan al grupo. Los conflictos son difíciles de transformar sin ayuda externa. Quién estará sentado a la derecha o izquierda en el reino de los cielos, quién arriba y quién abajo, divide a muchas comunidades pues no se discierne bien la distribución del reconocimiento y el poder.

     

    La herramienta de la reunión de cuidados del grupo, con un modo y orden en la conversación espiritual, ayuda a discernir y distribuir el poder y reconocimiento como servicio a la comunión. El modo y orden de dichas conversaciones espirituales se facilita con círculos de escucha periódicos y pasos pautados en la vida y misión de la comunidad: se comparte el examen espiritual personal y las mociones espirituales sobre cada tema que se trate en el grupo.

     

    La conversación espiritual nos hace amigos en el Señor que no sólo comparten talentos para la misión sino también vulnerabilidad y ternura en espacios suficientemente seguros y protectores para nuestras heridas. Los círculos de escucha comunitarios se complementan con los encuentros vis a vis periódicos del responsable de la comunidad con cada uno de sus miembros para tener un feedback de acompañamiento (que incluya corrección fraterna que realmente sea espiritual) en la vida y misión comunitaria. El discernimiento está siempre al servicio de la comunión de los miembros de la comunidad para la misión. Descubrir la presencia de Dios en las hermanas y hermanos de comunidad por medio de las conversaciones espirituales ayuda a la comunión que sostiene la fidelidad.

     

    Nivel 3. Cuidado de la institución: la planificación estratégica discernida

     

    Cuidamos tanto de la eficiencia (planificación estratégica) como de las personas (discernimiento participativo) en la complejidad organizacional de la congregación. Gracias a este cuidado de las relaciones institucionales cada persona y equipo, a todos los niveles de la institución, se comprometen con la misión, visión y valores organizacionales y, así, se cuida la fidelidad. Se busca que la institución ponga a la persona toda y todas las personas en el centro con procedimientos que combinen circularidad con verticalidad en la toma de decisiones, con estructuras de poder menos piramidales. Se acabará erosionando el carisma y el propósito organizacional si la congregación tiende a un estilo mecanicista que gestiona personas y no las acompaña en el discernimiento y diseño de la estrategia, en su implementación y evaluación, en la toma de decisiones colaborativa. De este modo la congregación tenderá a desangrarse.

     

    La herramienta que ayuda a cuidar de vida y misión, de personas y resultados de su tarea, es la planificación estratégica discernida. Se busca la corresponsabilidad y la subsidiaridad con la mayor participación posible de todos en el discernimiento de la planificación. Una planificación que articule las cuatro funciones directivas (liderazgo, gestión, estrategia y comunicación interna y externa). La planificación discernida a este nivel institucional implica los pasos del ciclo de misión: 1) análisis contemplativo de realidad, 2) soñar el sueño de Dios para la organización que responda al análisis, 3) discernir el diseño del plan estratégico de acción apostólica para movernos progresivamente de la realidad al sueño en un periodo acordado de tiempo, 4) implementación de las líneas estratégicas siendo contemplativos en la acción, 5) evaluar y examinar espiritualmente para que los frutos sean de verdad del Espíritu.

     

    A lo largo del plan operativo anual la congregación cuidará de espacios verdes de discernimiento, con tiempos de silencio y quietud orante, para la implementación y seguimiento de la planificación estratégica discernida. Para facilitar estos espacios cualificados de discernimiento, de escucha honda congregacional, el área de acompañamiento de personas (recursos humanos) será clave, esta garantiza recursos que ayuden a poner de verdad a la persona en el centro, de modo que nadie sea «aplastado» por la complejidad de la maquinaria organizacional. La planificación estratégica discernida cuida a nivel institucional la transparencia, confianza, colaboración e innovación para que sean elementos en la cultura y estructura organizacional que facilite la fidelidad.

     

    Nivel 4. Cuidado de la Iglesia en la sociedad: redes de discernimiento interinstitucional para la incidencia

     

    En este nivel de complejidad cuidamos de las relaciones eclesiales y sociales al servicio de la transformación social. Se trata del cuidado interinstitucional en colaboración con todas las personas de buena voluntad en la sociedad. El problema que encontramos en muchas organizaciones eclesiales es la autorreferencialidad. Nos cuesta salir de la institución y familia carismática. Sin enredarnos con otros nos debilitamos.

     

    Se nos invita a ser astutos y osados, a aprender a usar la herramienta de redes de discernimiento interinstitucional para la incidencia pública y política, para la transformación social, la economía de comunión, la ecología integral, como Fratellli Tutti. Estas redes, con los principios del pensamiento social cristiano, hacen que los hijos de las tinieblas no sean más astutos que los hijos de la luz.

     

    Discernir y adaptar estas cuatro herramientas (o similares) en cada uno de sus cuatro niveles según contextos diferentes y cambiantes, según los diversos carismas y estructuras institucionales, ayuda a cuidar y sostener la fidelidad.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares