• Noticias

    sábado, 10 de julio de 2021

    El pensamiento social cristiano


    Doctrina Social de la Iglesia | Juan Corona Estévez




    El pensamiento social cristiano

     

    La Doctrina Social de la Iglesia, suele llamarse también pensamiento social cristiano y es parte integrante de la nueva evangelización en la Iglesia. Este modo evangelizador posee una clara vertiente social, la cual, nos impulsa a actualizar nuestro sentir y hacer cristiano desde la realidad concreta que viven nuestros pueblos. Ahora bien, este nuevo enfoque no puede ser una teoría ajena a nuestra formación, sino “el mensaje evangélico, hecho vida en obras de justicia, a favor de los desheredados de la tierra”. De ahí, surge la necesidad de discernir un modo concreto de dar respuestas a los diversos problemas que existen en nuestra sociedad.

     

    Surge como respuesta histórica a los problemas económicos y sociales. Estas enseñanzas se presentan en diferentes documentos: encíclicas, exhortaciones apostólicas, radiomensajes, cartas apostólicas y pastorales

     

    El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia en el numeral cinco nos invita a cada uno de nosotros a no apartar la mira de nuestro entorno social, pues todavía en él existen muchos hermanos y hermanas necesitados, oprimidos, desocupados y muchos pueblos que esperan ser respetados y aceptados. Es cierto que transformar la realidad social con la fuerza del Evangelio, ha sido siempre un desafío y lo es aún, en nuestro tiempo, pero esto no puede detenernos. El mismo Jesús nos recuerda que, la Buena Nueva de salvación, de amor, de justicia y de paz, no encuentra fácil acogida en el mundo. Precisamente por esto el ser humano de nuestro tiempo tiene más que nunca necesidad del Evangelio encarnado.

     

    Para comprender mejor esta propuesta eclesial es necesario que tengamos claro desde un inicio: lo qué es y lo que no es Doctrina Social de la Iglesia para no confundirnos a la hora de practicarla. Sobre qué es podemos afirmar: es un legado de enseñanzas organizado sistemáticamente en el seno de la Iglesia y surge como respuesta histórica a los problemas económicos y sociales. Estas enseñanzas se presentan en diferentes documentos: encíclicas, exhortaciones apostólicas, radiomensajes, cartas apostólicas y pastorales.

     

    Por otra parte, se puede decir que ella abarca todos los campos en los que se desarrolla la convivencia humana. Cimienta sus raíces en la Historia de Salvación, en la Palabra de Dios, en la predicación del Reino de Jesús, en la experiencia y testimonio de las primeras comunidades cristianas. Su fundamento se basa en la dignidad de la persona humana, haciendo opción preferente por los pobres (cfr. SRS 42). Posee, además, un carácter dinámico e histórico, parte esencial de la evangelización, el cual, sólo se hará creíble por el testimonio de las obras (cfr. St.2,14-18). En fin, orienta nuestra vocación y nos lanza a luchar por la justicia (cfr. SRS 41h).

     

    Para seguir comprendiendo mejor el alcance de la DSI[1], ayuda identificar también lo que no es, pues a veces podemos adherirnos a corrientes ideológicas sin una clara comprensión de lo que conlleva cada pensamiento y sin un claro discernimiento de este. Por esa razón, conviene explicar bien su postura porque en la aplicación el pensamiento social no está exento de caer a algunas tentaciones y riesgos.

     

    Hay que enfatizar en este recorrido que la Doctrina Social de la Iglesia no es, ni pretende ser una doctrina política-económica. La Iglesia como se ha reiterado en diversas ocasiones no está para asumir un papel de poder, sino de testimonio y servicio. Esta propuesta social tampoco podemos situarla en una ideología o corriente entre el capitalismo y el socialismo, ya que, ambas son igualmente responsables de graves injusticias sociales, de métodos y consecuencias moralmente rechazables. En suma, la DSI no se considera un cuerpo de doctrina estática o inmutable, puesto que al proponerse iluminar e interpretar las diversas realidades históricas no puede tener la misma validez y el alcance que tienen las afirmaciones dogmáticas.


    Referencia:

    Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, Ciudad del Vaticano, 2004.



    [1] Doctrina Social de la Iglesia


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares