• Noticias

    domingo, 11 de julio de 2021

    San Benito, Patrón de Europa


    Actualidad | Josep Miquel Bausset



    San Benito, padre de monjes y patrono de Europa


    Este 11 de julio, los monasterios benedictinos y cistercienses celebramos la fiesta de San Benito, patrón de Europa. El padre de los monjes de Occidente nos muestra que, después de XV siglos de la vida monástica, este carisma es tan actual como lo fue en el siglo VI. Y es que el monaquismo, ayer, hoy y siempre, es un camino que consiste en trenzar una historia de amor y de vida. Este es el objetivo de los que en los monasterios nos consagramos a Dios en el seguimiento de Jesús y que en el seno de una comunidad queremos hacer de la propia vida, enlazada con la del Maestro, una historia de amor.

     

    El monje, siguiendo el Evangelio, ha de ser un hombre que en el seno de la comunidad, sueña, arriesga y se compromete en un estilo de vida que le lleva a trabajarse para cambiar su corazón. O mejor: para dejar que Dios cambie el propio corazón de piedra en un corazón de carne. Es Jesús Resucitado, centro de la vida del monje, que ilumina nuestra esperanza y nuestras noches oscuras y quien cura las heridas (propias y ajenas) del corazón. Y es en la esperanza, en un tiempo de tantas desesperanzas, de tantas incertidumbres y de tantas muertes, que los monjes hemos de sembrar semillas de resurrección.


    Benedictinas de Sant Daniel


    El 27 de marzo del año pasado, en el inicio de la pandemia del coronavirus, en la oración del papa Francisco, solo en una plaza de San Pedro totalmente vacía y bajo la lluvia, el obispo de Roma nos invitaba a elegir entre “lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es”. Estas palabras del papa me recordaron lo que hizo San Benito, un joven de buena familia que, proveniente de Núrsia, fue a estudiar a Roma, en aquel momento centro de una sociedad decadente. Desilusionado de aquel ambiente superfluo y frívolo, Benito abandonó los estudios y se fue a Subiaco.

     

    Y fue en una cueva, en un lugar escondido, donde creó su desierto interior, en una solitud deseada para encontrar a Dios en el silencio de su propio corazón. En Subiaco, Benito descubrió en la mirada de Jesús, la profundidad de un amor eterno, que llegaba hasta el corazón de cada persona. Y en el silencio, Benito descubrió aquella zona del corazón donde Dios habita y donde podemos encontrar el secreto de la alegría. Benito, que buscaba a Dios, descubrió muy pronto que Dios lo buscaba a él, y de este deseo mutuo nació la vida monástica, que no es sino esta búsqueda sincera del Dios que es amor.

     

    El monje no se sabe un superhombre, sino que reconoce que, a pesar de su debilidad y su fragilidad, confía en el Señor que lo ha llamado para vivir aquella alegría que llena su corazón. Y es que el amor, y solo el amor, es el origen de la vida monástica, que de esta manera se convierte en un camino, en una aventura, en un éxodo que lo hace salir de uno mismo para buscar a Dios.

     

    El monje es aquel que, con “un corazón y una mente abiertos a toda la humanidad”, como ha dicho el P. abad Josep Mª Soler, quiere hacer con su vida y con la oración, un servicio a favor de nuestro mundo, tan herido y tan lleno de injusticias.

     

    En este tiempo marcado por la Covid-19, los monjes hemos de saber acoger y curar las heridas, tanto las propias como las de los hermanos. Guiados por el Espíritu, el monje intenta ser testigo de fraternidad, artesano de comunión, sembrador de unidad, icono de la Santa Trinidad y servidor de la caridad. Con su vida, que pone en manos de Dios, y a pesar de su pecado, el monje es el hombre de los sueños, un verdadero soñador, porque se fía totalmente de aquel Dios que abre caminos nuevos, allí donde, aparentemente, no existe ninguna posibilidad de avanzar.

     

    San Benito quiere que el monje sea un hombre acogedor, como la sombra de un pinar o como el agua limpia y fresca que se ofrece generosamente a los pelegrinos cansados del camino. Y es que, iluminado con la luz nueva de Pascua, el monje, como pide San Benito, ha de aprender a ser paciente y humilde como las plantas del bosque, pequeñas y sencillas y a la vez, llenas de fragancia y de belleza. Solo así será capaz de acoger el misterio y el sacramento del hermano, con amabilidad y sin dureza. Reconociendo a Cristo en el prójimo, el monje sabrá entender y aceptar las complejidades (y hasta las rarezas) de los hermanos, amándolos como son, no como nosotros quisiéramos que fuesen.

     

    Acogiéndolos sin juzgar-los, sin condenarlos, sin señalar sus defectos ni tratarlos con dureza ni rigorismo. Siguiendo el Evangelio y llevándolo dentro de vasijas de barro, el monje, con la fuerza del Espíritu, ha de aprender cada día a vivir con una actitud orante y agradecida, escuchando y acogiendo con amor a los atribulados y a los desesperanzados. El monje fiel a Jesús, se ha de caracterizar por la sencillez de sus palabras y de sus silencios. Y también por sus obras, a menudo pequeñas y muchas veces manchadas con el barro del pecado.

     

    En esta fiesta de San Benito, padre de monjes y patrono de Europa, cada monasterio se ha de convertir en un taller de fraternidad, para acoger a todos aquellos que se encuentran heridos y que maltrechos por la vida y por el prójimo, necesitan un abrazo fraterno, una sonrisa de ternura y un corazón capaz de vivir y de sentir la compasión y la comunión que nos vienen de Dios.

     

    Ese es nuestro reto y nuestra apuesta. Y así lo intentamos vivir los monasterios de Santa María de Huerta y de San Pelayo de Oviedo, de Sant Daniel de Girona y de San Bernardo de Burgos, de Santa María de las Escalonias, de Villamayor de los Montes, de Sant Pere de les Puel·les, de Sobrado dos Monxes y de San Pelayo de Santiago. Monjas y monjes enamorados de Cristo y que vivimos nuestra vocación en Armenteira, Carrizo de la Ribera, la Fuensanta y Silos, Leyre, San Isidro de Dueñas y Montserrat. Mujeres y hombres apasionados y comprometidos con el Evangelio y que siguiendo la Regla de San Benito acogemos la luz que nos viene del Señor, para así iluminar las oscuridades y las tinieblas de nuestro mundo y de nuestro propio corazón.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares