• Noticias

    Sentido crítico frente a los Medios

    Las razones del corazón | Manuel Soler Palá, msscc. 

    Sentido crítico frente a los Medios
     
    Hoy día quien más quien menos ojea la prensa o mira las noticias de la televisión. Exceptuemos a quien anda desinteresado por cuanto sucede en la sociedad y a quien ha adoptado el respetable principio de prescindir de la caja televisiva. Principio respetable, sí, aunque no necesariamente imitable. Porque, a la postre, la TV es un instrumento y se usa de él bien o mal. Pero no parece buena estrategia tirarlo por la ventana alegando que puede ocasionar daños.
    Es crucial un talante crítico ante la prensa. No siempre el periodismo se ejerce con honestidad. Son muchos los intereses creados que hay detrás de los medios. Intereses políticos, económicos, de poder… Luego están los condicionamientos que sufre, tanto internos como externos: la rapidez que exige la noticia, las presiones que golpean la puerta de la redacción…. Hay que contar igualmente con determinados vicios como la comodidad o la impericia del redactor. De modo que el lector hará bien en mantener los ojos siempre despiertos.
    Ningún medio debiera erosionar la independencia de criterio. De modo que, una vez realizado el viaje de ida tras las noticias, bueno será, de regreso, confrontar lo leído con los razonamientos, criterios y principios guardados en el lugar donde reposan las capacidades críticas de la persona. Claro está, siempre que el lector haya practicado previamente esta operación. Porque bien pudiera darse el caso de que los mencionados espacios se hallen vacíos.  

    Criterios para mantenerse en la ecuanimidad
    1. Conocer los medios.
    Hay que saber a qué esfera pertenecen y en torno a qué órbita ideológica gravitan. Evidentemente, la noticia tiene un distinto tratamiento según el medio. No es bueno ser hombre de un solo periódico.
    2. Distinguir entre opinión e interpretación.
    El periódico debería diferenciar los hechos de las opiniones, pero no siempre es así. La ideología contamina la noticia. Incluso hace que aparezca o no en el medio. Hay que saber leer entre líneas. Hay que escudriñar los medios de la competencia.
    3. Rechazar la manipulación.
    Un acontecimiento posterior a otro no necesariamente es efecto del primero. De lo contrario habría que dar por válido que la causa principal del divorcio es el matrimonio. Lo cual sólo vale como chiste. Es, pues, del todo imprescindible mantenerse atentos ante las trampas del lenguaje. No es lo mismo inmolarse que suicidarse, ni ejecutar que asesinar, ni impuesto revolucionario que chantaje.
    4. Prestar atención a los detalles.
    Conviene verificar si se ofrecen las versiones de ambas partes y en qué orden. El último en hablar siempre tiene ventaja. Al contar con la versión del adversario puede contestarle, oportunidad que no tuvo el anterior. Esta circunstancia es de total evidencia en los paneles y debates de radio y televisión.
    5. No dejarse deslumbrar. Ni por la letra impresa que no es signo de veracidad ni por los columnistas que no son infalibles, ni por los grandes titulares que no logran dejar constancia de los matices.
    6. Relativizar los titulares
    Incluso las informaciones. En una columna no pueden introducirse muchos detalles. El redactor suele caer en la tentación de lo más vistoso y atractivo. Conviene ser consciente de que el redactor suele buscar el enfrentamiento y la personalización de la noticia, aunque deba forzar un tanto la situación. Es normal, después de todo, porque de lo contrario la noticia pasaría inadvertida.
    7. Ser conscientes de que el periodismo no refleja la realidad sin más.
    El periodismo recoge las excepciones, pero la realidad consume más porciones de lo ordinario que de lo extraordinario, Ahora bien, la noticia es justamente lo que se sale de lo cotidiano. Lo normal no es noticia.
    8. Tomarlo con calma.
    El lector no puede hacer el trabajo de periodista, no puede comprobar las fuentes, valorar la fiabilidad de la información, distinguir donde hay manipulación…De ahí que conviene ser críticos y sospechar, pero esto tampoco debe hacernos caer en la paranoia. No es saludable desconfiar de todo y de todos.

    Una inquietud que viene de lejos
    Los ojos del lector deben estar bien abiertos. El mismo hecho objetivo unos lo interpretan ―por poner un ejemplo― como el gran fracaso del gobierno, mientras que los de la acera contraria lo leen con los lentes del color opuesto y lo juzgan como triunfo.
    Hay quien denota gran maestría en sesgar las noticias. Sitúa en primer plano lo que no tiene mayor sustancia, pero se corresponde con su propia ideología. Los autores levantan la liebre de eventuales noticias que todavía no lo son, pero les conviene que lo sean. Si evolucionan luego en sentido contrario al esperado, la noticia cae en el pozo del olvido.
    A ser críticos tocan. No se dejen llevar por un solo medio. La prensa no sólo quiere vaciarnos los bolsillos con la propaganda, sino que también pretende llenarnos la cabeza de ideologías y prejuicios.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).