• Noticias

    viernes, 18 de junio de 2021

    5 claves del gesto eucarístico


    Sacramentos | Alexis Cifuentes




    5 claves del gesto eucarístico

     

    La Eucaristía tiene sabor a pan y vino, a encuentro de familia, a comunidad que se dispersa y se encuentra, siempre unida alrededor de aquel que la constituyó y la envió. Tiene sabor a los detalles cotidianos, a la vuelta al hogar, a la confianza de estar en familia. La Eucaristía tiene un Misterio que pasa por las manos laboriosas que convierten la harina en pan y la uva en vino. Y por los corazones latiendo al reconocer a quien vivió entre nosotros sin creerse mejor que nosotros; que se abajó para ponernos a la altura de nuestra real condición.

     

    La Eucaristía nos da el valor de salir de nosotros mismos y de inclinarnos con amor hacia las debilidades de los demás

     

    La Eucaristía se forja en humanidad transformada, en ella se asumen nuestras deficiencias e infidelidades que se convierten en gestos de perdón y de aceptación. Celebra nuestros mejores deseos, agradecimientos, despierta la alegría de vivir con esperanza. La Eucaristía no tiene límites para celebrar la vida y sus asuntos. La Eucaristía compartida, como somos, deleita la certeza de lo que podemos llegar a ser cuando prima el amor, la fraternidad, la comunión entre nosotros. Me llaman la atención su realidad, siguiendo al papa Francisco.

     

    1. El mayor de los sacramentos que hemos recibido y que resumimos en siete, Jesús nos lo da de manera sencilla, fraterna, como un don, un gesto de compartir, en un momento crítico de su vida.

     

    2.  Jesús nos muestra que la meta de la vida está en entregarse, que lo más grande es servir. Y la grandeza de Dios se expresa en un pedazo de Pan, en una fragilidad que desborda de amor, desborda de compartir.

     

    3. La fragilidad de la encarnación permanece en este modo de ofrecerse. Jesús se vuelve frágil como el pan que se rompe y se desmorona. Pero precisamente ahí radica su fuerza, en su fragilidad.

     

    4. En la Eucaristía, la fragilidad es fuerza: fuerza del amor que se achica para ser acogido y no temido; fuerza del amor que rompe y divide para nutrir y dar vida; fuerza del amor que se fragmenta para unirnos a todos en unidad.

     

    5. Esta fragilidad de la Eucaristía es también -y muy importante-, fuerza para amar a los que se equivocan. La noche en que es traicionado Jesús nos da el Pan de vida. A una traición reacciona con un gesto de amor.

     

    Entiendo así, que al acercarnos a la Eucaristía vamos conscientes de nuestra condición de pecadores; pero también de nuestra certeza de ser amados y perdonados. Por que necesitamos la Eucaristía para amar no de cualquier manera, sino como Él nos amó.

     

    Concluyo con una reflexión del Papa:

    La Eucaristía sana porque une a Jesús: nos hace asimilar su forma de vida, su capacidad para romperse y entregarse a los hermanos, para responder al mal con el bien. Nos da el valor de salir de nosotros mismos y de inclinarnos con amor hacia las debilidades de los demás. Como Dios hace con nosotros.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares