• Noticias

    30 Años de la CUM

    30 Aniversario de la Casa Universitaria Montesinos.  
    Al cumplir 30 años de fundada, quiero presentarles a todos los que deseen conocerla, la Casa Universitaria Montesinos (CUM).
    La CUM fue una iniciativa de los Misioneros del Sagrado Corazón y surgió en la IV Asamblea Capitular de la Congregación en el país, celebrada en Nagua en enero de 1981; con el propósito de impulsar y concretizar el apoyo a la juventud universitaria de escasos recursos económicos, pero con grandes ganas de superación personal y familiar.
    En 1982 se logró alquilar una casa amplia y cercana a UASD y de otros centros académicos universitarios. Esta casa, que con el tiempo alcanzamos comprar nos la facilitaron las Hermanas Carmelitas de Vedruna que habían dirigido allí, por largos años, una reputada Residencia para muchachas universitarias.

    ¿Qué encuentran los universitarios en esta casa para unas 100 personas?
    Un techo, una habitación, una cocina, un comerdor, una lavandería, una biblioteca, una sala de lectura, un salón de estar, una capilla, una cancha, un pequeño gimnasio, etc. Tratamos de que todo facilite la principal tarea que tienen los que habitan esta casa: “El estudio, la carrera y la formación como unos buenos futuros profesionales”.

    ¿Qué se les pide?
    Una sana convivencia en la casa, una espontánea participación en su diario vivir, el desarrollo de un fuerte sentido de pertenencia, haciendo de esta casa, su casa. Se le pide también una contribución económica o cuota cuatrimestral, que la Congregación MSC y algunos bienhechores se esfuerzan en completar.
    En la CUM hay normas, pero no muchas. Sobre todo hay un proyecto de vida juvenil que completa la formación que ofrece la universidad.
    A los “CUMIANOS” se les ayuda a ser buenos estudiantes, buenos ciudadanos y buenos cristianos.
    Buenos Estudiantes: Se favorece el que haya gusto y ambiente de trabajo, de estímulo, de seguimiento, de apoyo, sobre todo cuando llega la dificultad.
    Buenos Ciudadanos: Se les motiva y se les ayuda a que sean más que estudiantes. A que piensen en el país y tengan interés por la República Dominicana y la realidad mundial. A que participen en la Pastoral Universitaria que funciona en su universidad. A que sueñen en ganar dinero para vivir mejor, pero sirviendo a los demás.
    Buenos Cristianos: Esta casa es un esfuerzo de la Iglesia, de la familia MSC, de los religiosos MSC, para estar cerca de los estudiantes universitarios y acompañarlos en un tiempo sumamente importante de su vida, en que conviven bien cultura, fe, servicio y vida.
    Todo lo que la CUM ofrece y pide se resume en tres palabras que se pueden convertir en un proyecto de vida:
    Crecer: Se preocupa de que los jóvenes que llegan a ella se esfuercen y se estimulen a tener buenos resultados académicos, a asimilar los valores que les harán hombres felices y fieles a los demás. A desarrollar su capacidad de diálogo, de liderazgo y de vivir y trabajar en grupo.
    Compartir: Se busca que adquieran el hábito de agradecer lo que han recibido dando a los demás. Ayudando solidariamente a los que tienen menos y saben menos, participando en actividades de servicio. Una vez que, al salir de la casa, adquieren la categoría de excumianos les pedimos que ayuden a los cumianos.
    Creer: La fe, escribe el filósofo alemán Schopenhauer, es como el amor: No puede ser impuesta por la fuerza. Se busca formar en la fe a los que a esta casa llegan, nos esforzamos en acompañar su crecimiento presentándoles a Jesucristo que, a su vez, le dará a conocer al Dios Padre. Para esto, además de un curso bíblico mensual y la participación semanal en una comunidad cristiana universitaria (CCU), se les invita a tomar parte en la Eucaristía semanal en la misma universidad.
    Nuestro mayor deseo es que cuando les toque dejar esta casa, recuerden los años pasados en ella, no como los más fáciles pero sí los mejores de su vida. Para que así sea, tratamos de hacer lo más y mejor posible.
    En la CUM viven actualmente 100 jóvenes universitarios de los cuatro puntos cardinales del país y también de Haití. A ellos se unirán, el próximo 8 de Diciembre, un gran grupo de profesionales excumianos provenientes del Sur y del Este, de la frontera y de la costa norte, como también del Cibao para conmemorar los 30 años del nacimiento de la CUM.
    Daremos gracias al Señor, por todo lo recibido. Será un encuentro feliz en el Año de la Fe. Lo contrario de la fe, dice Vittorio Messori, no es la razón sino la superstición; no es la ciencia sino la ignorancia. Para un profesional no hay nada más hermoso que creer. Esa es la razón de la CUM y de nuestra presencia y afanes en el mundo universitario.