• Noticias

    miércoles, 9 de junio de 2021

    La deprimente actualidad


    Levadura | Martin Gelabert Ballester





    La deprimente actualidad

     

    Tocar determinados temas de “rabiosa actualidad” (no me gusta la expresión, pero la empleo por lo gráfica que es) es exponerse a convertir el blog en un lugar de polémicas. Y eso es lo último que yo pretendo. Por otra parte, la solución a algunos de los problemas con los que nos enfrentamos no se encuentra en la crítica, sino en la acción. Y la acción desborda las posibilidades individuales, para entrar de lleno en el terreno lo político. La política, ya se sabe, es cuestión de votos en el parlamento, o sea, de mayorías que aprueban o desaprueban leyes.

     

    Desde perspectivas e intereses distintos nos encontramos con el tema de la vida. Y hablar de vida es hablar de Dios, el Ser que da el ser, el Viviente que da vida y ama la vida

     

    Algunas leyes, posiblemente aquellas que menos gustan a personas con conciencia religiosa, suelen ser permisivas. La ley entonces no obliga a nadie, pero garantiza que quienes cometan determinados hechos no serán condenados. Estoy pensando en temas tan sensibles como el aborto o la eutanasia. En este tipo de temas, y en muchos otros, la Iglesia como institución, tiene todo el derecho a alzar su voz para defender la vida y ofrecer argumentos o razones en favor de su postura. Estos argumentos, si quieren tener audiencia ante aquellos que no están de acuerdo, no deben apelar a motivos religiosos, sino a motivos racionales. No se trata, pues, de argumentar diciendo que el aborto es una ofensa a Dios, sino justificando que el aborto es un atentado contra la vida. Y, por seguir con el ejemplo, no se trata de negar que una mujer tenga derechos sobre su cuerpo (“yo hago con mi cuerpo lo que me da la gana”), sino de afirmar que no tiene derechos sobre el cuerpo ajeno.

     

    Hay que crear donde no haya y apoyar donde haya instituciones que ayuden a las madres que se encuentran con embarazos no deseados. Y todo esto sin “insultar, increpar, ni amenazar a nadie”. Estos comportamientos reflejados en estos tres verbos son los que pretenden justificar la propuesta de ley que el Partido Socialista ha presentado en el Congreso de los diputados para condenar con penas de cárcel a aquellas personas que ofrecen información a mujeres embarazadas, en los alrededores de las clínicas abortistas.

     

    Tengo mis dudas de que las personas que ofrecen información positiva y ayuda a las mujeres que quieren abortar lo hagan con malos modos. Más bien sospecho que esta acusación es la excusa de un mal pagador para defender leyes que, bajo capa de libertad, atentan contra la libertad fundamental, que es la libertad de vivir.

     

    Se podría hablar de otros atentados contra la vida promovidos desde instancias gubernamentales, que arriesgan la vida de sus menores para influir en la política de gobiernos vecinos. Ninguna política puede justificar el empujar a niños a que se jueguen la vida en el mar. Desde perspectivas e intereses distintos nos encontramos con el tema de la vida. Y hablar de vida es hablar de Dios, el Ser que da el ser, el Viviente que da vida y ama la vida. Todo el que está a favor de la vida está en sintonía con lo que Dios es.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares